EL CLAN, ANTE LA JUSTICIA

La juez sospecha de la regularización ante Hacienda que hizo un yerno de Jordi Pujol

La magistrada de Barcelona interrogó a Marta Pujol Ferrusola por la coincidencia en las fechas elegidas por ella y por su esposo para aflorar fondos ocultos en el extranjero. El expresidente de la Generalitat también tuvo que responder a preguntas sobre los movimientos económicos del marido de su hija.

Marta Pujol Ferrusola, tras prestar declaración el martes en los Juzgados de Barcelona.
Marta Pujol Ferrusola, tras prestar declaración el martes en los Juzgados de Barcelona. EFE

El patriarca, su mujer, los hijos y, ahora, también la familia política. La investigación sobre la fortuna oculta de Jordi Pujol y su clan no se limita ya sólo a ellos, sino que empieza a salpicar a personas de su entorno más cercano. Así se puso de manifiesto el pasado martes durante la declaración que ante la titular del Juzgado de Instrucción número 31 de Barcelona, Beatriz Balfagón, prestaron el propio expresidente de la Generalitat, Marta Ferrusola y tres hijos de ambos, Pere, Mireia y Marta, imputados todos ellos por fraude fiscal y blanqueo de capitales. Según consta en las actas levantadas sobre dichos interrogatorios, esta última y el propio político catalán fueron preguntados por el marido de la primera, el arquitecto mexicano Josep María Esperalba, y, más en concreto, por la supuesta regularización de fondos que hizo ante Hacienda al mismo tiempo que su esposa realizaba la suya al poco de salir a la luz pública que el clan tenía millonarias cuentas en Andorra.

Fue el Abogado del Estado quien preguntó a Pujol sobre la regularización con Hacienda de su yerno. "Nada tiene que ver con el legado que nos ocupa", contestó el político

Siempre según dichas actas, a las que ha tenido acceso Vozpópuli, Jordi Pujol fue el primero que tuvo que responder a una pregunta sobre su yerno. El interrogatorio al que estaba siendo sometido duraba ya más de 20 minutos y la juez y el fiscal ya habían planteado todas sus cuestiones. Era el momento del representante de la Abogacía del Estado, quien tras interrogar al expresidente de la Generalitat por las causas que le llevaron a emitir el comunicado en el que reconocía la existencia de los fondos, la procedencia de éstos y si se consideró "desheredado" porque su padre dejase todo el dinero a su mujer y sus hijos, le preguntó en concreto por la regularización de "una cantidad importante" de fondos que supuestamente había realizado el marido de su hija. Pujol aseguró que dicha puesta al día con Hacienda "nada tiene que ver con el legado que nos ocupa" y que dicho dinero procedía del negocio que su yerno "tenía en México", su país natal. Lo que no supo contestar era por qué regularizó al mismo tiempo que su hija. "Lo ignoro", fue su respuesta. Era una de las últimas preguntas que le plantearon.

Separación de bienes

La cuestión volvió a aparecer en el interrogatorio a la propia Marta Pujol Ferrusola. En este caso, fue la juez quien planteó la pregunta a la mujer casi al final de los 25 minutos que duró el interrogatorio. Así, tras recabar los datos sobre el dinero oculto en Andorra, la procedencia del mismo y los detalles sobre la herencia que conociera, así como sobre las personas que manejaron dichas cantidades, la magistrada Balfagón le interrogó por su marido. La hija del expresidente de la Generalitat aseguró que se casaron en 1988 y que tenían separación de bienes. Sin embargo, cuando centró sus preguntas en la regularización ante Hacienda del dinero que tenía en Andorra y del de su esposo, la mujer cayó en varias contradicciones.

Marta Pujol comenzó negando que su marido hubiera regularizado ante Hacienda. Terminó admitiendo que sí, aunque "no tiene nada que ver con la que yo realicé".

Así, comenzó asegurando que no le constaba que éste hubiera hecho ninguna declaración complementaria ante Hacienda y que, por tanto, no había podido producirse dicha coincidencia de fechas. Poco después, asumía que la misma existió aunque "no tiene nada que ver con la que yo realicé" y en la que ella había aflorado 558.000 euros. Incluso destacó que el matrimonio sólo hizo una declaración conjunta en los últimos años, la de 2010, y que el resto de los periodos las realizaron de manera separada. Declaraciones de IRPF en los que ella no incluyó el capital oculto en Andorra porque "hasta entonces actué con Hacienda como si ese dinero no existiera". Marta Pujol recordó que ella era arquitecta y que tenía un estudio en la localidad de Mataró que compartía, precisamente, con su marido. Todos sus ingresos, recalcó, venían de esta actividad profesional.

Arquitecta 'a dedo'

Pese a estar menos expuesta mediáticamente que sus hermanos Jordi, Oriol u Oleguer, Marta Pujol Ferrusola también se ha visto salpicada en los últimos años por la polémica que rodea al clan. La última vez, sólo unos días antes de su declaración ante la juez, cuando el diario La Vanguardia destapó que ocupaba la plaza de funcionario técnico superior de Ingeniería en el Ayuntamiento barcelonés de Sant Vicenç de Montalt desde 1996 sin haber superado un proceso selectivo. La contratación de la segunda hija del matrimonio del expresident y Marta Ferrusola fue decidida 'a dedo' por acuerdo de la comisión de gobierno de este municipio el 3 de abril de aquel año. El contrato tenía una validez de seis años, por lo que concluyó en abril del 2006, pudiendo ser prorrogado hasta un límite de cuatro años más, hasta el 2010. El mismo establecía una jornada de nueve horas semanales y una retribución 175.000 de las antiguas pesetas. En el momento en el que destapó el escándalo, su remuneración era de 2.264 euros.

Hace pocas semanas se supo que esta hija del expresidente llevaba desde 1996 como arquitecta 'a dedo' de un municipio barcelonés por el que cobraba 2.264 euros al mes

Un escándalo que, sin embargo, no era el primero. Pese a la discreción que durante años ha regido la política catalana, la mujer no pudo evitar tampoco en 1999 ser el centro de las sospechas al conocerse que había sido adjudicataria de siete proyectos de obra pública, seis de ellos por adjudicación directa, encargados por varios departamentos de la Generalitat desde 1988. Obras públicas como la construcción de dos escuelas, un centro de atención primaria o unas viviendas en un polígono de Badalona, con un volumen global superior a los 2.000 millones de las pesetas de la época (12 millones de euros), de los que la hija mayor del ‘president’ recibió unos 50 millones de pesetas (300.000 euros).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba