EL FINAL DE LA INVESTIGACIÓN DEL 'CASO NÓOS'

Las perlas de Castro: desde la "asistenta para la asistenta" a la "entrañable empresa familiar"

Castro desenfunda el sarcasmo en su último auto e incluye en su relación de facturas que uno de los restaurantes es "especializado en marisco", describe Aizoon como una "sencilla y entrañable entidad familiar" o habla de actividades como "la cada vez más clásica escapada a Suiza". Éstas son las perlas del último escrito de Castro.

El juez Castro carga contra quienes le han atacado en su auto de imputación a la infanta
El juez Castro carga contra quienes le han atacado en su auto de imputación a la infanta EFE

El juez Castro ha intentado mantener el rigor desde el comienzo de la instrucción del caso. Pero en su último auto del caso, el magistrado ha sacado el aguijón y el sarcasmo para ajustar cuentas con quienes le han presionado, criticado o difamado a lo largo del procedimiento. La venganza de Castro deja muchas perlas ocultas en un auto de 167 folios, entre las que destacan las siguientes: 

"UNA ASISTENTA PARA LA ASISTENTA"

Lo inverosímil de algunos justificantes de gasto llevan al juez Castro a la ironía cuando subraya en su auto que se han presentado "supuestos" gastos que describe como fruto de la "frivolidad". Así apunta: "se presenta una factura por la intermediación en la contratación de una asistenta para la asistenta" y para que quede todavía más claro el absurdo y evitar que se considere un error la reiteración añade entre paréntesis "(no se trata de un error)".

Tras la retranca, Castro apunta la relevancia penal de este apunte para Iñaki Urdangarín. La "asistenta para la asistenta" deja "la misma sensación" --añade el magistrado-- que cargos como la compra de material de oficina, telefónico, etc. Sin ninguna floritura dialéctica más, suma un fraude de 382.203,70 euros por uno de los proyecto fallidos, el de la candidatura de Valencia a unos Juegos Europeos.

LA "CADA VEZ MÁS CLÁSICA ESCAPADA A SUIZA"

En medio de un clima de corrupción generalizado, Castro se refiere a los viajes a Suiza de algunos implicados en la trama como parte de un fenómeno social, el de quienes tienen negocios ocultos allí. Así, en su auto, el magistrado se refiere a esos desplazamientos como las "cada vez más clásiscas escapadas a Suiza", un latiguillo que recuerda sin mencionarlos nombres desde Luis Bárcenas, Luis Fraga, Francisco Granados o los de la familia Ruiz Mateos.

RESTAURANTES... "ESPECIALIZADOS EN MARISCO"

La fría descripción de hechos que ha caracterizado la instrucción del caso encuentra golpes de intención como el que el juez desliza al detallar los restaurantes en los que come la infanta. Así, entre el frío listado de nombres y fechas se desliza la frase: "Factura del 23 de mayo de 2008 del restaurant Gouthier de Barcelona, especializado en marisco".

Con más relevancia penal hay otros apuntes del magistrado que al detallar facturas cita "el Hotel de los Geranios del Puerto de Sóller (...) que por su importe y pluralidad de conceptos debieron ser numerosos los comensales" o la del "Palau Orient de Terrassa en la que, entre otros conceptos, aparecen cinco menús de niños".

LA "SENCILLA Y ENTRAÑABLE" EMPRESA FAMILIAR

El auto-alquiler del domicilio de la infanta como sede de Aizoon lleva al magistrado a desenfundar la ironía de nuevo cuando asegura que "es difícil compatibilizar ese compartido trasiego domiciliario con lo que Doña Cristina de Borbón y Grecia podría suponer que era una 'sencilla y entrañable' entidad familiar". Frente a esa visión sentimental y sencilla, Castro contrapone lo que describe como una "sociedad 'pantalla' que, con un disfraz mercantil, tenía como cometido real el ingresar parte del dinero obtenido" con "claros indicios de malversación".

La ironía con que se recoge esa expresión de "sencilla y entrañable entidad familiar" es tal, que Castro la contrapone con lo que sí se puede atribuir a la familia Urdangarín/Borbón: "Los delitos contra la Hacienda Pública que se imputan a Don Iñaki Urdangarín Liebaert difícilmente se podían haber cometido sin, cuando menos, el conocimiento y aquiescencia de su esposa por mucho que, de cara a terceros, indiciariamente mantuviera una actitud propia de quien mira hacia otro lado". 

LA DOCTRINA DEL AMOR

La infanta aseguró en su interrogatorio que se había fiado en todo de su marido, dando lugar a lo que los letrados de la causa bautizan ya como la "doctrina del amor". En su auto, Castro la menciona explícitamente al criticar la desmemoria y las negativas constantes de la infanta y escribe: "La sola negación de la evidencia, la interminable apelación a la ignorancia y la falta de memoria o la gratuita derivación hacia terceros", dice, hacen imposible no imputarla. "Si la explicación a esta actitud residía en la confianza, veneración o amor que profesaba a su marido (...) es cuestión sobre la que este Instructor no debe pronunciarse", remata desmontando, al menos de momento, la 'coartada del amor'.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba