Nacional

Las tres pistas del dinero sucio de los Pujol

El volumen de las operaciones que se investigan es de tal magnitud que sólo la compra-venta de edificios del Santander (2.040 millones) supera al presupuesto que España dedicará a Justicia todo este año (1.501 millones). La falta de medios pone en cuestión el resultado del acoso judicial a los Pujol.

La investigación a los Pujol se centra en el benjamín, Oleguer Pujol
La investigación a los Pujol se centra en el benjamín, Oleguer Pujol EFE

El registro y detención durante unas horas de Oleguer Pujol ha supuesto abrir un tercer frente de batalla para la familia Pujol-Ferrusola en apenas tres meses. En el caso del benjamín del clan, la Justicia investiga operaciones inmobiliarias por valor de más de 2.400 millones de euros, maniobras conocidas como “sale and leaseback” en las que su fondo de inversión pagó miles de millones de euros cuando él apenas había cumplido 35 años.

El volumen del fraude puede ser tan monstruoso que una sola de las operaciones bajo sospecha, la de compraventa de oficinas del Santander, supera en volumen a todo el presupuesto que España dedicará a su maquinaria judicial en 2015. La operación se cerró por 2.040 millones más IVA. España destinará a Justicia este año 1.501 millones de euros. Con esa falta de medios y con muchos más problemas, los tribunales han comenzado una investigación que pivota sobre tres ejes:

El primero y fundamental es el origen del dinero: Oleguer Pujol constituyó el 2 de octubre de 2007 la empresa con la que comenzó a operar con un capital de 3.000 euros. Apenas 51 días después, el 23 de noviembre, el Santander cerraba con él una operación de compra-venta de 1.152 oficinas por un total de 2.040 millones de euros. En apenas mes y medio, el menor de los Pujol consiguió que cada euro invertido en su empresa retornara 680 millones en volumen de negocio, un resultado de vértigo.

La argumentación que ha dado el fondo Drago Capital que Oleguer Pujol presidió hasta 2013 es que el 80% de la financiación de aquella operación se hizo con préstamos bancarios que concedieron el propio Santander, La Caixa y otras 7 entidades más y muestra para respaldar la legalidad de la operación un informe pericial interno realizado por Deloitte. “El resto del capital proviene de inversores institucionales entre los que figuran reconocidos fondos de pensiones, aseguradoras y fondos de Reino Unido, Estados Unidos o Canadá”.

El argumento sorprende porque esos fondos suelen apoyar capitales previamente consolidados y los bancos suelen exigir una garantía antes de conceder semejante crédito. A día de hoy, la Fiscalía Anticorrupción todavía no ha conseguido aclarar qué garantías se dieron a los bancos y de dónde sale ese dinero originario sobre el que se construye el emporio inmobiliario que manejó el menor de los Pujol. La sospecha vuelve a girar, aseguran fuentes de la Fiscalía, sobre la fortuna del expresident de la Generalitat y sobre las posibles mordidas a cambio de concesiones durante sus años en el govern.

El segundo es la entrada de ese capital en España y la articulación de la operación: Las operaciones tienen origen en tres paraísos fiscales: Antillas holandesas, Luxemburgo y Guernsey. Esa operativa llevó a la Fiscalía Anticorrupción a requerir información a Drago Capital para averiguar si esos fondos tributaron al entrar en el país y dedicarse a las compras corporativas. Drago remitió parte de esa documentación al Ministerio Público el pasado 16 de septiembre y a la Audiencia Nacional el 17 de octubre.

En un comunicado público, la empresa que Oleguer Pujol presidió hasta 2013, Drago Capital asegura que “los fondos han sido debidamente declarados tanto al Banco de España como a la Dirección General de Transacciones Exteriores” y defiende que la operación desde paraísos fiscales responde a “una operativa habitual” y que es una “práctica común”.

A esas dos primeras líneas, que dibujan delitos de blanqueo y de un posible fraude a la Hacienda Pública, se suma una tercera: su conexión con el resto del dinero familiar. Los Pujol acumulan, además de las investigaciones por el Caso Palau y por las ITV de Oriol Pujol, otras tres nuevas causas en apenas tres meses.

Las dos causas de la Audiencia Nacional instruidas por Pablo Ruz y Santiago Pedraz parten de la idea de que tanto Jordi Pujol Ferrusola como Oleguer Pujol Ferrusola usaron el dinero de su padre como punto de partida para sus negocios. El tercer sumario, el que instruye la titular del juzgado número 31 de Barcelona, Zita Hernández, es el que investiga esos fondos. La conexión con el dinero del padre es crucial, por tanto, para una Justicia que acaba de encontrarse con el primer portazo a esa investigación. Suiza y Andorra ya han dicho que no colaborarán con las peticiones de información de las autoridades judiciales españolas tal y como están planteadas. Así pues, el rastro del dinero está, de momento cegado pese a que las tres vías de investigación están claras. Que esas vías se abran o no serán ahora la clave para determinar si las tres investigaciones pueden salir adelante o no y si las investigaciones judiciales a los Pujol pueden convertirse en condenas penales.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba