CORRUPCIÓN POLÍTICA

Los Pujol acusan a "autoridades españolas" de estar detrás de la filtración de su datos bancarios

Marta Ferusola y cinco de sus hijos exponen ante la juez de Andorra que instruye su querella por violación de secreto financiero sus sospechas sobre la filtración que desató el escándalo, pero sin dar nombres. La magistrada ve indicios de delito.

No dieron nombres pero dirigieron sus sospechas en una clara dirección. En sus declaraciones del pasado miércoles ante la juez de Andorra que instruye la querella que presentaron en agosto por revelación de secreto bancario, Marta Ferrusola y cinco de sus hijos -Jordi, Oleguer, Pere, Mireia y Marta- no aportaron datos concretos sobre los supuestos autores de la filtración, pero sí indicaron a la magistrada hacia dónde se dirigen sus sospechas. En primer lugar, hacia algún empleado de alto nivel de la Banca Privada de Andorra (BPA) o de Andobank, las dos entidades donde poseían las cuentas secretas. Y, en segundo, a "autoridades españolas" como supuestos instigadores de la actuación de aquel, según han señalado a Vozpópuli fuentes conocedoras del contenido de las mismas.

Marta Ferrusola y sus cinco hijos mostraron a la magistrada su convencimiento de que el autor material de la filtración tuvo que ser un empleado del banco andorrano 

Fue la mayor novedad de una comparecencia en la que los miembros de clan ratificaron ante la magistrada el contenido del texto de la querella que habían presentado el pasado 20 de agosto "contra persona desconocida" por la filtración de los elevados saldos que mantenían en entidades financieras del país. Aquella información terminó siendo publicada por el diario El Mundo, lo que obligó a los miembros del clan a regularizar ante Hacienda más de tres millones de euros y a Jordi Pujol a asumir por escrito su responsabilidad en la ocultación de aquel dinero, que relacionó con una supuesta herencia de su padre.

En sus testimonios ante la magistrada, Marta Ferrusola y sus cinco hijos aportaron pocos datos más de los que aquel escrito de querella ya contenía, y se limitaron a reafirmar su convencimiento de que la persona que reveló la información que desató todo el escándalo debía ser un directivo de la BPAo de Andobank que conociera la existencia de las mismas. De hecho, alegaron que habían mantenido estas cuentas en secreto incluso para sus asesores fiscales y que, por tanto, sólo alguien con cierto nivel dentro de la entidad podía conocer su existencia y extraer la información sin dejar aparentemente rastro.

Las motivaciones del filtrador

Sobre las motivaciones que podían haber llevado a esta aún anónima persona a robar sus datos, al menos uno de los miembros de la familia Pujol expuso su sospecha de que detrás podían encontrarse "autoridades españolas", aunque en ningún momento concretó de a qué persona o institución se refería. Hasta ahora, informaciones periodísticas apuntaban a una supuesta venganza personal del filtrador hacia la entidad financiera como origen de la salida a la luz de la información. Con esta nueva suposición, el clan parece apuntar en la línea que en su día marcó Jordi Pujol para desacreditar las informaciones que ya apuntaban a la existencia de cuentas en el extranjero: presentar a la familia como víctima de una campaña dirigida, realmente, a atacar el soberanismo que el expolítico catalán y su partido habían abrazado.

Los Pujol se reservan el derecho de reclamar una compensación por los daños y perjuicios que dicen haber sufrido por la filtración de sus datos bancarios

En la comparecencia, los seis miembros de clan manifestaron su deseo de reservarse el derecho a reclamar en el futuro una compensación económica por los daños y perjuicios que la filtración les ha supuesto. Una acción que dirigirán también hacia las entidades bancarias donde tenían depositados los fondos como responsables civiles subsidiarios si finalmente no se consigue determinar la persona que robó los datos sobre sus depósitos o, aunque lo fuera, éste no pudiera hacer frente a las hipotéticas indemnizaciónes a que fuera condenado, como adelantó ayer el Diari d'Andorra

Según este mismo periódico, los representantes legales de la familia mostraron a la juez la intención del clan de no ser parte activa en el proceso penal más allá de los requerimientos que les haga la propia magistrada. De hecho, el abogado que les acompañó recordó que la comparecencia que estaban haciendo se inscribía, precisamente, en una de estas peticiones judiciales, ya que la legislación de Andorra señala que, si bien la querella se puede presentar en primera instancia mediante un representante, finalmente tienen que ser los afectados los que la ratifiquen en persona ante el juez. Es lo que hicieron este miércoles, aunque, eso sí, sugiriendo que detrás de todo puede estar alguna "autoridad española".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba