Valencia y Baleares piden a Génova un cambio urgente en la presidencia regional

Focos rebeldes en el PP reclaman la defenestración inmediata de Fabra y Bauzá

Brotes de inquietud y malestar en territorios del PP. Dirigentes de la Comunidad Valenciana y Baleares reclaman un cambio en la cúpula. No quieren esperar al congreso extraordinario, tal y como ordena Rajoy. Bauzá y Fabra deben desaparecer de la cúspide cuanto antes, en nombre de la regeneración.

José Ramón Bauzá y Alberto Fabra.
José Ramón Bauzá y Alberto Fabra. EFE

Desalojados del poder local y autonómico, los supervivientes del PP en Baleares y Comunidad Valenciana reclaman cambios en el vértice. Pretenden que los barones derrotados salgan cuanto antes de sus despachos y comience el proceso de regeneración. Hay un malestar creciente, con ciertos perfiles de rebeldía, entre quienes representan los restos del naufragio del 24-M. Reclaman que Alberto Fabra y José Ramón Bauzá abandonen cuanto antes la presidencia regional para que pueda prepararse una renovación sin presiones.  

Hay que superar viejos vicios, dicen los dirigentes que apadrinan este movimiento de protesta. No se trata de nada coordinado, ni menos aún de hacerle daño al partido. Pretenden que se pongan las cosas en claro y que cuando se habla de relevos, de renovación, se haga cuanto antes. Así se lo están haciendo llegar a Génova. Ponen como ejemplo a Cristina Cifuentes, uno de los pocos candidatos del PP que sobrevivió a la gran catástrofe de mayo. Cifuentes era la apuesta de Génova y salió bien. Representa la renovación que tanto proclama en estos últimos días Rajoy. Este miércoles asume la presidencia de la comunidad madrileña merced a un pacto con Ciudadanos, intensamente negociado. El ejemplo de Cifuentes se expande por otras terminales del PP, donde se reclaman cambios con urgencia. Se trata de afrontar la campaña de las generales sin el olor a derrota que se ha instalado en toda la organización. Preguntada este martes sobre la posibilidad de que se celebre un congreso extraordinario en el PP madrileño, Cifuentes insistió en su conocida postura, que es la de Génova: ahora no toca y hay que respetar el calendario. Se da por hecho que Aguirre cederá los trastos, en su momento, a su compañera de filas.

Se da por hecho que Aguirre cederá los trastos, en su momento, a Cristina Cifuentes

Reclamación a Génova

En Baleares, los síntomas de esta tormenta interna ya han emergido y las voces críticas se escuchan con intensidad. La mayor parte de los dirigentes regionales tienen en gran estima a José Ramón Bauzá, desalojado de la presidencia por un pacto postelectoral, pero consideran que debe irse. Es decir, solicitan que Génova atienda su reclamación de organizar un congreso extraordinario para que se produzca un relevo en las riendas del PP regional, tal y como reclamó en su momento el propio Bauzá. Varios consellers salientes, miembros del finiquitado Gobierno de las islas, impulsan estas reclamaciones, que se sustanciarán este jueves en un encuentro al que están convocados todos los cargos electos del PP balear, es decir, concejales, alcaldes, diputados autonómicos, consellers salientes y diputados nacionales vigentes. Pretenden transmitir al partido en Madrid una opinión unánime y cohesionada. No se trata de una pataleta, sino de aportar una idea que consideran imprescindible para sumergirse en el periodo de precampaña de cara a las generales. 

Tanto Bauzá, como Fabra, Luisa Fernanda Rudi, la propia Esperanza Aguirre y algún otro candidato autonómico escaldado en los comicios del 24-M, ya mostraron abiertamente su decisión de dejar la jefatura regional del partido y ocuparse de otros cometidos en segunda línea. Fabra, por ejemplo, ya busca un hueco en el Senado, como Rita Barberá. También en la Comunidad Valenciana bulle la misma voluntad de cambio. Consideran que la presencia de Fabra al frente de la organización regional limita las posibilidades de llevar a cabo una regeneración interna y le sugieren a Génova que mueva ficha cuanto antes. No se puede esperar hasta el año que viene, aseguran. Ni Fabra ni Bauzá, además, están demasiado conformes con su papel de derrotados con mando en plaza, aunque no les importa colaborar en el proceso de su relevo.

En el PP consideran que la presencia de Fabra al frente de la organización regional limita las posibilidades de llevar a cabo una regeneración interna

El calendario oficial

Pero los planes de Génova, subrayados por el propio presidente, son bien distintos. Nada de congresos extraordinarioshasta que no se celebren las elecciones y, a continuación, el congreso nacional, que tendrá lugar a principios del año próximo. Rajoy ha reclamado a su dirección y a su estructura que se centren en la cita con las elecciones. Meterse ahora en un calendario de congresos extraordinarios, como han solicitado estos barones, ahora defenestrados, introduciría un elemento de distracción evidente. También quieren evitarse las pugnas intestinas, para no trasladar una imagen de disputa en el seno del partido.

En el nuevo equipo de Génova, liderado por Jorge Moragas, tampoco está demasiado claro qué equipos o personas han de ponerse al frente del PP en estas comunidades. Se ha hablado mucho de Jorge Bellver e Isabel Boning en Comunidad Valenciana, pero ya hay quien dice que recuerdan demasiado a la etapa anterior. Boning, por ejemplo, es una política joven que siempre ha gozado del aprecio de Génova, hasta el punto de que ha figurado como eterna alternativa a Fabra. Pero eso era en tiempos de Dolores Cospedal. En Baleares han circulado nombres como Biel Company, hasta ahora conseller, o algún destacado alcalde mallorquín.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba