Nacional

Casadas con la corrupción: las esposas de los defraudadores corren suertes desiguales

Las mujeres de la corrupción han sido tan protagonistas de los escándalos como sus esposos. Todas han alegado "desconocer" las actividades de sus esposos. Pero las mismas acusaciones de blanqueo y fraude fiscal han llevado a algunas a la cárcel mientras que otras siguen libres de toda acusación

La ministra de Sanidad, Ana Mato y su ex esposo, Jesús Sepúlveda
La ministra de Sanidad, Ana Mato y su ex esposo, Jesús Sepúlveda EFE

El juez Castro ha decidido practicar nuevas diligencias en el caso Noos para aclarar la implicación del vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau. La medida no es sólo un alivio para Grau sino, sobre todo, para la infanta Cristina que vuelve a ganar tiempo. Las nuevas diligencias retrasan los escritos de acusación, retrasan los recursos y retrasan, sobre todo, la decisión de sentarla en el banquillo o no hasta después de Navidades. Ha sido la última coincidencia afortunada para una de las esposas de la corrupción que corre una suerte muy diferente a la de otras de las mujeres acusadas de ser cómplices del delito de sus esposos.

La infanta Cristina y el ladrón de televisores

La esposa de Iñaki Urdangarín y hermana del Rey ha resultado ser la única miembro de los dos matrimonios acusados que no ha sido acusada de blanqueo de capitales. Mientras que la mujer de Diego Torres, el socio de Iñaki Urdangarín, Ana María Tejeiro, ha recibido todos los cargos, la Audiencia de Palma ha considerado a doña Cristina sólo responsable del fraude fiscal pero no del blanqueo.

La Audiencia de Palma ha llegado a desarrollar una línea propia para justificar su exculpación: la doctrina del ladrón de televisores. Los jueces aseguran que el blanqueo de Urdangarín no conlleva la complicidad de su esposa, hasta el punto de que "no cabe concluir que la infanta conociera o tuviera razones para pensar que el dinero que había en la cuenta de Aizoon (...) pudiera ser de dinero procedente de la malversación" y llegan a comparar su situación con la de la esposa de un ladrón de televisores para asegurar que acusarla sería "tan absurdo como el que un delincuente hubiera sustraído un televisor y que al utilizarlo su familia cometiera un delito de blanqueo".

Doña Cristina no sólo ha sido más afortunada que las demás esposas de otros casos de corrupción sino que, además, ha sido más afortunada que la propia Ana María Tejeiro, la esposa del otro miembro de la sociedad, Diego Torres. Entre una y otra esposa se han vivido, al menos, cuatro diferencias claras: 

  • Medidas de investigación previas: El juez Castro ordenó a petición de la Fiscalía el pasado 3 de noviembre de 2011 el registro del domicilio de Diego Torres y Ana María Tejeiro. Pese a que Doña Cristina registró el palacete de Pedralbes como “oficina”, no hubo orden de registro.
  • Notificación de la imputación: El escrito en el que el juez Castro imputaba a la esposa de Diego Torres pedía “recibir declaración en calidad de imputados, asistidos de Letrado y con instrucción de sus derechos a Don Diego Torres, a Doña Ana María Tejeiro Losada”. Fueron 15 líneas que ni Fiscalía ni Abogacía del Estado recurrieron. La imputación de la Infanta requirió 9 meses de trabajo y un auto de 227 folios que él mismo describió como “un tratado de derecho procesal”.
  • Tres citaciones de Ana María Tejeiro frente a Cristina de Borbón: La esposa de Diego Torres ha sido citada a declarar en tres ocasiones desde que comenzó el procedimiento. La hija del Rey fue llamada en una ocasión y esa citación tuvo que ser revisada y ratificada por la Audiencia de Palma.
  • La actuación de la Agencia Tributaria: Hacienda comenzó acusando a la esposa de Diego Torres. Sólo cuando se planteó la extensión de ese criterio a Doña Cristina, Hacienda cambió su doctrina para permitir la desgravación de ingresos ilegales y la amortización no permitida hasta ese momento.

La ministra Ana Mato y el Jaguar invisible

La segunda más afortunada entre las esposas de la corrupción es la Ministra de Sanidad, Ana Mato. Ex esposa de Jesús Sepúlveda, el ex alcalde de Pozuelo y uno de los hombres clave en la trama Gürtel, Mato también ha alegado desconocer las actividades presuntamente ilegales a las que se dedicaba su marido. Ni siquiera conoció el regalo de un Jaguar que Francisco Correa entregó a su entonces esposo cuando era secretario general del partido en 1999.

Mato aseguró que a ella los coches no le llamaban "absolutamente nada la atención" y, en declaraciones a Onda Cero, aseguró "en muchos años de convivencia, Jesús Sepúlveda nunca me consultó sobre qué tipo de coche adquiría".

La fortuna de Ana Mato es tal que ni las posteriores sospechas confirmadas por el juez Ruz ni los posteriores escándalos de la trama de Correa la han sacado del Gobierno de Mariano Rajoy. Igualmente, su situación de aforada ha impedido que el juez de la Audiencia Nacional pueda llamarla a declarar sin elevar el asunto al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid.

Ana Mato ha salido, pues, indemne de la corrupción con la que convivió durante años.

Isabel Pantoja y Maite Zaldívar

Las dos parejas del ex alcalde de Marbella, Julián Muñoz, han ingresado en prisión pese a haber alegado el clásido desconocimiento de las actividades ilícitas de su pareja. Sin embargo, entre ambas hay sutiles diferencias que reflejan distintos tratos a una y otra, pese a que ambas están condenadas por el mismo delito de blanqueo de capitales.

Maite Zaldívar fue condenada a dos años y medio de prisión por el blanqueo de 1,7 millones de euros. Ingresó en la prisión de Alhaurín de la Torre (Málaga) el 27 de octubre, fruto del del acatamiento voluntario de su condena. Por su parte, Isabel Pantoja ha conseguido retrasar su entrada en prisión tres meses más y, sobre todo, cumplir una pena de cárcel de 6 meses menos aun cuando la cuantía que blanqueó fue superior a la de Zaldívar. Así, Pantoja fue condenada a dos años y un día de cárcel por el blanqueo de 1,8 millones de euros.

La Audiencia Provincial de Málaga ha justificado posteriormente la necesidad de que la cantante entre en prisión por la función ejemplarizante que ha de cumplir la pena.

Rosalía Iglesias y las cajas fuertes

Rosalía Iglesias es la esposa de Luis Bárcenas. Ha sido la más desafortunada de las esposas de los acusados. Como todas las demás, alegó desconocimiento de las actividades de su marido en su declaración ante el juez Ruz: "A lo largo de todo este proceso yo me he ido enterando de cosas y mucho más en estos meses que mi marido ha estado en soto del Real", dijo. Cuando el juez le preguntó por los movimientos realizados entre 2004 y 2007, entre ellos uno en efectivo de 500.000 euros, remató: "Estoy asombradísima de todas las cantidades".

Gastos de Rosalía Iglesias

Desde entonces, el juez ha evitado dictar medidas cautelares contra ella pero sí ha impuesto una medida que ha complicado su vida: ha bloqueado todas sus cuentas bancarias hasta el punto de que Iglesias ha llegado a entregar al juez su lista de la compra para solicitar al magistrado que desbloquee 5.000 euros al mes de sus cuentas bancarias: 400€ para Luis, 90€ en carne, 50€ en peluquería... detallaba. 

Rosalía Iglesias ha recibido mensajes de apoyo de muchos dirigentes del PP, incluído el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que le transmitió que "su marido era una gran persona" en un encuentro 8 meses después de su imputación. Sin embargo, los apoyos han sido sólo verbales. Iglesias sigue esperando fondos desde el tribunal.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba