Nacional

El proyecto de Fomento para la tasa de Gibraltar: carril directo con peaje

Técnicos de Fomento están estudiando la posibilidad de establecer un peaje a la altura de la localidad cercana de Campamento. El carril permitiría la entrada directa en Gibraltar. La medida ahogaría la economía doméstica.

La propuesta de una polémica tasa para entrar en Gibraltar anunciada por Margallo no es un brindis al sol. Técnicos del Ministerio de Fomento han acudido en los últimos días a la bahía de Algeciras para estudiar un posible peaje para la entrada en Gibraltar. El proyecto consistiría en blindar un carril desde la cercana localidad de Campamento que desembocara directamente en Gibraltar. El peaje rondaría los 50 euros. Técnicamente sería fácil porque ya existe un carril para entrar en la colonia. Tan sólo habría que blindarlo y colocar las barreras unos kilómetros antes de la frontera con Gibraltar. En eso trabajan los técnicos de la Dirección General de Carreteras.

El problema es más bien jurídico. Bruselas ya ha advertido que no es posible cobrar una tasa por entrar. Si se tratara de un peaje, habría que ofrecer una alternativa, como en cualquier autopista. Y aquí es donde radica la dificultad. La alternativa de entrar a pie –aún siendo hoy por hoy la más razonable- es jurídicamente discutible.

Otra posibilidad consistiría en ‘venderlo’ como una tasa medioambiental, no como un peaje. Algo así como la tasa para entrar en Londres o la que actualmente cobran las autoridades del Peñón a los autobuses. Tampoco está claro su ajuste a derecho. Por eso Margallo afirma que estudian las posibilidades para “respetar escrupulosamente la legislación frente a la política de hechos consumados” de la colonia.

De aplicarse, la tasa/peaje ahogaría la economía doméstica. El turismo se vería seriamente resentido. Ir de compras a la Roca dejaría de salir rentable si el ‘peaje’ es de 50 euros. Además, encarecería el ‘negocio’ de los traficantes de tabaco que se provisionan en vehículos escondiendo los cartones en bajos y salpicaderos. Por otra parte, encarecería la vida de cerca de al menos 10% de los ‘llanitos’ que viven irregularmente fuera del Peñón. La medida introduciría más tensión interna a Picardo.

Aunque los estudios técnicos y jurídicos se están realizando a conciencia, probablemente se trata de una herramienta de presión. Porque la economía de la colonia se basa principalmente en su carácter de paraíso fiscal: domiciliación de sociedades, tributación reducida y opacidad. Pero los amigos –y mentores- de Picardo pretenden dar un paso más: convertir Gibraltar en el paraíso del juego on-line, juego sin fronteras y ‘macrolavadora’ de dinero negro. “Se ha roto la confianza”, reconocía Margallo. O hay paso atrás o el Gobierno mantendrá los “controles minuciosos” y la amenaza del peaje para elevar la tensión interna. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba