LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN

Así fue la Operación Púnica: una decena de guardias civiles y nueve meses de investigación

Para evitar filtraciones, sólo un reducido grupo de agentes de la UCO conocía al detalle las pesquisas que han llevado a Granados y a su socio a la cárcel. Pese a ello, han conseguido algo que pocas veces se logra: pillar ‘con las manos en el cohecho’ a los corruptos.

Dos agentes de la UCO se llevan a uno de los detenidos dentro de la 'Operación Púnica'
Dos agentes de la UCO se llevan a uno de los detenidos dentro de la 'Operación Púnica' EFE

“¿Qué es eso de la UCO?” Cuando el constructor David Marjaliza, amigo de Francisco Granados y presunto cabecilla de la trama desmantelada en la Operación Púnica’, hizo esa pregunta, la Guardia Civil llevaba ya meses tras sus pasos. Su interlocutor era, precisamente, el ‘exnúmero 2’ de Esperanza Aguirre en el PP madrileño, quien le acababa de alertar por teléfono de que estaba siendo investigado tras recibir un 'chivatazo' de un agente del propio Instituto armado. Para dar más fuerza a su advertencia, Granados introdujo las siglas de la Unidad Central Operativa, el grupo de élite del Instituto armado en la lucha contra la delincuencia. Sin embargo, al empresario aquellas tres letras no le sonaban a nada y, como en su día Jordi Pujol con la UDEF, pidió a su amigo de la infancia que le aclarara a qué se refería con ellas.

La 'Operación Púnica' es la guinda al 25 aniversario de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil que se cumple este año

Hoy, tras más de una semana en prisión, Marjaliza ya sabe qué es la UCO y, a la vista de las consecuencias que para él ha tenido, seguro que no se le olvidará. También muchos ciudadanos han aprendido en los últimos días el significado concreto de las siglas de esta unidad sobre la que se hizo una serie de televisión y que, precisamente, celebra este año su 25 aniversario. Además, en su ‘palmarés’no faltan éxitos: ellos resolvieron el secuestro de la farmacéutica de Olot, investigaron el crimen de las niñas de Alcásser, devolvieron a su sitio el Beato de Liébana o montaron la exitosa 'Operación Montaña' contra el contrabando de tabaco con Andorra, entre decenas de operaciones más. Claro que, como ha pasado con la UDEF de la Policía, ha sido la corrupción la que la ha colocado de nuevo en el epicentro del interés mediático.

Y lo ha sido gracias, curiosamente, a su grupo de más reciente creación: el Grupo de Delitos contra la Administración. Antes existía uno denominado de Delitos Urbanísticos que se formó en la época del socialista Joan Mesquida al frente de la Guardia Civil. Es el que hizo la 'Operación Totem' en 2007 que destapó pelotazos irregulares en la localidad murciana de Totana y entonces puso contras las cuerdas al ejecutivo del 'popular' Ramón Luis Valcárcel. Sin embargo, en septiembre de 2013 se decidió su reconversión al percibir que la delincuencia económica que pretendía combatir iba mucho más allá del ladrillo. “Nos dimos cuenta en una reunión con fiscales de Baleares por un tema de corrupción. Cuando les dimos el nombre de la unidad que iba a intervenir nos pusieron caras raras porque en el caso no se investigabaningún ‘pelotazo’ urbanístico. Decidimos entonces cambiar el nombre por el del título del Código Penal que engloba esta tipo de delincuencia, el de delitos contra la Administración, y estructurarlo en consecuencia a su nuevo campo de actuación”, detalla uno de sus responsables. Y el efecto no se hizo esperar. “Fue cambiar de nombre y empezaron a encargarnos nuevas investigaciones”.

El antecedente de la 'Operación Rocket'

Tampoco se demoraron los resultados. Sólo un año después de que surgiera dentro de la UCO, ya han destapado lo que para muchos es ya ‘la segunda Gürtel’. Y no es la primera operación que hacen. En octubre del pasado año, sólo un mes después de crearse el equipo, ya habían propinado un golpe importante a la corrupción. Fue la ‘Operación Rocket’, la desmantelación de una trama local en Peñarroya-Pueblonuevo (Córdoba) que supuestamente desvió entre 2007 y 2011 subvenciones de la UE para recuperar una zona minera en declive. En aquella operación también cayeron cargos políticos- En concreto, Luisa Ruiz, exalcaldesa de la localidad y miembro en aquel momento vocal de la Ejecutiva del PSOE andaluz de la recién estrenada Susana Díaz. De hecho, una de las carácterísticas de su actuación han sido las detenciones sin importar el color político de los implicados.

En sólo nueve meses, la investigación sobre la trama de Granados y su socio estuvo 'madura' para realizar las detenciones

Y así ha sido en la 'Operación Púnica'. Fue detenido Francisco Granados, el todopoderoso exalcalde de Valdemoro, hombre de confianza dela ‘lideresa’ Esperanza Aguirre durante años y senador hasta hace sólo unos meses. Pero también un alcalde socialista, como José María Fraile, sustituto de Tomás Gómez e íntimo amigo de éste. Y otros regidores ‘populares’ que en los últimos meses se codeaban en actos públicos hasta con Mariano Rajoy. En total, medio centenar de personas entre arrestos e imputaciones. “La operación se explotó cuando se consideró que estaba madura, y ese momento era el 27 de octubre, tras acordarlo con el juez Eloy Velasco y las fiscales Anticorrupción. Fue un trabajo en equipo”, resalta uno de los responsables de la UCO.

-¿Y cuándo se considera que una operación está madura?

-No es una norma escrita, pero se suele actuar cuando está aproximadamente al 70%. Esperar a tenerla al 100% puede poner en riesgo la operación y que se pierdan pruebas. Hacerlo antes puede suponer no alcanzar los objetivos previstos.

Y así lo hicieron con la 'trama Púnica'… pese a que las pesquisas sólo llevaban nueve meses en marcha. Fue el 1 de febrero cuando la Fiscalía Anticorrupción decidió poner en marcha la investigación después de recibir de las autoridades suizas información sobre la existencia de movimientos sospechosos en sendas cuentas en el banco UBS cuyos beneficiarios últimos eran Granados y Marjaliza. Meses después, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Eloy Velasco, asumía el caso y abría diligencias previas. Entre aquel día de febrero y las detenciones sólo pasaron nueve meses. Eso sí, de intenso trabajo, porque desde el primer momento, y dada la presencia en el epicentro de las sospechas, de Granados, el que fuera todopoderoso 'número 2' del PP madrileño, los mandos de la UCO decidieron extremar la discreción sobre las mismas.

Discreción hasta el último día

¿Cómo? En primer lugar, involucrando en las mismas a un número reducido de agentes:sólo una decena. En segundo lugar, evitando que los agentes que realizaban los seguimientos residieran o tuvieran una relación estrecha con la localidad madrileña de Valdemoro, donde vivían los dos presuntos cabecillas de la trama y en la que, por estar allí el Colegio de Guardias Jóvenes del Instituto armado, muchos agentes tienen su domicilio. Así intentaban evitar ser detectados por los investigados. "A lo largo de las pesquisas contamos con la colaboración de personal de otros grupos y, por supuesto, según se iba avanzando en las pesquisas se sumaron nuevos agentes que estaban en otros casos para ayudar, sobre todo el pasado 27 de octubre, cuando se procedió a realizar las detenciones y los registros", detallan mandos de la UCO. Sin embargo, ni en ese momento se rompió la máxima de la discreción: "Se les convocó a las 6 de la mañana en la 'base' sin decirles qué se iba a hacer".

La UCO desmiente que Hervé Falciani, el informático que destapó la lista de evasores del HSBC, esté en el origen de la 'Operación Púnica'

Motivos no les faltaban para extremar las precauciones, ya que un mes antes de las detenciones el 'chivazato' de un agente de la propia Unidad había puesto en serio riesgo el operativo. El guardia civil, integrante de un grupo de apoyo de la propia UCO, se había acercado una noche en un bar de copas de Valdemoro a Granados para informarle de que a su amigo Marjaliza le seguían los pasos. Al enterarse los responsables de la operación de la existencia del 'soplo', y para evitar que el agente siguiera facilitando información que hiciera fracasar la misma, le hicieron creer que el operativo estaba relacionado con otra investigación. Lograron su objetivo. Al final, fue detenido dos días después del grueso de los arrestos.

Cuando se pregunta a los guardias civiles qué papel jugó en toda la investigación Hervé Falciani, el informático del HSBC de Suiza que se hizo célebre por facilitar a las justicias de varios países, entre ellos España, información sobre evasores,esbozan una sonrisa irónica. Saben que desde el entorno del personaje se ha propagado que ha sido una pieza clave en la ‘Operación Púnica’ y que diversos medios de comunicación han aireado la misma.“Ni está ni se le espera”, suelta lacónicamente un mando para a continuación asegurar que el para muchos ‘Robin Hood’ contra el fraude fiscal “no ha tenido nada que ver con las investigaciones. Es triste que haya gente empeñada en adjudicarse méritos que no tiene”. Los responsables de las pesquisas insisten en lo que el propio juez Eloy Velasco recoge de manera destacada en sus autos: fue un aviso de las autoridades helvéticas, a la postre los 'enemigos' del informático del HSBC, los que dieron la primera pista. "Las gracias hay que dárselas a los suizos no a Falciani", insisten.

Especialistas en contratación y subvenciones

De hecho, para ellos en esta operación "no ha habido ayudas mágicas y sí muchas horas de trabajo”. La mayoría de ellas, frente a las pantallas de los ordenadores, escrutando documentación contable, pero también haciendo 'trabajo de calle'en referencia a seguimientos. “El grupo tiene expertos en urbanismo, en contratación pública, en subvenciones…”, destacan desde la propia UCO que resaltan que sus agentes reciclan continuamente sus conocimientos con cursos en la Agencia Tributaria, en el Tribunal de Cuentas y en 'masters' universitarios. En este sentido recuerdan que cuando el pasado 27 de octubre iban a iniciar el registro en uno de los ayuntamientos donde se habían cometido presuntamente irregularidades, el interventor del mismo intentó 'marearles' sobre la documentación que reclamaban. "Uno de nuestros agentes le explicó con tanto detalle qué querían y qué no, que al hombre no le quedó más remedio que decirle:'vale, vale, ya veo que saben lo que quieren", rememoran.

La Guardia Civil destaca la colaboración ciudadana, sobre todo de técnicos municipales que eran testigos de irregularidades

La formación es una de las principales características de los intregrantes del Departamento de Delincuencia Económica y Tecnológica, donde se encuadra el Grupo de Delitos contra la Administración. "Ya no se investiga simples delitos económicos. Ahora nos enfrentamos a una criminalidad organizada capaz de crear entramados empresariales tan complejos que requieren un alto nivel de especialización para detectarlos", señalan. Un planteamiento al quela realidad y los resultados le han dado la razón hasta ahora. De hecho, en este mismo departamento se encuentra el Grupo de Delitos Económicos que ha sido el responsable de la investigación que ha desentrañado la maraña de los ERE que investiga la juez Mercedes Alaya y que actualmente lleva a cabo una investigación sobre los cursos de formación en Andalucía. No hay que olvidar que la corrupción es la segunda preocupación de los españoles, según el CIS.

Sin embargo, la 'Operación Púnica' aún no ha acabado. Los integrantes del Grupo de Delitos contra la Administración llevan ya días analizando toda la documentación intervenida y otra que ha llegado a sus manos gracias a la colaboración ciudadana "que ha sido espectacular, sobre todo de técnicos municipales que eran testigos de las irregularidades", recalcan. Si se les pregunta por una 'segunda fase' de la misma, no la descartan. Mientras tanto, en la sede de la Unidad, un discreto edificio de líneas modernas y aspecto gris en los límites de Madrid, la actividad sigue. Lejos queda ya 1989, cuando se creó la UCO y unas pocas decenas de agentes se instalaron en los despachos de la última planta de un viejo edificio de la Dirección General. Entonces, comenzaron investigando, sobre todo, homicidios, casos de narcotráfico... Ahora, sin embargo, con varios centenares de agentes ya en sus filas, además de estos graves delitos,entre sus prioridades se ha situado también la delincuencia económica y la corrupción. Por ello, Marjaliza, el amigo de Granados, ya no pregunta qué es la UCO.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba