Nacional

Aznar transmitió a Rajoy hace mes y medio sus críticas a la acción del Gobierno

Moncloa y PP atribuyen sus reproches al enfado por "la falta de energía a la hora de defender etapas anteriores" tanto del Gobierno como del partido, con el telón de fondo del 'caso Bárcenas', y se preparan para nuevas entrevistas en otros medios de comunicación.

Hace mes y medio se produjo esa conversación larga y en profundidad con Mariano Rajoy de la que habló José María Aznar en su entrevista en Antena3. En la misma, el expresidente del Gobierno le hizo al actual inquilino de la Moncloa un análisis igual de descarnado al que realizó el pasado martes en prime time ante más de dos millones de espectadores además de unos cuantos reproches. Por eso, a Mariano Rajoy no le sonó extraño nada de lo que dijo, aunque ayer no quiso aclarar si había seguido la entrevista y, mucho menos, valorar su contenido. "No voy a entrar en polémicas", dijo a los periodistas desplazados a Bruselas hasta que con indisimulada incomodidad rogó que no le preguntaran más por el asunto.

Aznar cree que al partido "le ha faltado más energía, más contundencia, a la hora de defender la etapas anteriores" en las que él ejercía el liderazgo del PP y ocupaba la Moncloa. El caso de los 'papeles de Bárcenas' mancha toda su trayectoria y cree que no ha habido buenos reflejos de su sucesor, afirma, mientra él se ha embarcado en una demanda contra el diario El País por atribuirle el diseño en Génova de un sistema de pagos en dinero B, que va a ampliar después de que le acusaran de haber cobrado sueldos del partido ocupando ya la presidencia del Gobierno y, por tanto, saltándose la ley de incompatibilidades. Su enfrentamiento con el grupo Prisa está también en la raíz de su salida televisiva, que no será la única ya que parece haber cerrado alguna entrevista más en otros medios de comunicación, según han indicado a Vozpópuli fuentes del PP.

La entrevista con Rajoy, posiblemente la primera desde el aparte que hicieron en el Campus FAES del verano pasado, se produjo así en mitad del fuego graneado de las revelaciones en torno al extesorero del PP, que fuera veinte años gerente del partido en la época de Aznar y acabó encumbrado a la tesorería tras el controvertido congreso de Valencia de 2008. De hecho, no son pocos los populares que recuerdan esa cita congresual por sus concomitancias con la actual. "Entonces, Aznar hizo una enmienda a la totalidad a Rajoy y eso mismo ocurrió el martes por la noche en Antena3", ha señalado a este medio un alto cargo de la Administración.

El profundo disgusto con la estrategia de los populares ante los supuestos escándalos de corrupción, unido a sus críticas a la ejecutoria del Gobierno de Mariano Rajoy, que cada vez ha ocultado menos, han acabado por crear una especie de "tormenta perfecta" que estalló de forma controlada en la entrevista en Antena3. No fue un "calentón" del momento, Aznar tenía muy claro lo que iba a decir y las consecuencias que aquello iba a tener. De su reunión con Rajoy salió lo suficientemente airado como para desear un golpe de efecto. La relación no ha sido muy fluida desde la derrota de 2008, con altibajos. Sólo la proximidad del triunfo en 2011 hizo que Aznar le respaldara de una vez, apoyo que no prestó en la noche del martes cuando se le interrogó respecto a si hoy lo volvería a elegir de sucesor.

La dirección del PP cree que Aznar ha cometido un error estratégico y que "sólo el sector del partido más escorado a la derecha se identifica con él"

Aznar cree que el Gobierno "necesita un impulso" para cerrar la hemorragia de votos y de desafecciones que va cosechando entre amplios sectores de su base social, pero ni en el Gobierno ni en la actual dirección del PP consigue cosechar adhesiones. Es más, creen que Aznar ha cometido un error estratégico y que "sólo el sector más escorado a la derecha se identifica con él". Otra cosa son los votantes y simpatizantes populares, que no entienden muchas de las decisiones del Ejecutivo, entre ellas la subida de impuestos.

Moncloa sabe que la presión fiscal es su talón de Aquiles, de ahí el enorme malestar que han provocado las palabras de Aznar. Pero ya había habido algún preaviso. La intervención del diputado y presidente de la comisión de Hacienda del Congreso, Gabriel Elorriaga, en un seminario de inspectores fiscales defendiendo que "ningún país ha salido de la crisis aumentando o acelerando la presión fiscal", que "nadie paga tanto en el mundo como las rentas salariales en España", o que "es brutal en recesión" elevar al carga fiscal, alertó a muchos en el Gobierno y PP. Elorriaga, inspector de Hacienda en excedencia, es uno de los principales colaboradores de FAES amén de miembro de su Patronato.

Eso reafirma la idea de que, aunque Aznar, "actúa solo" y que eso "es muy propio del personaje", deja que el think tank popular vaya soltando cargas de profudidad hasta la traca final, la suya, que tiene visos de ser tan solo un punto y seguido. En todo caso, no se da ningún crédito a su posible regreso a la primera línea política y en eso coinciden afectos y desafectos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba