conversación telefónica con la supuesta hija ilegítima del rey

La 'hija' belga de Juan Carlos I: "Claro que me gustaría conocer a mi padre; estoy muy emocionada"

Ingrid Sartiau, la supuesta hija belga del rey Juan Carlos, habla con 'Vozpópuli' tras la decisión del Supremo de admitir a trámite su demanda de paternidad. Se declara "muy, muy, muy contenta"...

Una de las imágenes que Sartiau comparte la muestra a ella y a Albert Solá junto a una imagen del rey padre
Una de las imágenes que Sartiau comparte la muestra a ella y a Albert Solá junto a una imagen del rey padre

Las últimas horas han sido un torrente de emociones para Ingrid Sartiau, la presunta hija del rey Juan Carlos que ha conseguido este miércoles algo histórico: que le acepten una demanda contra el ex jefe de Estado por primera vez en la historia de la democracia española. Vozpópuli ha mantenido una conversación telefónica con Sartiau, quien se ha declarado "muy emocionada" ante tan importante acontecimiento y preguntada por si le gustaría conocer al rey, ha respondido que "por supuesto, me encontraré con él sin duda". También ha asegurado que esta decisión del TS supone para ella "un éxito enorme, históricamente es una gran victoria".

En las palabras de esta belga nacida en Gante (como Carlos I de España y V de Alemania) no hay ni atisbo de rencor, dado que ella creció sin saber quién era su padre, pues su madre Liliane Maria José Ghrislaine Sartiau nunca se lo dijo para no causar "daño" ni "sufrimiento" a Juan Carlos. Hasta 2012, cuando su hija le hizo un comentario muy crítico sobre el episodio de caza protagonizado por el rey de España en Botswana, crítica ante la que su madre respondió: "No hagas caso a la prensa. Es un hombre muy bueno. Lo conozco bien porque es tu padre".

"Esto es histórico, tengo mucha emoción, es una enorme, enorme alegría. Ha sido un gran trabajo el de mi abogado", dice Sartiau, que considera que ahora es el momento de hacer un test de paternidad, aunque no sabe cuando será: "Lo único que sé es que el Tribunal Supremo ha aceptado mi demanda".

"Nunca lo he visto"

"Sí, me encantaría verlo personalmente, nunca me he encontrado con él, lo cual es una pena, una gran pena", ha dicho la belga, que posiblemente ya había sido informada de que esta decisión judicial iba a producirse y que apenas unas horas antes de conocerse la noticia había compartido esta información de Vozpópuli en sus redes sociales.

"Para mí es un éxito enorme, históricamente es una gran victoria"

Precisamente esta red social viene siendo durante tiempo el escenario de las reivindicaciones de Sartiau, que comparte de forma habitual imágenes del Rey Juan Carlos mientras muestra sus gustos sobre páginas y temas relacionados con las casas reales europeas. Un gusto que en cualquier caso le podría haber venido ya a avanzada edad, pues no hace ni tres años que descubrió la presunta identidad de su padre.

Una demanda bien argumentada

La demanda que ha sido admitida a trámite incorpora el acta notarial que firmó su madre y en la que declara que en 1965 mantuvo un largo encuentro sexual con "un hombre de 31 años gentil, guapo, dulce y con los ojos azules", cuya verdadera identidad ella desconocía, pero que resultó ser Juan Carlos de Borbón, que en esa época (año 1966) ya llevaba 3 años casado con Sofía de Grecia.

En el acta notarial se cuenta con pelos y señales cómo ocurrió todo, según Sartiau. Supuestamente, Liliane María se encontraba de vacaciones en la Costa del Sol, donde conoció a Juan Carlos, con el que mantuvo relaciones sexuales durante 3 días seguidos en un hotel de lujo. Afirma que no supo quién era el que ya por entonces figuraba como Príncipe de España, desconocimiento del que la sacó el conserje del hotel donde ambos se alojaron. Añade la supuesta amante que cuando se enteró, quedó tan impresionada que volvió en coche a Bélgica, donde no volvió a tener relaciones sexuales hasta que se produjo el nacimiento de su hija, Ingrid, el 5 de agosto de 1966. Cuando el supuesto encuentro sexual se produjo, el rey ya llevaba tres años casado con la reina Sofía.

Precisamente este documento ha sido una de las claves para que el Tribunal haya admitido la demanda de Sartiau y no la de su supuesto hermanastro, el catalán Albert Solá. Solá fue dado en adopción y no cuenta con testimonio alguno de su madre biológica y las supuestas relaciones que pudo mantener con el ex jefe de Estado español.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba