Nacional

Gobierno y PP intentan parar la rebelión de sus "barones" para no hacer naufragar la conferencia de presidentes

El presidente, Santamaría y Montoro se unieron a Cospedal y Arenas, que habían citado en Génova a los líderes autonómicos. A Moncloa se le abre un frente inesperado con el disgusto de Valencia, Baleares y Aragón por el reparto de fondos de los PGE. Feijóo admite que "no le gustan a nadie", pero los califica de ejercicio "responsable y realista".

Gobierno y PP intentan parar la rebelión de sus "barones" para no hacer naufragar la conferencia de presidentes
Gobierno y PP intentan parar la rebelión de sus "barones" para no hacer naufragar la conferencia de presidentes

No se presenta fácil la V Conferencia de Presidentes autonómicos, que se celebra hoy en el Senado, porque ha terminado de complicarse con las críticas que muchos barones territoriales del Partido Popular han hecho a las Cuentas del Estado para el año que viene. El  malestar está bastante generalizado y algunos no han tenido empacho en manifestarlo públicamente justo en vísperas de una cita fundamental en la que el Gobierno necesita vender unidad en torno al cumplimiento del déficit y el resto de los compromisos europeos. Moncloa y Génova cruzaron mensajes con sus barones territoriales para "coordinarse" de cara a la cita de hoy. Por la tarde acudieron a la sede nacional donde les esperaba el presidente del Gobierno y líder del PP, Mariano Rajoy, que no tenía prevista su presencia. A él se unieron, dada la importancia de las críticas vertidas, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, al que le correspondió explicar los criterios que había aplicado a la hora de elaborar los Presupuestos Generales del Estado. Los convocantes iniciales había sido la secretaria general del partido, y presidenta, a su vez, de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, y el vicesecretario popular de política autonómica y local, Javier Arenas.

De fondo resonaban las críticas que a lo largo de los últimos días han realizado las comunidades de Baleares, Aragón y Valencia, o la reflexión que ayer mismo por la mañana realizó el presidente de la Xunta gallega, Alberto Núñez Feijóo, durante un desayuno en Madrid en el que le presentó el propio Mariano Rajoy. "Los Presupuestos Generales del Estado para 2013 no le gustan a nadie ni al que los ha hecho", dijo, aunque a continuación salió en defensa del Gobierno al agregar que se trata de unas cuentas "responsables y realistas" por las que se ha intentado, a su juicio, "priorizar los pagos inaplazables: pensiones deuda y servicios públicos esenciales. Por fin tenemos un Prfesupuesto que se enfrenta a los problemas con rigor y con seriedad".

También salió en defensa de Moncloa el presidente del Ejecutivo riojano, Pedro Sanz, quien habló de Presupuestos austeros que intentan mantener el equilibrio y el crecimiento económico, al tiempo que apeló al buen resultado de la Conferencia de Presidentes. "Espero que la altura de miras que todos debemos tener, las expectativas que los ciudadanos puedan tener en nosotros, la cordura y la responsabilidad nos lleve a que mañana (por hoy) podamos aprobar una declaración importante dee compromiso que genere confianza, tranquilidad y credibilidad en las administraciones públicas y en el conjunto del Estado", dijo.

Fabra denuncia "agravios comparativos", Rudi "presionará" para conseguir más inversiones y Bauzá los considera "absolutamente injustos"

Y eso es precisamente lo que transmitieron ayer Rajoy  y Cospedal a sus barones, sobre todo como mensaje a los levantiscos, a aquellos que, como el valenciano Alberto Fabra, han denunciado que siendo conscientes "del esfuerzo colectivo para que no nos desmadremos en cuanto al nivel de gasto, como otros años, lo que tenemos que hacer es que el poco dinero (que hay) se reparta entre todos para que no haya agravios comparativos", advirtió antes de alertar sobre situaciones que se mantienen del pasado y que siguen "generando discriminación a los valencianos". "Si hay poco dinero para todos, no puede haber para algunos que, además, son casi los de siempre, y para otros que sigamos estando discriminados", subrayó, según informó Efe.

El balear José Ramón Bauza fue uno de los primeros en criticar las cuentas para el año que viene y el pasado domingoo se despachó con un "son unos Presupuestos que de ninguna manera se merecen los ciudadanos de las Islas Baleares,absolutamente injustos para los intereses de las islas que están cumpliendo con sus objetivos presupuestarios y de déficit". Por su parte, la presidenta del ejecutivo aragonés, Luisa Fernanda Rudi, admitió que esperaba mejores datos en la partida de inversiones para su comunidad, por lo que "presionará" para que esos datos mejoren.

Se trató de un auténtico toque a rebato para intentar aunar consensos en torno a una declaración que se terminó de perfilar en la cita genovesa y que pretenden que ratifiquen todos los presidentes autonómicos, esto es, además de los del PP y los de Ceuta y Melilla, el de Cataluña, Andalucía, Asturias, Canarias y Navarra.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba