CAMBIOS EN LA CÚPULA POLICIAL

Interior tienta al jefe de la UDEF con un cargo 'tranquilo' para que deje su puesto

La Dirección General de la Policía saca la vacante de máximo responsable de la Unidad de Investigación Tecnológica para atraer al comisario del grupo que investiga los casos Gürtel y Bárcenas. Igual sueldo y menos presión política son los alicientes.

Jorge Fernández Díaz, ayer, en el Congreso de los Diputados.
Jorge Fernández Díaz, ayer, en el Congreso de los Diputados. EFE

Cómo cesar a un mando policial sin que se note. El Ministerio del Interior ha decidido evitar en la medida de lo posible nuevas polvaredas mediáticas a cuenta de los cambios que planea para la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), cuyos agentes se encargan, entre otros, de las investigaciones de los 'casos Gürtel' y de 'los papeles de Bárcenas'. Para ello, en la última convocatoria de 62 plazas para cubrir por "el procedimiento de libre designación" (a dedo) otros tantos altos cargos policiales que están "vacantes o próximo a quedar vacantes" ha decidido no incluir precisamente el de responsable directo del grupo especializado en la lucha contra la corrupción, pero sí otros cuatro del escalón inmediatamente inferior.

La medida no asegura, sin embargo, la permanencia al frente de la UDEF de su actual responsable, el comisario Manuel Vázquez López, a quien el departamento que dirige Jorge Fernández Díaz está "tentando" con un puesto "con igual sueldo y menos presiones" que sí ha ofertado en la amplia relación plazas ofertadas, según coinciden en señalar varias fuentes poiliciales. De este modo, Interior intenta tener vía libre para poner a otro responsable al frente de unos agentes que han puesto con sus informes contra las cuerdas a una ministra, Ana Mato, y al propio PP. Un movimiento que se produce sólo mes y medio después de que fuera relevado de su puesto el comisario general de Policía Judicial, José García Losada, de quien dependía la UDEF y otros grupos de lucha contra la delincuencia,. Éste fue trasladado a un puesto burocrático: jefe de la División de Formación y Perfeccionamiento.

El actual comisario jefe de la UDEF fue cuestionado desde el Gobierno por el informe sobre las relaciones de Ana Mato con la Gürtel y por negar validez al informe 'fantasma' sobre las cuentas suizas de Artur Mas

La posibilidad de cambios en unidad anticorrupción fue admitido públicamente ayer por el propio Fernández Díaz, quien a preguntas de los periodistas durante una comparecencia en el Congreso, defendió que el sustituto de García Losada, el también comisario José Santiago Sánchez Aparicio, puede realizar los cambios que considerase oportunos en las unidades bajo su responsabilidad para crear "su propio equipo de trabajo". El ministro, no obstante, quiso desmarcarse de los posibles relevos al asegurar que éstos se producirán bajo la "absoluta autonomía" del director general de la Policía, Ignacio Cosidó, y del nuevo comisario general de Policía Judicial. Entre esos cambios, destacan desde diferentes ámbitos de la Policía, se encuentra precisamente el de comisario jefe de la UDEF, cuya continuidad ha sido puesto en entredicho desde el propio Gobierno después de que varios de sus informes pusieran en aprietos al Gobierno o que desmontara con su declaración el informe fantasma sobre las supuestas cuentas secretas en Suiza del líder de CiU, Artur Mas, y varios miembros de la familia Pujol.

El propio Manuel Vázquez ha reconocido a su círculo más próximo las enormes presiones que en los últimos meses ha recibido y que hasta ahora había sorteado gracias, entre otros, al que hasta mediados de octubre era su jefe director, el comisario general García Losada. La caída de éste, en una decisión que levantó críticas desde la oposición parlamentaria porque era el tercer responsable policial en dicho puesto en sólo dos años, ha abocado al jefe de la UDEF a plantearse seriamente su continuidad. De hecho, el pasado verano ya circularon rumores de que iba a ser cesado junto a su superior, una decisión que finalmente frenaron desde Moncloa para evitar precisamente el revuelo mediático de la medida en pleno auge del 'caso Bárcenas'. La llegada del nuevo comisario general de Policía Judicial, Sánchez Aparicio, no parece haber cambiado su situación, pese a que, como apuntan fuentes policiales, entre ambos mandos policiales existe "una estrecha relación de amistad".

Decisión sin tomar

El 'puente de plata' a esa marcha se la ha puesto el Gobierno con la convocatoria ahora de la plaza de jefe de la Unidad de Investigación Tecnológica, un puesto nuevo tras la reciente creación de este grupo de lucha contra el cibercrimen. Los alicientes para el comisario son varios. En primer lugar, sería el regreso a un tipo de investigación que conoce perfectamente, ya que hasta que hace año y medio fue ascendido a jefe de la UDEF él era el responsable de la Brigada de Investigación Tecnológica, el antecesor de la nueva unidad y que ahora ha sido absorbida por la misma. Además, mantendría el nivel 29 en la Administración y el consiguiente complemento salarial, cercano a los 26.000 euros anuales. Y, por último, dejaría a un lado las supuestas presiones política, siempre negadas por el Ministerio del Interior. Por ahora, sin embargo, el responsable policial no ha dado aún el paso de presentar su candidatura para la nueva Unidad, según han confirmado a este diario fuentes de su entorno. Aún tiene tiempo. En concreto, hasta el 25 de noviembre. Según la Orden General de la Dirección General de la Policía, ese día se cierra el plazo que se abrió el pasado 5 de noviembre.

El mando policial aún no ha presentado su candidatura para ocupar la jefatura de la unidad de lucha contra el cibercrimen. Tiene hasta el 25 de noviembre para hacerlo

Si finalmente opta a ello, como apuntan insistentemente desde diferentes ámbitos policiales, Fernández Díaz tendría la puerta abierta para nombrar para su puesto a un nuevo responsable en pocas semanas. Según los plazos marcados por la propia convocatoria de los puestos de libre designación, los elegidos para ocupar éstos se incorporarían a sus nuevos destinos justo en Navidad. De quedar entonces la vacante de la jefatura de la UDEF, ésta podría ser ocupada de modo inmediato en comisión de servicio. De este modo, en poco más de dos meses el Ministerio del Interior habría conseguido renovar el departamento anticorrupción cuando los 'caso Gürtel' y de los 'papeles de Bárcenas' están muy cerca de su resolución. Y, ademas, aderezarlo todo con el argumento de que el último cambio es fruto de una decisión personal de un mando policial y no de un cese.

Algunas fuentes policiales apuntan que no será éste, sin embargo, el único cambio 'sensible' que se augura dentro de la propia UDEF. De hecho, la orden general incluye el nombramiento de los responsables de cuatro de las cinco brigadas que conforman este grupo de lucha contra la corrupción. Desde la Dirección General de la Policía se insiste en que este procedimiento es el ordinario para acabar con la provisionalidad de los mandos que actualmente ocupan estos puestos, aunque en el seno del propio grupo existe el convencimiento de que su convocatoria precisamente ahora busca que algunos de sus actuales responsables renuncien a aspirar al puesto para colocar en su lugar otros mandos más cercanos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba