Los socialistas abandonan su discurso sobre el "austericidio"

Gobierno y PSOE coinciden: las cesiones de la troika a Syriza dispararían el voto a Podemos

El Gobierno y el PSOE ya han hecho llegar a Bruselas, por separado, una advertencia: si la troika hace cesiones desmesuradas a Syriza en las reformas exigidas a Grecia, se abrirá la puerta a que formaciones como Podemos disparen sus expectativas de voto en un momento crucial para España y también para la UE.

Pablo Iglesias y Alexis Tsipras, durante un mitin en Madrid
Pablo Iglesias y Alexis Tsipras, durante un mitin en Madrid Europa Press

El Gobierno de Mariano Rajoy sigue convencido de que Syriza, la coalición de izquierdas vencedora en las elecciones griegas, acabará respetando la mayoría de los compromisos que el conservador Andoni Samaras había contraído con la troika sobre consolidación fiscal, financiación de la deuda y reformas pendientes. Al final, no se han producido grandes sorpresas y ha quedado despejado el principal riesgo, una repetición de las elecciones, por lo que ahora toda la atención se concentra en el desarrollo de unas negociaciones con la Comisión Europea, el FMI y el BCE que durarán varias semanas. Tanto Rajoy como Pedro Sánchez se juegan mucho en su resultado final.

Cesiones desmesuradas a Syriza estimularían a formaciones como Podemos

Desde el equipo económico del Gobierno y también desde la dirección del PSOE, se ha hecho llegar a Bruselas por separado la advertencia de que unas cesiones desmesuradas a Syriza en las reformas exigidas a Grecia puede disparar las expectativas de voto de Podemos y de fuerzas todavía más radicales que operan en otros países europeos. Fuentes gubernamentales y financieras consideran que si la troika fuera demasiado lejos en estas concesiones a Alexis Tsipras, estaría estimulando a formaciones como Podemos en su intento de capitalizar el triunfo de Syriza.

Aquí los socialistas españoles han jugado hasta ahora con un doble lenguaje ya que por una parte están volcados en enviar a los think tank estadounidenses y europeos el mensaje de que no tienen nada que ver con la formación de Pablo Iglesias y, al mismo tiempo, han entonado en la UE un discurso contra el “austericidio que incluye argumentos muy cercanos a los empleados por Tsipras en su reciente campaña electoral. Sin embargo, es interesante prestar atención en este mismo contexto al discurso pronunciado ayer por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en el Parlamento europeo. No solo no citó la palabra “austericidio”, sino que hizo una intervención muy genérica, a pesar de las preocupaciones que lo ocurrido en Grecia han despertado dentro de la UE. El líder socialista se limitó a defender el fin de los paraísos fiscales, a abogar por una “recuperación económica justa” y a criticar la ausencia de mujeres en el Gabinete heleno.

Pedro Sánchez ha sacado de su vocabulario la palabra "austericidio"

En sus recientes contactos con algunos ‘tanques de pensamiento’ estadounidenses, entre ellos el Center for American Progress, Sánchez se esforzó en transmitir una imagen de seriedad lejana a la que emite Podemos en buena parte de los foros internacionales. Una de las mesas redondas incluida en su agenda versaba, precisamente, sobre los populismos en Europa. A la presidenta del FMI, Christine Lagarde, le había hecho llegar antes de entrevistarse con ella el Pacto Europeo por la Competitividad en el que se aboga por alargar los plazos y rebajar los tipos de interés en el pago de la deuda pública griega.

Lo sucedido en Grecia refleja también otras señales de alerta para el PP, pues ha quedado constatado que la Nueva Democracia de Andoni Samaras, con el que Rajoy se entrevistó en la recta final de la campaña electoral, no ha sabido rentabilizar la mejora de la economía griega y el retorno al crecimiento, cruzada en la que ahora está embarcado el Gobierno.

En el Gobierno se opina que en caso de que Syriza apriete las tuercas, se arriesga a sacar a Grecia del euro

En el Ejecutivo se cuenta con que el margen de maniobra para aflojar en las exigencias a Grecia es reducido y puede limitarse a mejorar las condiciones de los créditos que pesan sobre el rescate, aunque los analistas estiman que con ello solo se conseguiría reducir en 17 puntos básicos la ratio de deuda sobre PIB, ahora instalada en el 177%.

En el supuesto de que Syriza apretara demasiado las tuercas, aseguran fuentes financieras, la situación se le escaparía de las manos a Tsipras ya que pondría en peligro la financiación del BCE a los bancos griegos con la quiebra consiguiente de su sistema financiero y la salida del país del euro, escenario por el que los mercados está claro que no apuestan.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba