Nacional

Aznar, partidario de la firmeza con Cataluña: "El Gobierno tiene elementos legales suficientes"

El expresidente del Gobierno, de promoción de su libro, afirma que el Ejecutivo no tiene la responsabilidad de la situación creada con Cataluña, que no termina con la celebración de las elecciones, y que si el Parlament decide hacer una consulta, la Constitución otorga los elementos legales suficientes para superar ese órdago. 

José María Aznar en la presentación el primer volumen de sus memorias
José María Aznar en la presentación el primer volumen de sus memorias Efe

"El Gobierno de España no tiene la responsabilidad de esta situación. La exigencia de responsabilidades tiene que hacerse a los que la han creado. No es algo que se acabe con las elecciones. Retribuir la deslealtad con España o retribuir el error sería poco recomendable", declaraba José María Aznar en una entrevista radiofónica con Carlos Herrera, quien también acudió al acto del lunes en el que se presentaba el libro de memorias del Popular. 

El expresidente respondía así a la actual situación de desencuentro que vive el Ejecutivo con el Gobierno catalán. "Si mañana el Parlament decide que hará una consulta, la Constitución otorga al equipo de Mariano Rajoy los elementos legales suficientes para superar esta situación. Ya le advertí en su día a (Jordi) Pujol que el nacionalismo de CiU podría volverse secesionismo, donde siempre ganan más los más radicales", decía. 

El nacionalismo y su relación con el entonces líder catalán, Jordi Pujol, fueron uno de los ejes de la charla, en la que Aznar no admitía haberse llegado a entender con éste, sino haber logrado firmar un pacto que funcionaba y que produjo buenos resultados para España. "Eso no quiere decir que estuviésemos de acuerdo en otras cosas. Yo iba a que el resultado de ese pacto no sólo fuese un paréntesis, sino algo relevante. Y también iba a que hubiese más España, porque eso significaba que hubiese más Europa. Creo que acertamos porque en 2000 la gente nos votó y nos dio su confianza en forma de mayoría absoluta", explicaba Aznar. 

"Yo logré firmar un pacto con Pujol que funcionaba y que produjo buenos resultados para España. Eso no quiere decir que estuviésemos de acuerdo en otras cosas", dice Aznar

Sin embargo, quería matizar la acusación que se le hace de ser uno de 'los grandes fabricantes de nacionalistas', alegando que 'es complicado acusarme al mismo tiempo de ser el Conde Duque de Olviares y el mayor creador de nacionalismo'. Para él, en ese momento tenía una responsabilidad que era crear un Gobierno para España y llegar a unos pactos, y estos se publicaron, la gente los aprobó y dieron sus resultados. "Culminamos el Estado de las Autonomías, y creo que lo hicimos bien, basándonos en un principio de igualdad de todos los españoles en todo el territorio. Pero el problema no fue culminarlo, sino que nuestro sistema, al no estar cerrado, deja a España en un proceso constituyente sin fin, y eso no hay país que lo aguante. Ahí nace la lealtad institucional, que es lo que el nacionalismo ha intentado destrozar muchas veces", defiende. 

Aznar también admitía que en su opinión, apoyar el nuevo Estatut de Catalunya había sido un gran error, porque era un intento de romper los pactos de la transición pero sólo con el acuerdo de una de las partes. "Si uno dice 'yo me siento al margen de la ley, o voy a actuar al margen de la ley', esto son actitudes no sólo desleales sino también golpistas", explicaba el expresidente. 

'Germanización' de Europa

Preguntado sobre una posible 'germanización' de Europa o por su opinión sobre si la política de la canciller Merkel es la que más le conviene al continente, José María Aznar explicaba que la Unión Europea como la conocemos hoy, es la historia de un éxito. "Es un proyecto de paz, de libertad y de prosperidad para los ciudadanos. (Helmut) Kohl tenía una visión histórica de Europa y él pedía ayuda de los estados para eso. El problema que vive hoy la UE es que los equilibrios internos se han roto. Francia, el otro socio fundador, no está al mismo nivel que Alemania, Reino Unido está con los pies fuera de Europa, y España e Italia están en situación manifiestamente mejorable", argumentaba. 

El expresidente declaraba que el único poder real actual reside en Berlín, y que eso es una situación nueva en Europa. Y volvía a repetir que las cosas no suceden sin que produzcan consecuencias, de manera que ahora hay que ver si éstas tienen más efectos positivos o negativos. 

El expresidente declaraba que tiene conocimiento de que ETA intentó matarle en cuatro ocasiones

En el punto de mira de ETA

Después de admitir que la banda terrorista había intentado matarle en cuatro ocasiones (de las que se tienen conocimiento), recordaba aquella en la que más cerca estuvieron de conseguirlo, la del coche bomba que explotó al paso del suyo. "Jaime Mayor recibió la llamada de un amigo cercano del Gobierno vasco que le advirtió de que se estaba preparando algo muy importante contra un dirigente del PP, y me dijo 'cuídate', a lo que respondí que se cuidara también él. Fue a ver a (Juan Alberto) Belloch, quien le negó la posibilidad de algo semejante. Y a las 24 horas fue el atentado", relata.

El expresidente explica que se había intentado hacerlo a través de mandos a distancia detonadores y que no había funcionado por los inhibidores de los propios vehículos. El error llevó a los terroristas a usar 250 metros de cable por tres calles diferentes. Defiende que lo complicado de las señales entre los terroristas, activar el mecanismo y las decisiones en décimas de segundo provocaron que la carga estallara más hacia la parte central del coche. "Si lo llega a hacer más hacia la parte trasera, estas memorias no estarían escritas", recuerda. 

Las otras tres ocasiones corresponden a "la historia de los misiles que se escondían en Lizarza, donde era alcaldesa Regina Otaola, un ejemplo de persona valerosa y extraordinaria para el País Vasco. Sin embargo, la equivocada decisión de legalizar ETA ha permitido que Lizarza vuelva a cobijar a quienes querían matar", apunta. 

"La 'Generalidad de Cataluña' es una entidad en bancarrota, y si el Gobierno te ayuda, lo menos que se puede pedir el lealtad", defiende Aznar

También quiso el expresidente recordar que se le achaca a él el término 'Movimiento Vasco de Liberación' cuando en realidad es como se le denomina en ese ámbito, en los informes o atestados policiales. "Yo lo dije una vez en mi vida y parece que lo acuñé yo, pero creo que en materia de lucha antiterrorista no soy dudoso, tengo credibilidad muy sostenida. La negociación política ha existido y yo la rechazo, no se debe negociar con terroristas", alega. 

No da lecciones

Aznar volvió a defender que él no le va a decir al Partido Popular lo que tiene que hacer porque no es su tarea, pero en relación con la polémica catalana, explicaba que la 'Generalidad de Cataluña' es una entidad en bancarrota, y que el Gobierno ayuda a las CCAA en esta situación pero que será a cambio de algo. Lo menos que se puede pedir, según él, es lealtad. 

El expresidente también quiso desmentir que Pujol le hubiera pedido la cabeza política de Alejo Vidal-Quadras y emplazó a un segundo volumen de sus memorias para hablar sobre su 'apoyo a la aventura bélica' de George Bush en Irak


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba