LA INFANTA, AL BANQUILLO

¿Iguales ante la Ley? El auto admite exceso de celo con la infanta

El juez Castro reconoce en su auto que con la hermana del rey "ha sido incluso aún más garante que con los demás imputados" y ha tenido que justificar su imputación con "exhaustividad".

La hermana del rey, a su entrada a los Juzgados de Palma de Mallorca el día que declaró ante José Castro.
La hermana del rey, a su entrada a los Juzgados de Palma de Mallorca el día que declaró ante José Castro. EFE

Cristina de Borbón y Grecia se convertirá a finales de 2015 en la primera integrante de la familia real española que se siente en el banquillo de los acusados. Un hecho que parece refrendar las palabras sobre la igualdad de todos ante la Ley que en el discurso de Navidad de 2011 pronunció su padre, el entonces jefe del Estado Juan Carlos I. Sin embargo, el propio auto del juez José Castro que ha propiciado esta situación admite que para llegar hasta aquí ha tenido que ser con ella "aún más garante que con el resto de los imputados". El escrito del magistrado admite que muchos de los pasos que ha dado en los últimos meses han estado presididos por una "exhaustividad" que no se aplica en otras actuaciones judiciales.

En su escrito, el juez reconoce que "ninguna imputación ha sido tan fundamentada" como la de Cristina de Borbón y llega a hablar de "exhaustividad"

El juez Castro recalca que "ninguna imputación ha sido tan fundamentada como la de doña Cristina Federica de Borbón y Grecia" y ello sólo para "convocar a una persona a prestar declaración en calidad de imputada", un trámite que, recuerda, "se solventa con una muy escasa literatura, abismalmente distante de la que se ha empleado en el presente caso". De hecho, recuerda que ninguna parte, ni defensas ni acusaciones, le han pedido durante la instrucción que para citar al resto de encausados tuviera que "afanarse [...] en justificar su llamada con una exhaustividad que ni remotamente puede compararse con la utilizada para convocatoria" de la infanta "o cualquier otra actuación judicial en que se la contemplara". 

El magistrado destaca el papel jugado en esta situación por el representante de la Fiscalía, Pedro Horrach, y su postura de defender "incansablemente el sobreseimiento" de la hermana del rey incluso en momentos procesales en los que "a no concurrir ningún dato nuevo, y ninguno puede en buena lógica sobrevenir al estar cerrada en firme la instrucción" siguiera reclamándolo a pesar de que la respuesta que el magistrado iba a dar era "fácilmente adivinable". Sobre la presunción de inocencia de la infanta Cristina, "de cuya conculcación también se hace eco el Ministerio Fiscal", Castro insiste que éste "no estriba en cerrar los ojos ante la sospechas que puedan darse sobre la comisión de un delito, sino continuar la investigación hasta que aquéllas se desvanezcan o se tornen en indicios racionales", que es lo que considera que ha ocurrido en este caso.

Imputación "controvertida"

Castro, que reconoce en su escrito que la imputación de la hermana del rey ha sido "controvertida", se defiende de las acusaciones sobre su supuesta obsesión por imputar a la intanta a toda costa. El juez señala que, al contrario, “ha sido incluso aún más garante que con los demás imputados, y cualquier censura debiera venir por ese lado, por lo que la alegada indefensión, si es que existe en algún recóndito tramo que no es adivinable, sería la misma que padecerían todos los imputados de esta causa y de todas las demás que se siguen en el país”.

Castro critica al fiscal el "especial apoyo" que ha prestado a la infanta frente a otros cinco imputados de los "que se desentiende" pese a encontrarse "en la misma situación procesal"

"Lo correcto -continúa el juez en su escrito- no es postular el cambio de criterio de un Juez sino el legislativo de todo un sistema jdicial que, si algún reproche cabría hacerle y no es que este Instructor lo haga porque nunca están de más las garantías, es de hipergarantista". En este sentido, insiste que está "totalmente de acuerdo" con el Fiscal cuando éste aseguró que no podía ni debía "tolerar eventuales distorsiones en función del perfil personal, social o de otra índole de determinado ciudadano", pero rechaza “enérgicamente” que ninguno de los órganos judiciales, incluido él y la Audiencia Provincial, hayan tomado decisiones en esta lína para perjudicar a la hermana del rey precisamente por serlo.

De hecho, recalca que si alguien ha hecho "diferencia de trato" en la causa ha sido, precisamente, el fiscal, del que critica que no planteara la misma petición para Cristina de Borbón y Ana María Tejeiro, esposa de Diego Torres, que para otros cinco imputados que "se encuentran rigurosamente en la misma situación procesal". Castro recrimina a Horrach que sobre éstos "se desentiende y deja abandonados a su exclusiva suerte" sin prestarles el "especial apoyo" que dio a la hermana del rey y a la otra imputada.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba