Nacional

Duran Lleida ejerce de "teléfono rojo" entre los cuarteles generales de PP y PSOE

Rajoy y Rubalcaba han roto el fluído puente de comunicación que mantenían en los últimos meses, perfectamente reflejado en su encuentro en la Moncloa y el pacto por Europa. El "caso Bárcenas" ha forzado al líder de la oposición a endurecer su postura, presionado por su frente interno y receloso de ser desbordado por las acometidas de IU y UpyD.

El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida y el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.
El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida y el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. Efe

Rajoy y Rubalcaba han roto el fluido puente de comunicación que mantenían en los últimos meses, perfectamente reflejado en su encuentro en la Moncloa y el pacto por Europa. El 'caso Bárcenas' ha forzado al líder de la oposición a endurecer su postura, presionado por su frente interno y receloso de ser desbordado por las acometidas de IU y UPyD.

Esta voladura de las vías de comunicación no satisface ni al inquilino de la Moncloa ni al de Ferraz. Sus conversaciones telefónicas de los últimos tiempos eran de enorme utilidad para ambos. Pero han tenido que suprimirse o al menos cancelarse. Desde el domingo último, cuando Rajoy conoció que el PSOE presentaría la moción de censura "a menos que...", la línea directa personal entre ambos líderes se ha suspendido.

Dirigentes de ambas formaciones mantienen, sin embargo, un diálogo fluido, suficiente para intercambiar puntos de vista y para transmitirse mensajes urgentes en estos momentos de enorme tensión. Y para salir del atolladero sin enorme precio para ambos. La "amenaza de los pequeños" y "la caída del bipartidismo" asoman la oreja tras las puertas del Congreso. También ejerce de "teléfono rojo" entre PP y PSOE, una vez más, el líder de CiU en el Congreso, Josep Duran Lleida, quien mantiene en estas atribuladas horas estrechos contactos con Soraya Sáenz de Santamaría y con Elena Valenciano, las "número dos" de ambas formaciones. El portavoz nacionalista catalán se ha mostrado contrario tanto a la moción de censura como a hacer seguidismo de la estrategia de Luis Bárcenas. "Me fío más de Rajoy que de Bárcenas"·, declaró recientemente, en apoyo claro al presidente del Gobierno.

Riesgo enorme

Todo está pendiente de la reunión de la Diputación Permanente del próximo día 24. En los cuarteles generales de las dos formaciones mayoritarias se elaboran planes y se analizan estrategias. En el PSOE son conscientes de que la moción de censura tiene ventajas y enormes inconvenientes. La sombra de Hernández Mancha sobrevuela en forma inquietante. A Rubalcaba no le gusta recurrir a esta herramienta para forzar la comparecencia parlamentaria de Rajoy sobre el 'affaire Bárcenas'. Pero no tenía otra alternativa. En el PP advierten las repercusiones muy negativas de esta situación en el ámbito internacional. De ahí la reunión que se celebró en Moncloa con corresponsables de medios extranjeros, muy críticos con el silencio de Rajoy. Recientes crónicas de Financial Times, The Economist y de medios audiovisuales europeos han provocado enorme preocupación en el equipo monclovita. "Cuidado, que esto afecta a los mercados", se escuchó en la oficina económica de Presidencia.

A Rajoy no le importaría celebrar una comparencencia siempre que se evite la impresión de que sigue el libreto escrito por Bárcenas y su entorno. La fórmula podría ser la tradicional rueda de prensa que celebra a finales de julio como despedida de la temporada. También se busca un formato de comparecencia parlamentaria que satisfaga tanto al Gobierno como al PSOE, algo ahora mismo complicado. De ahí el papel de Duran Lleida, muy hábil en este tipo de mediaciones y compenendas, amen buen interlocutor con otros grupos parlamentarios, con quienes mantiene estrecha relación.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba