El ex presidente sigue con su lavado de imagen ofreciendo hoy una conferencia en el Siglo XXI

La 'resurrección' de Zapatero incomoda a Rubalcaba cuando las encuestas confirman el desplome del voto socialista

José Luis Rodríguez Zapatero no se ha ido y sigue moviendo muchos hilos del PSOE en la sombra, desde su confortable asiento del Consejo de Estado. Esta es la impresión más extendida en la ejecutiva federal de su partido, donde no se disimula el malestar que genera la temprana ‘resurrección’ del ex presidente.

“Quien crea que José Luis está manteniéndose al margen de la tormenta interna que vive el partido está muy equivocado”, afirma un veterano dirigente socialista que conoce al dedillo la forma de actuar del expresidente. Este martes Zapatero ofrece su doctrina en el Club Siglo XXI y en el PSOE se interpreta su reaparición dentro de la ofensiva que está promoviendo para lavar su imagen. En el último mes se ha dejado ver y oír en los cursos de verano de la Menéndez Pelayo, en un congreso sobre la democracia en Iberoamérica y hasta en el centenario del nacimiento de Juan de Borbón, en el Palacio Real, después de haberse filtrado también que ha mantenido entrevistas personales con Mariano Rajoy y con el rey Juan Carlos. Parece haberse olvidado ya de la pitada que recibió hace un año en la Universidad Católica de Ávila cuando reapareció para hablar sobre humanismo junto al cardenal Antonio Cañizares.

En la dirección del PSOE hay malestar porque los movimientos de Zapatero con vistas a la sucesión de Rubalcaba están condicionando al secretario general

Los movimientos de Zapatero están condicionando al secretario general del PSOE y Alfredo Pérez Rubalcaba lo sabe. No solo porque el expresidente aspira a influir en la guerra sucesoria que se mantiene abierta, en realidad, desde el Congreso de Sevilla, sino porque “se resiste a ser enterrado”, dicen sus allegados. “Él está convencido de que lo hizo bien, de que no llevó a España al desastre, y está dispuesto a demostrarlo porque considera que ya ha pasado un tiempo prudencial como para reivindicar su figura”. Ha esperado para ello año y medio, pero ha elegido, en opinión de un miembro de la ejecutiva socialista, el peor de los momentos. “Alfredo está empezando a conseguir que ya no se hable de elecciones primarias y que se conozca nuestra alternativa con una oposición constructiva que no desoye la necesidad de llegar a algunos acuerdos con el Gobierno en asuntos de Estado”, asegura esta misma fuente, en relación al pacto que este jueves permitirá a Rajoy llevar a Bruselas una posición compartida con el PSOE sobre los principales asuntos que ahora se ventilan en la Unión Europea.

"El expresidente cree que ya ha pasado un tiempo prudencial para reivindicar su figura porque considera que no llevó a España al desastre", comentan en el Partido Socialista

Un problema añadido es que Zapatero ha empezado a limpiar su imagen y ultima su libro de memorias cuando las encuestas constatan que su partido se hunde cada vez más en el pozo de la desafección y también cuando en las filas socialistas ya se ha comprobado que el expresidente no tiene intención alguna de permanecer neutral en el pulso abierto por la sucesión de Rubalcaba. El último golpe demoscópico para los socialistas se conoció este lunes procedente de una emisora amiga, la cadena Ser, con un sondeo en el que el PP, después de todo lo que ha llovido, saca siete puntos de ventaja al PSOE, formación que baja hasta un suelo del 22% de votos. No es una encuesta sospechosa porque ha sido dirigida por Belén Barreiro, una profesional de enorme prestigio que ocupó la presidencia del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en la etapa de Gobierno de Zapatero, hasta que tuvo un incómodo encontronazo con la exvicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, hoy sentada, al igual que Zapatero, en el Consejo de Estado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba