Nacional

El fondo buitre de Aznar Jr. cobró 39 millones de comisión a Bankia por gestionar sus activos tóxicos

La gestión y comercialización de activos tóxicos de Bankia y Sareb le ha reportado una comisión de 39,3 millones a una firma de un fondo buitre en cuyo consejo se sienta José María Aznar Botella. En su primer año de contrato con Bankia, los ingresos ya superan el precio fijo pactado.

José María Aznar Botella junto a su padre, José María Aznar.
José María Aznar Botella junto a su padre, José María Aznar. Gtres

Dos amigos de José María Aznar vieron hundirse Bankia desde su presidencia: Miguel Blesa y Rodrigo Rato. Y un exministro suyo, Mariano Rajoy, la nacionalizó y reflotó con 23.000 millones. Hoy, un hijo del expresidente Aznar, José María Aznar Botella, hace caja a través de una firma (Haya) con los activos tóxicos de Bankia merced a un contrato con dicho banco: le ha facturado 39,3 millones en su primer año de existencia como comisión, con 4,4 millones de beneficio. Y todo ello para un fondo buitre estadounidense, Cerberus, que dirigen al menos dos ex altos cargos -el exvicepresidente Don Quayle y el exsecretrario del Tesoro, John Snow- de George W. Bush, amigo de Aznar senior. El círculo se cierra.

La génesis de tal ganancia sigue la siguiente cronología.

El 28 mayo de 2013 se crea Promontoria Plataforma. En agosto se rebautiza como Haya Real Estate, que preside Juan Hoyos, casualmente también amigo y compañero de colegio, como Blesa, de Aznar senior. Y en ella figura como consejero el primogénito de Aznar desde octubre de 2013, al mes de conseguirse el contrato con Bankia.

El 3 de septiembre de 2013, firma un contrato de adquisición al Grupo Bankia “del negocio de gestión de determinados activos inmobiliarios y préstamos a empresas del sector inmobiliario (crédito promotor) que son propiedad del Grupo Bankia y de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB), estos últimos gestionados hasta la fecha de combinación de negocios por el Grupo Bankia”, según explica la propia empresa. El ganador de tal contrato era una empresa con un capital ridículo: 3.000 euros. Y tras garantizarse tan ambicioso proyecto, en octubre de 2013, Cerberus, a través de Promontoria Holding 62, socio único ubicado en Holanda, amplió el capital 833.000 acciones con valor de un euro y una prima de emisión de nueve euros. En total inyectó 8,3 millones.

Haya, con el  macrocontrato con Bankia en el bolsillo, ya le merecía la pena a Cerberus: ya podía permitirse superar los 3.000 euros iniciales. Haya admite tal incongruencia al admitir que la ampliación de capital ha sido "realizada con la finalidad de fortalecer la estructura patrimonial de la sociedad y dotarla de mayor equilibrio patrimonial". En suma, Bankia contrató con una firma débil que quedó desequilibrada tras lograr tan ambicioso negocio.

La condiciones del contrato

El contrato de adquisición tenía dos cláusulas suspensivas:

- Emisión por parte del Ministerio de Hacienda de un informe para la operación.

- Concesión de determinada financiación por parte de Bankia a Haya.

Ambas debieron de cumplirse, porque el contrato salió. El ministerio de Hacienda, pilotado por un exministro de Aznar, Cristóbal Montoro, dio su visto bueno a que una empresa privada vinculada al hijo de su expresidente gestionara y vendiera los activos tóxicos de la nacionalizada Bankia en lugar de comercializarlos directamente. Y, por su parte, a tenor del contrato, Bankia se comprometió a financiar a la firma de Aznar Jr. para que pudiera salir airosa. Una curiosa operación circular: te presto dinero para que gestiones mis activos tóxicos y los revendas con ganancias. En el contexto de dicha macroperación se firmaron cuatro contratos:

  • Contrato de Prestación de Servicios por Haya de gestión de los activosdel Grupo Bankia determinados en el perímetro acordado en el momento de la operación de la combinación de negocios por un periodo de diez años.
  • Contrato de subcontratación por parte del Grupo Bankia en favor de Haya como prestador de servicios de gestión de activos propiedad del SAREB por un periodo que finalizaba el 31 de diciembre de 2013, pero que fue renovado para el ejercicio de 2014. (La empresa confía en asumirlo al menos tres años).
  • Contrato de prestación por parte del Grupo Bankia a Haya de servicios informáticos, servicios de comercialización de los activos a través de la red de oficinas del Grupo Bankia, así como de la financiación minorista en favor de potenciales adquirentes de los activos propiedad de SAREB que actualmente gestiona Haya.
  • Contrato de prestación de servicios entre Haya y el Grupo Bankia (como prestador de servicios) en relación con otros servicios informáticos, arrendamientos y servicios administrativos.

En suma, Haya compraba el negocio de gestión de inmuebles y crédito promotor del Grupo Bankia, y, por añadidura, se subrogaba en los empleados del banco adscritos a tal área.

Haya tiene un único cliente: Bankia. Y el negocio se establece así: Haya factura a Bankia por la totalidad de sus servicios de gestión y luego Bankia factura al SAREB por los servicios de gestión de sus activos. “Los servicios que presta la sociedad se concentran en la gestión de activos financieros e inmobiliarios, por lo que la sociedad cobra una comisión, y en las actividades de comercialización o recobro de los mismos, por las que la sociedad cobra una comisión adicional en función del volumen de operaciones alcanzado en el periodo”.

"Esta doble comisión podría haberse ahorrado de haber quedado esta operativa en el seno de Bankia o del SAREB, máxime cuando se hace con los mismos empleados que tenía Bankia"

Se trata de los activos tóxicos de la Bankia hundida por dos presidentes del PP, pero una firma timoneada por Aznar Jr. cobra una doble comisión por venderlos. Los expertos bancarios objetan la fórmula. "Esta doble comisión podría haberse ahorrado de haber quedado esta operativa en el seno de Bankia o del SAREB, máxime cuando se hace con los mismos empleados que tenía Bankia". De hecho, Haya empezó con tres empleados... y luego sumaba 403.

Haya compra la gestión de los activos tóxicos, pero no el riesgo de su titularidad

Bankia describe así la operación: "Con fecha 3 de septiembre de 2013 Bankia firmó un acuerdo para enajenar a una empresa del grupo inversor Cerberus Capital Management, LP denominada Promontoria Plataforma, S.L.0 ("Plataforma") el negocio de gestión y comercialización de los activos inmobiliarios y préstamos Ipromotor. Como parte de la operación, se acordó transmitir al comprador la participación del Grupo Bankia en las sociedades Gesnova Gestión Inmobiliaria Integral, S.L. y Reser Subastas y Servicios Inmobiliarios, S.A., operación que se formalizó en el mes de diciembre de ese año.

El acuerdo de venta englobó la cesión de activos y pasivos asociados a dicho negocio de gestión (pero no la titularidad de los innmuebles y créditos promotor gestionados), así como "la cesión de los empleados asociados a dicha actividad". Esto último añade un dato relevante, porque Haya vende activos de Bankia, pero nunca asume el riesgo de comprarlos. Su único riesgo estriba en el equilibrio precio del contrato y comisión.

"El precio de la operación", añade Bankia, "dependerá del grado de cumplimiento del plan de negocio de la actividad traspasada, y se estima que estará entre 40 y 90 millones de euros. A este contrato para la gestión externalizada de la recuperación de créditos promotor y la comercialización de activos adjudicados, en ambos casos tanto propiedad de Bankia como de SAREB, se ha añadido la definición de un Plan Director de Seguridad 2013-2016, al objetivo de adecuar el control y seguridad de la información a la nueva realidad del banco".

¿Cuánto le ha costado tal contrato a Haya?: 38 millones de euros de precio fijo. A fines de 2013 debía 17 millones de esa parte, y además, debería pagar una parte variable si supera determinadas expectativas de aquí a 2016, y nunca por un importe mayor de 12,5 millones, más otra comisión en función de sus ingresos aún no determinada. En total, Bankia calcula que la operación puede suponerle un precio de entre 40 y 90 millones.

En su primer año de vida, Haya ha cobrado 39,3 millones de comisión por su actividad. Es decir, ya ha recibido más dinero del que le cuesta la parte fija del contrato

Por lo pronto, los seis administradores de Haya se han embolsado 1.055.000 euros. Pero tres de ellos, además, sumaron 966.000 euros más por realizar tareas de dirección. Por tanto, Aznar Jr. cobró entre 175.000 y 497.000 euros según si actuó o no como directivo de alta dirección.

En todo caso, en su primer año de vida, Haya ha cobrado 39,3 millones de euros de comisión por su actividad. Es decir, ya ha recibido más dinero del que le cuesta la parte fija del contrato. Acaso por ello, aunque presenta un fondo de maniobra negativo que se corresponde con el pago de la operación de compra de negocio, los administradores entienden que los “flujos importantes” que han tenido en 2013 y tendrán en 2014 permitirán hacer frente a tal situación. Los beneficios se pueden multiplicar en años próximos.

Haya declinó comentar con este diario las dudas subyacentes sobre Aznar Jr.: si cumple funciones de directivo, si facturó asesorías y si es accionista de la matriz. Bankia, por su parte, afirma que tal contrato se adjudicó "por concurso, como todos los que hace, mediante procesos concurridos transparentes y abiertos en los que se adjudica al mejor postor, y en este caso el adjudicatario paga una parte al inicio y luego sigue pagando cada año del contrato. Pero no compran la inmobiliaria, que es nuestra". 

Los Aznar, padre e hijo, convergieron por un negocio privado en 2009 sobre Bankia cuando  la presidía Miguel Blesa. Aznar senior le recomendó la compra de una colección pictórica por 54 millones que una tasación interna cifró en tres millones. Blesa la rechazó por su precio desorbitado. Aznar Jr. le reprochó entonces tal desaire: "Con los pelos que se ha dejado por ti y han sido muchos, me parece impresentable lo que has hecho o no has hecho. No se merecía esta decepción". Y Blesa saltó:“Puede que seas muy joven para entenderlo: algún día no te explicarás haber escrito este mensaje. Yo nunca me arrepentiré de haber actuado así, la caja [Caja Madrid] tiene sus procedimientos, no es mi cortijo. A tu padre nunca le ha decepcionado la seriedad y honestidad de un amigo”, señalaba entonces el mensaje de Blesa a José María Aznar Botella.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba