Nacional

Jaume Matas cumplirá 9 meses de prisión tras denegar el Gobierno su petición de indulto

El que fuera presidente del Ejecutivo balear solicitó el indulto, después de que la Audiencia Provincial se opusiera a sustituir por una multa la pena de nueve meses de cárcel que pesaba sobre él por el primer juicio del 'caso Palma Arena'.

 El expresidente del Govern balear Jaume Matas ingresará en prisión para cumplir una pena de 9 meses por tráfico de influencias después de que el Gobierno haya decidido este viernes denegarle el indulto que había solicitado.

Matas, condenado en firme por favorecer que un periodista que le escribía discursos se beneficiase ilegalmente de fondos públicos, deberá cumplir ahora la orden de privación de libertad suspendida a principios de año por la Audiencia de Palma hasta que el Gobierno se pronunciara sobre su petición de gracia, informa Efe.

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares ha confirmado que en los próximos días la sección primera de la Audiencia de Palma, que le condenó en primera instancia a seis años de prisión finalmente reducidos a nueve meses por el Tribunal Supremo, decidirá en qué términos se ejecuta la sentencia.

Será la sala que le condenó la que determine cuándo y dónde cumple la condena el exministro de Medio Ambiente, sobre quien pesa una segunda sentencia firme por cohecho, aunque en ese caso no conlleva la privación de libertad sino una multa de 9.000 euros.

Además, Matas está imputado en numerosos procesos judiciales por presunta corrupción, entre ellos el caso Nóos, en el que el juez José Castro le imputa dos delitos de prevaricación administrativa, dos de malversación de caudales públicos, dos de fraude a la administración y dos de tráfico de influencias.

Nóos es una de las múltiples piezas del caso Palma Arena, un macroproceso que se inició a raíz de la investigación sobre el sobrecoste de un velódromo construido bajo el último mandato de Matas al frente del Govern balear (2003-2007).

La primera pieza del caso que se sometió a juicio es la que llevará al antiguo líder del PP a la cárcel, igual que al periodista al que beneficio con fondos públicos, Antonio Alemany, cuyo indulto también ha denegado hoy el Gobierno.

A pesar de que queda a criterio del tribunal sentenciador el ingreso en prisión de los condenados a penas de menos de dos años y en la mayoría de los casos no se ejecuta, el pasado 10 de diciembre la Audiencia de Palma rechazó suspender el cumplimiento de la pena con el argumento de que el exministro de Medio Ambiente "no ha realizado acto alguno ni ha mostrado interés en reparar o rehabilitar" el daño causado.

La sección primera del tribunal provincial ponía el acento en que, además de la falta de arrepentimiento, Matas cometió el delito siendo la máxima autoridad política de Baleares.

Los magistrados subrayaron que los actos por los que fue condenado generan gran rechazo social y tuvieron en cuenta también que el hecho de que sobre el expresidente pese otra condena y que esté imputado en múltiples causas genera "mayor verosimilitud de proyección delictiva".

Poco después de ese pronunciamiento el expresidente regional presentó la solicitud de indulto denegada, lo que conllevó la suspensión de la orden de entrada en prisión mientras el Gobierno adoptaba una decisión. Tanto el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, en declaraciones públicas, como el propio Tribunal Supremo en el informe preceptivo expresaron posteriormente su rechazo a la concesión de la medida de gracia.

Fuentes judiciales han incidido en que al expresidente no le cabe presentar ningún recurso ordinario más y que, por tanto, la Audiencia deberá que ratificar su decisión en los próximos días, establecer un plazo para el ingreso en la cárcel y determinar en qué centro penitenciario cumple la pena.

Se espera que el tribunal adopte estas decisiones a partir del próximo lunes. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba