Nacional

El último desafío de Gibraltar: así descarga 2.700 toneladas de piedras para los rellenos

Un barco distinto al que se esperaba llega a la colonia británica. El 'Fehn Mirage' transporta rocas para continuar con los polémicos espigones en el Peñón. La tensión vuelve a la zona. El Gobierno de Picardo anuncia una queja formal a Exteriores por la "incursión de un oceanográfico en aguas gibraltareñas". Las colas inquietan ahora a los peatones.

El oscurantismo vuelve a ser sinónimo de la actuación del Gobierno de Fabián Picardo. Había trascendido que un carguero con 2.700 toneladas de piedras, de entre 300 y 1.000 kilos, adquiridas a la empresa portuguesa Sofareia (Sociedade Farense De Areias), se dirigía a Gibraltar. Unas rocas destinadas a la ampliación de Sandy Bay, los polémicos rellenos denunciados por España. Se había hablado incluso de que el barco, de nombre Hamal y bandera de las Islas Cook, partió desde Argelia hasta Faro, donde la firma lusa dispone de un muelle con una cantera colindante. Sin embargo, según ha podido saber Vozpópuli, el carguero empleado finalmente para el transporte de estas piedras ha sido otro distinto, el Fehn Mirage, con enseña del Peñón, que ya descarga esos miles de toneladas de áridos en la Bahía de Algeciras. Este diario ha tenido acceso en primicia a esta operación: el último desafío de Picardo a España. Fuentes de la asociación Verdemar-Ecologistas en Acción criticaron la confusión sembrada al respecto por la colonia británica.

Aunque se había especulado con que el Ejecutivo de Fabián Picardo traería las rocas “con nocturnidad” para crear la menor alarma posible en las aguas en conflicto, el carguero atracó ayer por la mañana. No obstante, el hecho pasó inadvertido para los que aguardaban al Hamal. Se trata del primer cargamento de varios que la contratista holandesa Van Oord, concesionaria de las obras en el Peñón, ha adquirido a Sofareia y que ascienden a 40.000 toneladas de piedra y 7.000 de grava.

El pasado verano, el Gobierno de la Nación prohibió el paso de camiones cargados de rocas por el puesto fronterizo de La Línea de la Concepción (la procedencia apuntaba a una cantera del municipio malagueño deCasares). España obligó así a Gibraltar a ingeniárselas para buscar tales recursos en otros países. De hecho, se apuntó a la posibilidad de que el territorio británico de ultramar recurriera al transporte en barco desde Marruecos, ya que en el eje Tanger-Tetuán hay abundante presencia de yacimientos de áridos.

Aunque se había especulado con que el Ejecutivo de Fabián Picardo traería las rocas “con nocturnidad” para crear la menor alarma posible en las aguas en conflicto, el carguero atracó ayer por la mañana. No obstante, el hecho pasó inadvertido para los que aguardaban al 'Hamal'

La Dirección de Aduanas de España ordenó en agosto que se impidiera la entrada de roca de escollera a Gibraltar tras las denuncias presentadas por la Asociación de Armadores Productores de Algeciras (Cádiz) y por las cofradías de pescadores de las localidades gaditanas de La Línea y Algeciras. En ellas se decía que este material servía a la colonia británica para la construcción de espigones, una actuación que “podría constituir un delito ambiental por afectar a zonas y especies protegidas”. En concreto, apuntaban al daño del hábitat de la patella ferruginea, una lapa considerada como uno de los invertebrados en mayor riesgo del Mediterráneo e incluida desde 1999 en la categoría oficial de especies en peligro de extinción.

La tensión vuelve así a Gibraltar. Y a ello también ha contribuido la queja formal que el Gobierno de Fabián Picardo tiene previsto dirigir al Ministerio de Asuntos Exteriores tras detectar esta semana la “incursión en aguas gibraltareñas” de un oceanográfico de 200 toneladas, el Emma Bardán, adscrito al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. La nave detuvo su actividad cuando se topó con el Escuadrón Gibraltar de la Armada británica.

Un portavoz del Ejecutivo del Peñón señaló, según recoge el Gibraltar Chronicle, que tanto el departamento de Exteriores de Reino Unido como la Embajada británica en Madrid fueron informados del incidente de inmediato. La última vez que fue divisado este oceanográfico en la zona tuvo lugar en diciembre del año pasado.

Largas esperas en el acceso a pie

Por otro lado, la situación en el paso fronterizo de La Línea de la Concepción (Cádiz) no es más tranquila. Las colas en la frontera de Gibraltar han vuelto a aparecer pero esta vez en el tránsito de peatones, algo que ha sido denunciado a través de las redes sociales --con fotografías que evidencian las retenciones-- por los afectados que cruzan a diario este puesto. Desde la Asociación Sociocultural de Trabajadores Españoles en Gibraltar (Ascteg) han manifestado su “descontento” y han anunciado, según Ep, que podrían tomar medidas de presiónen las próximas semanas de mantenerse estas colas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba