EL ESCÁNDALO DEL CLAN DEL EXPRESIDENTE DE LA GENERALITAT

UDEF intenta traer a España al socio argentino de Jordi Pujol Ferrusola para que declare contra él

Gustavo Shanahan aseguró el pasado septiembre al diario 'El Mundo' que el hijo del expresidente de la Generalitat invirtió 12 millones de dólares en el Puerto de Rosario y que, para ello, envió el dinero desde tres paraísos fiscales: Suiza, Andorra y Panamá. La Policía quiere que testifique ante el juez Ruz para que confirme dicha información y aporte los 'emails' de sus negocios con el primogénito del político catalán. El principal problema es la elevada cantidad de dinero que pide por hacerlo.

La investigación de las finanzas ocultas de la familia Pujol Ferrusola mira ahora hacia la otra orilla del Océano Atlántico. Y, más en concreto, hacia Argentina. La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía lleva meses intentando traer a España a un empresario de este país, Gustavo Shanahan, que el pasado septiembre aseguró al diario 'El Mundo' que fue socio del primogénito del expresidente de la Generalitaten la compra del Puerto fluvial de la ciudad de Rosario. Shanahan afirmó que tenía pruebas de que el dinero que supuestamente invirtió éste en la operación, 12 millones de dólares (algo más de 9 millones de euros), llegó a su país desde cuentas en tres paraísos fiscales: Suiza, Andorra y Panamá.

El gran obstáculo para que el empresario argentino declare en España es la elevada cantidad de dinero que ha pedido por hacerlo, según fuentes policiales

Los agentes responsables de la investigación pretenden que el empresario testifique ante ellos y ante el juez Pablo Ruz, que ha imputado a Jordi Pujol Ferrusola por blanqueo y delitos contra la hacienda pública. También quieren que aporte a la causa los correos electrónicos que intercambió con éste y que apuntan a que el hijo del exlíder de CiU tenía cuentas en bancos helvéticos sin declarar. Pretenden de este modo apuntalar las pruebas que ya existen contra él. El gran obstáculo es la elevada cantidad de dinero que el empresario argentino ha pedido por convertirse en confidente de la Policía y desplazarse a Madrid para aportar datos a la Audiencia Nacional, reconocen fuentes cercanas a la investigación.

La Policía da plena credibilidad a las declaraciones que hizo Shanahan al diario español, sobre todo porque coinciden tanto con el testimonio que en su día prestó ante ellos la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, Victoria Álvarez, sobre las supuestas andanzas del primogénito de los Pujol en tierras argentinas, como con las primeras pesquisas realizadas con aquella operación. De hecho, en uno de los últimos informes que la UDEF entregó al juez Ruz se destaca la operación en el puerto argentino como uno de los tres 'pelotazos' del hijo del exlíder de CiU bajo sospecha, junto a la compra de dos terrenos en Palamós y la participación en un vertedero de Tarragona. En el caso del negocio en el país sudamericano, los agentes pudieron constatar que en 2007, el hijo del expresidente de la Generalitat compró a un consorcio de compañías catalanas acciones de Inter Rosario Port Services, una empresa dedicada a prestar servicios en el puerto argentino de Rosario. En la venta participó Lluís Badia, un histórico militante de CiU que fue teniente de alcalde del Ayuntamiento de Tarragona, senador por esta provincia y diputado del Parlamento catalán, según destacaba la Policía en el informe.

Dinero negro

La compra la realizó formalmente a través de su entonces esposa, Mercè Gironès, como había hecho también en los otros dos negocios, y en la misma el hijo de Pujol llegó a inyectar millonarias cantidades de dinero. El documento policial detalla que la operación presentaba diversos movimientos contables y que la situación económica declarada entonces por Jordi Pujol Ferrusola "difiere sensiblemente con la actividad financiera que se denota", aunque reconoce que cuando se elaboró el mismo aún quedaban elementos financieros que analizar. En su día, Victoria Álvarez aseguró a la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) que parte de esa inversión se hizo con dinero público. El empresario argentino, sin embargo, hablaba en todo momento de dinero negro y detalló la operativa que supuestamente utilizó el hijo del expresidente de la Generalitat para hacerle llegar los fondos.

Shanahan detalló en una entrevista en 'El Mundo' la operativa supuestamente utilizada por el hijo de Pujol para hacer llegar el dinero en efectivo a Argentina

Siempre según el socio argentino de Jordi Pujol Ferrusola, ésta consistía en transferir los fondos que presuntamente atesoraba en entidades financieras de Suiza, Andorra y Panamá a través del presunto testaferro londinense de la familia, el empresario británico de origen hindú Herbert Rainford, quien figura al frente de una de las empresas británicas del clan, Brantrigde Holding Limited. Éste los remitía a sociedades panameñas, para una vez en este país centroamericano, enviarlos a casas de cambio en Argentina donde convertirlo en dinero en efectivo que, más tarde, era ingresado en las cuentas del puerto. Shanahan aseguró que en la contabilidad oficial de este organismo no constaba la entrada masiva de este dinero en metálico ya que sólo se reflejaban los importes ingresados en 'blanco'. Para corroborar sus palabras, el empresario argentino entregó a los periodistas españoles varios 'emails' de los que intercambió con el primogénito de Jordi Pujol, entre ellos uno del 20 de diciembre de 2005 en el que éste le informaba que le había transferido 1,2 millones de euros "a la dirección que me pasaste". "Te llegará desde Suiza, estate alerta", le detallaba el empresario catalán imputado por Ruz.

En otro correo electrónico enviado seis meses más tarde, en julio de 2006, Jordi Pujol Ferrusola proponía a su socio argentino desplazarse a Andorra aprovechando un viaje de éste a Barcelona, dada la cercanía del Principado con la capital catalana. "Desde Barcelona ida y vuelta son 5 horas de coche más lo que dure la reunión. Lo que tu decidas", concluía su mensaje. En un tercer correo, enviado el 7 de junio de 2013, hace sólo catorce meses, Pujol se quejaba al empresario del "acoso" que decía estar sufriendo ya entonces por parte de la prensa y Hacienda. "No sé cuándo se cerrarán las inspecciones, no sé cuándo terminará el acoso. Cualquier cosa que haga puede parecer un delito", aseguraba, antes de afirmar que "técnicamente lo tengo todo controlado". Eso sí, se disculpaba por no poder ayudarle económicamente como le había pedido Shanahan ya que "no puedo realizar movimientos de divisas".

Control sobre el 70%

Sólo tres meses después de aquel mensaje, el empresario argentino decidía tirar de la manta con los periodistas españoles, ante los que calificaba al primogénito del expresidente de la Generalitat de "cagador [estafador]". "Yo representaba a capitales rosarinos muy importantes, conocí a Jordi Pujol Jr. y pensé que sería interesante asociarse con un grupo tan poderoso y tener una pata en Europa, porque nosotros vivimos en el culo del mundo". Aseguró que por ello se desplazó a Barcelona donde "vi las sinergias que podíamos tener y, la verdad, es que uno se deslumbra". A partir de ese momento, aseguró que planearon el asalto definitivo al puerto mediante las sucesivas compras de participaciones y ampliaciones de capital entre 2005 y 2009 que les llevó a controlar el 70% de las acciones. Todo ello a través de la sociedad Inter Rosario Port Services, domiciliada en Tarragona.

"Jordi no tenía plata blanca, lo metió todo en negro", asegura su socio argentino. En total, más de 9 millones de euros enviados desde paraísos fiscales

"Jordi no tenía plata [dinero] blanca, lo metió todo en negro. Ahora es más difícil mover capitales en el mundo, pero hace unos años nadie preguntaba de donde venía el dinero... y Argentina no es como España", continuó su relato Shanahan quien también reconoció que el mayor de los Pujol Ferrusola "metió además tres millones en blanco en una ampliación de capital para mantener sus acciones. Estas transferencias sí que constan en los balances [del puerto] y se llevaron a cabo desde una sucursal del BBVA en Tarragona. Concretamente, la número 1007", detalló el empresario. Shanahan añadió entonces que el proyecto conjunto se prolongó hasta otoño 2012, cuando él, harto de sus disputas con el primogénito del expresidente de la Generalitat, vendió su parte del negocio a una aceitera argentina. Ahora, la Policía española quiere traerlo a España para que declare todo lo que sabe ante el juez Ruz, pero para hacerlo pide dinero, mucho dinero, demasiado, según fuentes policiales.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba