La designación desborda de críticas al partido

"Una cacicada en el peor momento": oleada de críticas en el PP por el enchufe de Wert en París

Del 'no lo hará' al 'lo hizo, lo hizo'. Rajoy no suele sorprender, salvo en casos esporádicos, como el nombramiento de Wert para la embajada en París. En la OCDE, junto a su esposa. "Una cacicada en el peor momento", decían en el partido. Wert se dió a la fuga y Rajoy le ha recompensado.

Montserrat Gomendio y José Ignacio Wert
Montserrat Gomendio y José Ignacio Wert EFE

En el partido echan chispas. Algunos miembros del Gobierno, también. Los hay que ni disimulan. Casi ninguno calla. En la tarde del viernes, tras conocerse el nombramiento de José Ignacio Wert como embajador en la OCDE, con sede en París, empezaron a circular las llamadas, cargadas de críticas y descalificaciones, por las terminales del partido. Rajoy acababa de defraudar a su gente con un tibio balance de la que quizás sea su última legislatura. Inmediatamente después, saltó la noticia. Wert se había salido con la suya. De tapadillo, en vísperas de la gran escapada estival, sin preparación ni anestesia. Un sorpresón para unos, una burla, casi una bofetada, para muchos.  

Las críticas, en esta ocasión, han llovido sobre la decisión del presidente. Una indignidad, comentan, un gesto excepcional con un ministro que se fugó del Gabinete en el peor momento. Con su ley de Educación aprobada a duras penas, después de practicarle un severo 'afeitado' para tranquilizar a unos y no irritar a otros. El resultado, naturalmente, no complació a nadie. Pero Wert se empeñó en irse, rumbo a París, tras los pasos de su ya esposa, compañera de fatigas en el departamento. Abandonó el ministerio en el peor momento, tras el batacazo de las autonómicas, sin cerrar acuerdos para implantar la Lomce, ni siquiera con las propias comunidades del PP. "Una fuga innoble", "una traición". Nadie entendió la decisión de Wert. "Es un asunto personal", lo justificó Rajoy, que le nombró titular del departamento de Educación, Cultura y Deportes cuando todo el mundo daba por hecho que le pondría al frente de RTVE. Wert hizo un sacrificio y aceptó un ministerio sembrado de minas, comentaban los amigos.

Apareció el amor

Todo cambió cuando Montserrat Gomendio fue fichada como directora general adjunta de la OCDE con sede en París. Un puesto de relevancia para esta brillante bióloga, poseedora del segundo patrimonio más elevado de todo el Gobierno de Rajoy. Ya había surgido el amor y Wert decidió seguirla a la capital francesa. Le pidió a su amigo Mariano que le designara al frente de la legación española en ese organismo internacional. Todo eran facilidades para hacerlo: no se necesita placet, el nombramiento no depende sólo de Exteriores (Wert y Margallo no son excelentes amigos) y el actual embajador, Ricardo Díaz Hotchleitner, acababa de ser colocado al frente de la legación en Rabat. Todo coincidía. No había más problema que la reacción en la propia casa.

Varios ministros, alguno de ellos muy próximo a Rajoy, mostraron su rechazo frontal hacia la forma en la que Wert decidió abandonar su cartera

Varios ministros, alguno de ellos muy próximo a Rajoy, mostraron su rechazo frontal hacia la forma en la que Wert decidió abandonar su cartera y saltó en marcha del ejecutivo. 'Ministro a la fuga' dijo alguno. En el PP, cuyos barones habían tenido que lidiar con la nueva ley de Educación, no era Wert precisamente el miembro más popular del Ejecutivo. Su salida del Gabinete fue recibida incluso con alivio. Pero nadie creía capaz al presidente de pagar una deuda de amistad a alguien que no había actuado con suprema lealtad. En el PP lo explican del siguiente modo: Wert no es militante del partido, donde nunca ha sido bien recibido. En el Gobierno iba por libre, dada su tendencia a situarse por encima de la melé y de la inteligencia media de los seres humanos. Su ley era una chapuza, mil veces peor que la de Pilar del Castillo que jamás entró en vigor. Por lo tanto, no hay problema en que se vaya.

El problema ha sido, claro está, que se cumplan sus deseos, casi su antojo. Un cargo de tanta relevancia internacional como es la embajada ante la OCDE, no debe ser el fruto de un antojo personal. "No queda serio, ni el PP ni seguramente España se lo merece", comentaba ayer, desaforado, una fuente del partido. No llega el nombramiento en el mejor momento. En plena precampaña para las catalanas, en vísperas de la campaña para las generales, en pleno clamor de transparencia y seriedad, en un momento en el que el PP se lo juega todo y cuando hay pocas cosas razones para el optimismo. "Vieja política y nepotismo", nos dirán, con razón", comentan en el PP.

Juan Ignacio Wert (65) podrá seguir compartiendo pasillos, edificio y quizás hasta horarios con su esposa, Montserrat Gomendio (55). Igual que en el Ministerio, con los respectivos despachos casi puerta con puerta. Wert, entonces el ministro y Gomendio, la secretaria de Estado. Allí se conocieron. Y allí empezó todo. El PP, que era la comidilla en todas las dependencias de viejo edificio de la calle de Alcalá, un "nido de cotillas", según descripción de un funcionario muy amigo de Wert. El extitular de Educación es un hombre brillante, sin problemas para ganarse la vida fuera de la política, buen conservador, sólida preparación intelectual, excelente dialéctico, tertuliano de la SER, ocurrente, tuitero...

Rajoy ha atendido a la petición de su viejo amigo. Se conocen desde hace muchos años, en las sesiones demoscópicas que organizaba Arriola, el gran gurú del partido. Al cabo, el amor tiene razones que la razón no entiende.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba