La convención del PP ignora a Bárcenas y la corrupción

Barones y ministros saltan en tromba contra Podemos y defienden la gestión de Rajoy

Barones del PP y miembros del Gobierno saltaron este viernes al ruedo de la Convención para defender la gestión de Rajoy y apagar los ecos del terremoto de la intervención de Aznar. Ataques a Podemos y ni una mención sobre Bárcenas o la corrupción.

Javier Arenas, María Dolores de Cospedal, Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre, Carlos Floriano, Rafael Hernando y Jesús Posada atienden las intervenciones de la Convención del PP
Javier Arenas, María Dolores de Cospedal, Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre, Carlos Floriano, Rafael Hernando y Jesús Posada atienden las intervenciones de la Convención del PP Efe

"Quieren que hablemos de otras cosas, pero nosotros hemos venido aquí para hablar de España", decía Cristóbal Montoro en su intervención matinal de la Convención del Partido Popular que se cierra este domingo. Barones y ministros saltaron al ruedo para apagar los ecos del cimbronazo dela intervención de José María Aznar, que acaparó focos y aplausos con su encendido discurso en reivindicación de su honestidad, sus años en el Gobierno y hasta de su liderazgo al frente del partido.

Fátima Báñez, Cristóbal Montoro, Fabra, Rudi, Monago, Bauzá... Barones del partido, ministros del Gobierno, defendieron ardorosamente la gestión de Mariano Rajoy e intentaron responder a la repuesta que lanzara el viernes José María Aznar que tanta huella ha dejado en este cónclave: "¿Dónde está el PP?". Cospedal tomó el toro por los cuernos, en una intervención franca y directa, y espetó con firmeza: "El PP está aquí".

Las palabras de Aznar provocaron un pequeño espasmo entre los miembros del Gobierno y la dirección del PP. Pero no tanto como se ha querido dar a entender. Ya se esperaba un mensaje combativo y escasamente complaciente para con su predecesor, a quien ni siquiera se refirió en sus palabras. Pero hoy todo eran loas y parabienes, un poco forzados, hacia el paso de Aznar por la convención. Buena cara, era la consigna. Y unidad, la palabra más repetida, junto a los elogios hacia la gestión del Gobierno y de su presidente. El más complaciente fue sin dudaJavier Arenas, ante una sala de plenos a rebosar. No tuvo empacho el vicesecretario del partido en afirmar que "si Rajoy es un ejemplo para Merkel y para Obama, ¿cómo no va serlo para nosotros también?”. La platea se venía abajo. Reconoció errores, sin citarlos, pero mencionando aviesamente a Cospedal, y auguró victorias electorales tanto en autonómicas, municipales como en generales. Era la respuesta a la pregunta nada retórica de Aznar sobre si el PP quiere ganar las elecciones. Pues sí, queremos ganarlas y las ganaremos, aventuró Arenas.

El tono de la jornada fue de optimismo rayando en la euforia, que es lo que se pretendía. Mariano Rajoy, reunido con las juventudes del PP, avanzó algunas de las líneas de su discurso del domingo.Arremetió contra Podemos, sin referencia expresa al partido de Pablo Iglesias, al hablar de aquellos que reciben becas de 1.800 euros (Íñigo Errejón) o que quieren cargarse el sistema sin saber muy bien qué pretenden. Podemos ha sido mención obligada en casi todos los oradores. No así la corrupción, ni menos aún, Bárcenas, relegado a las conversaciones de pasillo. Las incesantes declaraciones del viernes del extesorero se van diluyendo para dejar paso al sentimiento del grupo, al rearme de moral frente al año electoral que ahora se abre. El lunes, sin embargo, será otra cosa. Y los recelos y temores no se han abandonado. El nuevo capítulo Bárcenas acaba de ser inaugurado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba