Nacional

Historias de cronopios y famas, de Julio Cortázar, cumplió 50 años

Es un libro inclasificable, cortaziano a más no poder e indispensable en el apresto literario y sentimental de todo aquel que se haya adentrado en el universo narrativo del argentino Julio Cortázar.

Publicado por Minotaruro en 1962, está estructurado en cuatro partes: Manual de instrucciones, Ocupaciones raras, Material plástico e Historias de cronopios y de famas.

Es un libro inclasificable, cortaziano a más no poder e indispensable en el apresto literario y sentimental de todo aquel que se haya adentrado en el universo narrativo del argentino Julio Cortázar.

Publicado por Minotaruro en 1962, está estructurado en cuatro partes: Manual de instrucciones, Ocupaciones raras, Material plástico e Historias de cronopios y de famas.

A través de una estructura de textos breves y fragmentos, Historias de cronopios y famas ofrece una suerte de taxonomía humorística del género humano, a través de escenas tan descabelladas como instantáneas con las que Cortázar pretende ilustrar dos polos opuestos de una misma naturaleza.

“Empecé a escribir sin saber cómo eran. Luego tomaron un aspecto relativamente humano, con esas conductas especiales de los cronopios, que son un poco la conducta del poeta, del asocial, del hombre que vive un poco al margen de las cosas. Frente a ellos están los famas: grandes gerentes de los bancos, presidentes de las repúblicas, la gente formal que defiende el orden”, contaba al respecto el escritor.

En el medio, quedan “Las esperanzas”. Estos  son personajes intermedios, que están un poco a mitad del camino, sometidos, según las circunstancias, a las influencias de los famas o de los cronopios.

Historias de cronopios y de famas  socavan el racionalismo trivial y mecanizado. Sus situaciones límite  ilustran el principio patafísico de Alfred Jarry, según el cual lo verdaderamente importante no son las leyes, sino las excepciones .

Justamente para celebrar el aniversario de estre libro, en Madrid se presentó  el libro Mundo Cronopio, con ilustraciones de la artista italiana Judith Lange. Aurora Bernárdez, viuda de Cortázar viajó al Centro de Arte Moderno de Madrid para participar en la presentación.

Bernárdez, que muy pocas veces ha dado entrevistas y prefiere reunir documentación sobre la obra del autor de Rayuela, refierió: "Julio nunca se puso a escribir 'los cronopios'. Era algo circunstancial. Él iba a Correos, por ejemplo, y le salía una historieta cómica, conforme se le iba ocurriendo. Después, con todo eso se armó el libro".

Hace casi tres años, Bernárdez publicó un libro maravilloso llamado Papeles inesperados, en él, podían hallarse cartas, textos inéditos y capítulos suprimidos de Rayuela. Estos documentos fueron encontrados por la viuda en una cómoda que había permanecido cerrada durante años y que vio luz en una edición de Alfaguara.

El próximo año, cuando se cumple medio siglo de la publicación de Rayuela, Bernárdez tiene prevista la publicación de una serie de cartas escritas por el argentino durante el proceso de creación de la novela.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba