En el PSOE se prevén unas elecciones primarias "a cara de perro" después de los comicios europeos de mayo

Los socialistas madrileños se movilizan para que Rubalcaba no vuelva a imponer a Lissavetzky como candidato al Ayuntamiento de Madrid

La caída en desgracia de Ana Botella después del tropezón olímpico ha puesto en alerta a los socialistas madrileños, contrarios en su mayoría a que Alfredo Pérez Rubalcaba vuelva a imponer a Jaime Lissavetzky como candidato a la Alcaldía utilizando los resortes que controla en Madrid cuando llegue el momento de las primarias.

Jaimees un candidato fracasado y si concurriera como cabeza de cartel perderíamos la gran oportunidad que tiene la izquierda de arrebatar al PP el gobierno de la capital después de 25 años”, resume un miembro de la ejecutiva madrileña. En su partido, Lissavetzky es considerado como un político de perfil demasiado conciliador e inclinado al pasteleo, incapacitado en todo caso para abanderar una ofensiva contra el PP tan firme como la que necesitaría el PSOE para recuperar la Alcaldía, de la que fue desalojado Juan Barranco en 1989 a través de una moción de censura.

El PP lleva gobernando desde hace casi 25 años el Ayuntamiento de Madrid y el PSOE ve ahora la gran oportunidad para arrebatárselo

Lissavetzky acudió este jueves al desayuno que Ana Botella ofreció en un hotel madrileño para intentar quitarse la espina olímpica y la alcaldesa le agradeció el detalle después de desvelar que fue a uno de los primeros a los que telefoneó, junto al Rey Juan Carlos y a Mariano Rajoy, para contarle que en sus planes no estaba volver a meter a Madrid en la carrera por los Juegos de 2024. El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento tampoco oculta su amistad con Alberto Ruiz Gallardón, al igual que no puede esconder sus apuestas fallidas en clave interna de partido: respaldó a Joaquín Almunia cuando le ganó José Borrell en las primarias celebradas en 1998 para elegir secretario general, avaló a Trinidad Jiménez frente a Tomás Gómez cuando en 2010 éste se hizo con la candidatura a la presidencia de la comunidad autónoma y se la pegó hace dos años en las urnas cuando compitió por el sillón municipal con el hoy ministro de Justicia. “Demasiado compadreo y poca visión política”, se concluye en el PSM.

Detrás de Lissavetzky siempre ha estado Alfredo Pérez Rubalcaba y en la ejecutiva del PSM se da por descontado que moverá todas las piezas imaginables para que concurra en las elecciones primarias y las gane frente al resto de sus rivales. “La elección del candidato al Ayuntamiento se hará después de los comicios europeos de mayo y el ambiente va a estar muy caldeado si el descalabro en ellos es tan grande como pronostican las encuestas. Van a ser unas primarias a cara de perro”, aseguran fuentes del PSOE madrileño.

Los socialistas madrileños quieren acelerar la elección de su candidato para disputar la carrera hacia las municipales de 2015 con más posibilidades

El clima interno en sus filas es cada vez más tirante porque todavía no está despejada la candidatura del PP, aunque se da por hecho que Ana Botella no encabezará la lista, y también porque, según las encuestas disponibles, si se eligiera el cartel adecuado sería altamente probable que el PP no alcanzara la mayoría absoluta, abriéndose paso a un gobierno municipal de coalición de los socialistas con Izquierda Unida, salvo que el partido de Rosa Díez inclinara la balanza en contra. En 2011, con Ruiz-Gallardón como cabeza de cartel, el PP le sacó más de 392.000 votos al PSOE, casi 27 puntos de diferencia, con el 49% de las papeletas. Los sondeos más recientes revelen que ninguna fuerza política alcanzaría los 29 concejales que marcan la frontera de la mayoría absoluta en el Ayuntamiento y que la llave del Palacio de Correos la tendrían, por tanto, o Cayo Lara (IU) o Rosa Díez (UPyD).

En las últimas elecciones municipales, el PP le sacó al PSOE en la capital 392.000 votos y las últimas encuestas reflejan que ningún grupo obtendría la mayoría absoluta

El secretario general del PSM, Tomás Gómez, alcanzó a principios de año un acuerdo no escrito con Rubalcaba por el que se comprometía a respetar el calendario para las primarias de las que debe salir el candidato a las próximas legislativas y el segundo a no poner palos en las ruedas que pueden conducir de nuevo al propio Gómez a competir por la Presidencia de la comunidad. Sin embargo, la agitación interna que vuelve a detectarse dentro del PP madrileño después del batacazo olímpico – “Ya que no tenemos los Juegos de 2020, ojalá que tengamos Eurovegas”, dijo el jueves la alcaldesa –, ha llevado a parte de la ejecutiva regional a concluir que cuanto antes elija candidato el PSM, mucho mejor para trabajarse una plataforma electoral que, por otra parte, se considera imprescindible para ganar las próximas legislativas de 2015.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba