Nacional

El comisario Villarejo acusa a Vicepresidencia y al CNI de 'quemar' una base contra ETA en Sudamérica

El jefe policial argumenta en su propio medio digital que la empresa que habría mantenido en Uruguay durante más de veinte años se creó "para infiltrarse en el entorno etarra, gracias a lo cual se obtuvieron datos que permitieron debilitar el entramado terrorista" en la región. "La irresponsabilidad de [el periodista que firma la información, Javier] Ayuso no es menor que la de quien le ha proporcionado los datos y, aún más grave, quien ha permitido su publicación", asegura.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, junto a su jefa de Gabineta, María González Pico, en una imagen de archivo.
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, junto a su jefa de Gabineta, María González Pico, en una imagen de archivo. GTRES

El comisario Villarejo sigue al ataque. Valiéndose de la página web Información Sensible -controlada oficialmente por un abogado de su confianza, aunque en todo el mundo policial es conocida como "la web de Villarejo"- el alto mando policial sale al paso de las acusaciones contra él que este jueves publica el diario El País. El diario de Prisa asegura que José Manuel Villarejo mantuvo una de las empresas en las que participa -doce en total, con un capital social de más de 16 millones de euros- en Uruguay durante más de veinte años, desde 1989 a 2012, cuando el país sudamericano estaba considerado un paraíso fiscal.

Se trata, según cuenta Javier Ayuso, antiguo jefe de la casa del Rey, de la sociedad Financiera Omerán SA, que fue trasladada a España con un nuevo nombre poco antes de que el presidente uruguayo José Mujica eliminase las ventajas fiscales que hasta entonces ofrecía ese país. "La aventura uruguaya de esta empresa del conglomerado del comisario duró 22 años: tres de ellos estando en excedencia y los 19 restantes como 'agente encubierto en régimen de excedencia especial'", precisa Ayuso citando las explicaciones del policía, con el que habría reunido recientemente.

Villarejo se pregunta si 'El País' se atreverá a "desvelar las identidades operativas falsas con las que el comisario ha actuado"

El comisario responde con un editorial, titulado El paroxismo de un periódico serio, en el que acusa a El País -y en particular a Ayuso- de poner "en riesgo total toda una estructura empresarial creada hace años para infiltrarse en el entorno etarra, gracias a lo cual se obtuvieron nucleares datos que permitieron debilitar en gran medida el entramado terrorista en Sudamérica". El texto, en el que se asegura que parte de esta base antiterrorista sigue "todavía activa", se pregunta si el diario de Prisa contempla también "desvelar las identidades operativas falsas con las que el comisario ha actuado y, lo que es más grave, aún trabaja".

Asegura Villarejo que la información publicada por El País le habría sido suministrada a Ayuso por parte de un viejo conocido del CNI, de cuando el primero trabajaba para la casa del Rey. Y va más allá, al acusar a Vicepresidencia -de la que depende el CNI- de ponerle "en riesgo a él, a su familia y al equipo de colaboradores repartidos en todo el mundo", además de actuar "en contra de la labor que otro Ministerio está realizando en beneficio de todos los españoles". "Todas las fuentes expertas consultadas, que comprenden la importancia de las informaciones reveladas, opinan que la irresponsabilidad de Ayuso no es menor que la de quien le ha proporcionado los datos y, aún más grave, quien ha permitido su publicación", indica Información Sensible en el texto. 

Cadena de favores

El comisario insiste en la conspiración contra él al afirmar que la fuente de Ayuso en el CNI es la misma persona que le involucró a él en el caso de Francisco Nicolás. Y se pregunta si la supuesta campaña en su contra es fruto de que "el díscolo comisario actúa sin control". "¿Sin control de quién? ¿Acaso no informa siempre a sus superiores de los trabajos que realiza?", se pregunta el autor. 

La explicación a la que llega el alto mando policial es que las revelaciones de El País son la contrapartida del diario a cambio de el Gobierno garantice "la continuidad de la financiación de dicho medio", algo que el propio Ayuso estaría negociando, en nombre del periódico, "con la Jefa de Gabinete de una importante personalidad del Gobierno", en alusión a María González Pico, mano derecha de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Eso, sin embargo, no justifica -asegura- "la publicación de datos que comprometen unos trabajos que, de ser conocidos, sería algo así como colaborar con banda armada". Por último, el autor insta a Ayuso a "retomar el talante de respeto institucional que ya demostró [...] al frente del Gabinete de Prensa del Jefe del Estado" y a "dejar a un lado su susceptibilidad herida por haberse sentido aprendiz de Charly".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba