EL ESCÁNDALO DEL EXPRESIDENTE DE LA GENERALITAT

La UDEF ironiza sobre los "excelsos conocimientos" de Jordi Pujol Jr: "Patente carestía de formación"

En su último informe al juez Pablo Ruz, la Policía recalca que el hijo del expresidente de la Generalitat no tenía la preparación para realizar los trabajos que recogen las facturas bajo sospecha de camuflar sus 'mordidas' del 3%.

Imagen de archivo de Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor del expresidente de la Generalitat.
Imagen de archivo de Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor del expresidente de la Generalitat.

El último informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) sobre las actividades de Jordi Pujol Ferrusola, primogénito del expresidente de la Generalitat, también tiene su letra pequeña. El documento policial, que obra en poder del juez Pablo Ruz, deja entrever en varias ocasiones que el hijo mayor del exlíder d CiU no tenía la preparación suficiente para realizar los trabajos que reflejan las facturas con las que presuntamente camuflaba el cobro de comisiones a diversas empresas. El autor del informe, que considera este hecho un indicio más de las irregularidades, llega a ironizar con "los excelsos conocimientos que sustentarían los pagos que se le hacen" y que permiten presuponer "que es un experto" en un numerosas materias. Más adelante, y en relación con su supuesta mediación en un negocio en Gabón, concluye tajante que "resulta patente la carestía de formación" de Jordi Pujol Ferrusola.

"La simple observación de las facturas arroja como conclusión inherente que Jordi Pujol Ferrusola sería un experto en diferentes materias", ironiza la Policía

El informe destaca que ninguna de las empresas a las que supuestamente asesoró en sus negocios el hijo del expresidente de la Generalitat, y que le pagaron importantes cantidades de dinero por ello, fueron capaces de aportar documentación alguna sobre el trabajo realizado por éste cuando se les requirió por parte de los agentes. Ni tan siquiera "justificaciones de la experiencia profesional de Jordi Pujol Ferusola en cada una de las materias". De hecho, el inspector de la Policía que redacta el documento destaca que "la simple observación de las facturas arroja como conclusión inherente que Jordi Pujol Ferrusola sería un experto en diferentes materias".

¿En cuáles? "En una amalgama de tareas" que van desde la intermediación inmobiliaria en diferentes lugares de España como Madrid, Hospitalet, Terrassa o Albacete, hasta el negocio de las refinerías petrolíferas, pasando por el desarrollo de plantas fotovoltaicas y las funciones de un 'broker' especialista en las compraventas de participaciones de mercantiles "tanto nacionales como internacionales" y con objetos sociales tan diversos como "la construcción o la explotación de un residencial con club de golf". Una multiespecialización que el agente considera poco creíble y que lo incluye, por tanto, entre "las circunstancias que consideramos sugieren la falsedad de las facturas y de los supuestos servicios que representan".

Errores de bulto

De hecho, la UDEF ironiza sobre "los excelsos conocimientos" del hijo del expresidente al hablar de dos operaciones concretas de supuesta intermediación. Una es el aparente asesoramiento que hizo a la constructora COPISA, una de las más salpicadas por el escándalo, para la compra de dos empresas de su mismo ramo asentadas en Andorra y sobre cuya situación real la Policía considera que el cliente tendría por lógica mejor información que Jordi Pujol Ferrusola. También, incluye en este punto la supuesta recomendación que hizo a una sociedad luxemburguesa, Rein Real Estate Investment, para que ésta adquiriese en Madrid unos locales y por el que cobró más de 175.000 euros. Un precio elevado para un trabajo en el que los investigadores dudan que el hijo del expresidente de la Generalitat ni siquiera se desplazase a la capital.

Uno de los negocios bajo sospecha es la instalación de una línea eléctrica en Gabón, para el que la UDEF cree que el primogénito de Pujol carecía de formación

El informe policial también destaca que pese a sus altos 'precios' como asesor, Jordi Pujol Ferrusola cometía errores de bulto "cuando se supone que debes conocer con cierta minuciosidad los activos sobre los que negocias dados los importes que obtienes como provecho personal". En este sentido pone como ejemplo la compra de unos terrenos en Hospitalet por los que recibió de la constructora COPISA más de 226.000 euros. En la factura que emitió para cobrar dicha cantidad se equivocó al plasmar el número de la finca sobre cuya compra supuestamente había intermediado. Esta fue la operación en la que, además, envió presuntamente a su suegro a las oficinas de la inmobiliaria vendedora a exigir un 3% sobre el precio de la venta.

Sin embargo, las dudas de la UDEF sobre la suficiente preparación del primogénito del expresidente de la Generalitat llegan a su punto máximo al analizar su participación en un proyecto de instalación de una línea de distribución eléctrica en Gabón. El autor del informe, tras detallar las numerosas irregularidades existentes en la facturación de aquel asesoramiento, incluido la falta de justificación sobre los supuestos trabajos realizados por Jordi Pujol Ferrusola y sus empresas en el mismo, concluye que "resulta patente la carestía de formación propia como ingeniero" del imputado que requería dicho trabajo. Pese a ello, cobró 650.000 euros en cinco facturas. Una ignorancia muy bien pagada


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba