Nacional

Aznar da un paso atrás para no contraprogramar a Rajoy pero se reserva para hacer valer su modelo fiscal

Esperanza Aguirre ha seguido los pasos del ex jefe del Ejecutivo manteniendo silencio en el comité ejecutivo a pesar de declararse "indignada" por el "caso Bárcenas". El andaluz Juan Ignacio Zoido sí ha hablado de corrupción, pero de los ERES y del desgaste que ha provocado en Griñán.

Aznar decidió esta mañana no contraprogramar a Mariano Rajoy el día que el presidente del Gobierno tenía que hablar ante su comité ejecutivo nacional. Contra la expectación que había causado el arranque del décimo Campus FAES, él decidió "ceder el protagonismo" a María Dolores de Cospedal, que participó en la inauguración del curso de verano. Pero no sólo. Hoy era un día complicado para Rajoy, que tenía que bregar con una ejecutiva llena de dudas sobre cómo sortear el 'caso Bárcenas, y decidió no echar más leña al fuego. Fuentes próximas al ex jefe del ejecutivo han indicado a Vozpópuli que "ha estado hablando todos estos días, no ha parado" y hoy tocaba dar un paso atrás. Por eso ha acudido a la cita sin discurso.

Aznar también es consciente de que sus críticas tienen la virtud de cerrar filas del partido en torno a Rajoy, por lo que no quiere repetir la experiencia de testar con cuántos apoyos internos cuenta. En todo caso, el campus FAES dará a conocer mañana un nuevo informe sobre la reforma fiscal, que se prevé polémico y quieren hacer llegar al Gobierno. El presidente de la Comisión de Hacienda del Congreso de los Diputados y el catedrático de economía aplicada de la Universidad Complutense, José Félix Sanz, presentarán el informe. Posteriormente habrá una mesa redonda en la que participarán distintos expertos en Hacienda pública, muchos de ellos, partidarios de bajar los impuestos ya. Éste se trata para el Gobierno uno de los temas más espinosos y que más malestar produce en Moncloa.

Si significativo fue el silencio de Aznar, que se limitó a hacer una amable presentación de Cospedal, no lo fue menos el de la presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, que si bien a su llegada al comité ejecutivo nacional del partido, expresó en duros términos su rechazo a la corrupción, en palabras muy similares a las de la líder de los populares vascos, Arantza Quiroga, luego, en el seno de la reunión no ha tomado la palabra.

Aguirre dijo sentirse "absolutamente abochornada" e "indignada" por la corrupción y volvió a retrotraerse a los viejos tiempos cuando señaló que en 1996 el PP ganó las elecciones porque entendieron que los populares iban a "poner fin a la corrupción del PSOE". "Los españoles nos votaron y una de las señas de identidad del PP era la lucha contra la corrupción", dijo Aguirre esta mañana a su llegada al comité ejecutivo nacional. "Los políticos honrados estamos indignados y es necesario poner remedio a esta situación", concluyó aunque luego no pidió explicaciones a Rajoy.

Pero tampoco lo han hecho ninguno de los otros barones territoriales del partido. El único que ha tomado la palabra ha sido el presidente del PP andaluz y alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, para explicar el escenario que se le abre a José Antonio Griñán tras anunciar que no volverá a presentarse a las elecciones al Parlamento de Andalucía.

Zoido ha vertido duras acusaciones contra Griñan del que calificó de "soberbio", incoherente e irresponsable. Sí ha habló Zoido de corrupción, pero la de los ERE, para señalar que, al socialista sí, "le han pasado factura".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba