Nacional

González anticipa una pandemia económica si el G-20 no acelera la reforma del sistema financiero

El PSOE intenta estos días disimular la debilidad de su proyecto con un potente arropamiento de los iconos de la socialdemocracia europea. Este martes ha reunido en Madrid a Gordon Brown y Massimo D´Alema, pero ha sido Felipe González quien ha brillado con luz propia al pronosticar una pandemia económica mundial si el G-20 no es capaz de encarar con urgencia y coraje la reforma del sistema financiero.

El PSOE intenta estos días disimular la debilidad de su proyecto con un potente arropamiento de los iconos de la socialdemocracia europea. Este martes ha reunido en Madrid a Gordon Brown y Massimo D´Alema, pero ha sido Felipe González quien ha brillado con luz propia al pronosticar una pandemia económica mundial si el G-20 no es capaz de encarar con urgencia y coraje la reforma del sistema financiero.

El ex presidente del Gobierno español no ha dejado títere con cabeza a la hora de señalar con el dedo a los responsables de la crisis. En primer lugar, los bancos norteamericanos y, a continuación, Ángela Merkel, por contagiar su obsesión por la deuda a toda Europa y situarla a las puertas de una contracción económica que, en su opinión, se terminará trasladando también en mayores proporciones a Estados Unidos, provocando “una pandemia económica mundial”.

Lo grave, ha añadido el ex presidente del Gobierno, es que la calle no está dispuesta a aguantar nuevos ajustes mientras se deja a la banca hacer el mismo juego de ingeniería financiera que estuvo en el origen de la crisis. Si la obsesión de Merkel por luchar contra el déficit continúa, considera González, Alemania verá frenada las exportaciones y pagará la factura de la contracción económica en paralelo a la que ya están abonando muchos países europeos.

González tampoco está satisfecho con el funcionamiento del G-20 y del Fondo Monetario Internacional. El primero, a su juicio, no ha escogido como una prioridad la reforma del sistema financiero y el segundo trabaja bajo la presión excesiva de Estados Unidos y no está a la altura de las circunstancias. De todas estas imperfecciones tuvo ocasión de hablar hace unos días en Argentina con un grupo amplio de importantes empresarios latinoamericanos, en los que el ex presidente del Gobierno percibió “una cierta satisfacción” ante las dificultades que encuentra Europa para superar la crisis de la deuda.

Si González ha disparado contra la banca, contra Alemania, contra el G-20 y el FMI, el ex primer ministro británico Gordon Brown ha copiado la puesta en escena que tanto gusbata al fallecido Steve Jobs para retratar a Zapatero, ausente del encuentro, como uno de los grandes iconos de la socialdemocracia europea. Tanto es así que le ha comparado con el fallecido ex primer ministro sueco Olof Palme en su afán por extender los derechos sociales a los ciudadanos. “No hay país en el mundo que haya avanzado tanto en la conquista de estos derechos como España”, ha dicho Brown.

Su análisis de la crisis ha coincidido con el de Felipe González: Europa está demasiado abstraída por el problema de la deuda y olvida que su cáncer reside en la crisis financiera, problema que, en su opinión, debe centrar casi monográficamente la próxima cumbre del G-20. La ecuación de Brown es muy sencilla: o los bancos se recapitalizan con urgencia y fluye pronto el crédito a las empresas, o Europa entera se introducirá en una nueva recesión.

El acto está teniendo lugar en un hotel madrileño situado a un paso del aeropuerto de Barajas y ha reunido, además, a Poul Rasmussen, presidente del Partido Socialista Europeo, a Alfred Gusenbauer, ex canciller de Austria y a Gordon Bajnai, ex primer ministro de Hungría. Mañana miércoles la estrella invitada será…Alfredo Pérez Rubalcaba, arropado por Francois Hollande, flamante candidato a las elecciones presidenciales francesas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba