Nacional

Susana Díaz rompe con el bolivarismo: más cerca del Ibex que de los pobres de la Corrala Utopía

El principio del fin del pacto bipartito se halla en el road show que la presidenta de la Junta, de la mano de Felipe González, ha mantenido con los grandes banqueros. IU carga contra ellos por su 'stock' de casas sin alquilar: son dueños de alrededor de 100.000 viviendas vacías en Andalucía.

Una vecina de la Corrala Utopía en Sevilla abandona el edificio con sus pertenencias tras el desalojo por la Policía Nacional.
Una vecina de la Corrala Utopía en Sevilla abandona el edificio con sus pertenencias tras el desalojo por la Policía Nacional. EFE

Era la crónica de una crisis anunciada. Apenas siete meses le ha durado la paciencia a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, con sus socios de Gobierno. Desde la marcha de José Antonio Griñán, que apaciguó con amplia mano izquierda el populismo reivindicativo del aliado comunista, su sucesora había sobrellevado a marchas forzadas las continuas presiones de IU. Tanto para arañar ansiadas partidas presupuestarias como para poner en marcha medidas enseña de lo que llaman Socialismo del siglo XXI.

La coalición ha buscado financiación pública para proyectos revolucionarios como el Banco de Tierras, el banco público o pagar la luz y el agua de los más necesitados. Sin embargo, el PSOE ha descafeinado estas propuestas, bien posponiéndolas bien destinando cantidades menores que las exigidas. Los socialistas también se han opuesto a otra iniciativa estrella de IU: la creación de un impuesto a las grandes fortunas que sustituya al de Patrimonio. 

Donde parecía que había menos distancia entre los miembros del bipartito era en materia de vivienda. La ley antidesahucios, iniciativa emblema de la Consejería de Fomento (y antes Vivienda) de Elena Cortés, una de las tres en manos de IU, ha sido incluso defendida a capa y espada por los socialistas, sobre todo a raíz de la suspensión dictada por el Tribunal Constitucional, que mantiene paralizada la norma. La expropiación temporal de viviendas cuando los desahuciados están en riesgo de exclusión social había unido a socialistas y comunistas. Sin embargo, ahora, ese mismo riesgo de exclusión de las familias de la Corrala Utopía, desalojadas el pasado domingo por la Policía, ha abierto una brecha entre los socios de Gobierno difícilmente reparable.

La firma del decreto por el que Susana Díaz extirpa a la Consejería de Fomento las competencias de vivienda (Elena Cortés concedió 18 pisos a las familias de la Corrala sin su autorización) marca un antes y un después en la supervivencia del bipartito. La relación entre PSOE e IU ya nunca será igual. El principio del fin de la alianza se halla en el road show que Díaz ha mantenido, de la mano de Felipe González, con los grandes jefes del Ibex (Emilio Botín, Francisco González, Isidro Fainé, César Alierta, Ignacio Sánchez Galán, Borja Prado y demás patronos).

Estos grandes banqueros, que han dado créditos millonarios a la baronesa, viéndola en un papel de mayor relevancia en el PSOE nacional, se hallan al mismo tiempo en la diana de IU por su stock de casas sin alquilar. La misma consejera Cortés ha pedido multas para estas entidades, que son dueñas de 100.000 viviendas vacías en Andalucía. 

Susana se ha fotografiado con los primeros espadas del Ibex. ¿Alguien la ha visto con las familias de la Corrala Utopía, escuchando sus problemas a pie de calle? 

La presidenta de la Junta ha roto así con el bolivarismo, con su ideal de redistribución de la riqueza, hasta el punto de que el icono antidesahucios de la izquierda, Ana Colau, le ha recriminado que enfrente a "pobres contra pobres". Susana se ha fotografiado con los primeros espadas del Ibex. ¿Alguien la ha visto con las familias de la Corrala Utopía, escuchando sus problemas a pie de calle? Ella, cuya actitud ha sido calificada como propia de "señora feudal" por Gaspar Llamazares (IU), ha mantenido que la medida de Fomento fue ilegal por vulnerar la lista de espera de 1.000 demandantes de vivienda pública en Sevilla.

También ha evidenciado cierto acercamiento al nuevo líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, según las bases críticas de IU, que ven una entente cordiale entre los dos grandes partidos para aislar a la coalición ante la proximidad de las elecciones europeas.

La suspensión del pacto dura sólo horas

Sin embargo, desde el partido de Antonio Maíllo esgrimen que la normativa a la que se acoge Fomento exceptúa de la lista de espera los casos de "riesgo de exclusión social cuando se justifique su carácter de urgencia por los servicios sociales del Ayuntamiento". Si bien IU no tiene tales expedientes redactados directamente por el Consistorio sevillano, gobernado por Juan Ignacio Zoido (PP), sí que cuenta con "informes sociales favorables custodiados por el Defensor del Pueblo Andaluz, que reclamó su realojo a la Consejería de Fomento y Vivienda y al Ayuntamiento de Sevilla en el marco de una comisión técnica". 

Con estos argumentos, los comunistas, que han realojado a ocho de las 22 familias de la Corrala, llegaron a suspender temporalmente el pacto de Gobierno. Pero ha sido por poco tiempo. Escasas horas. Menos de un día. En las negociaciones de ayer noche que duraron hasta la madrugada, la jefa del Ejecutivo autonómico cedió ante los comunistas con tal de no alargar más la crisis y firmó otro decreto para devolver las competencias de vivienda al departamento de Fomento. Esta sábado ya lo publica el BOJA. Y eso que había sostenido que no daría marcha atrás si sus socios no anulaban la concesión de las llaves.

Desde el PSOE sólo se impuso a IU que la situación de las ocho familias, que permanecerán en los pisos de la Junta de forma "provisional", será revisada por los servicios sociales a fin de certificar que cumplen los requisitos legales para recibir una vivienda.

No obstante, en medio de este choque de fuerzas, militancia y cargos políticos de ambas formaciones van dando pábulo en privado a una salida que ya sobrevolaba la Junta desde el aterrizaje de la heredera: anticipar los comicios autonómicos previstos para 2016. El exlíder comunista Julio Anguita dejó este viernes un mensaje revelador: "Lo valiente es no aceptar la humillación e irse con dignidad". Al unísono, el propio Griñán declaró: "En democracia no es una tragedia adelantar elecciones". Más que un presagio...


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba