Nacional

Más de 100.000 conductores se fugan cada año de las estaciones de servicio sin pagar la gasolina

Los empresarios piden una entrevista al ministro del Interior para evitar unas pérdidas que les cuestan cinco millones de euros anuales.

Una mujer repostando en una estación de servicio.
Una mujer repostando en una estación de servicio. EP

Algunos le llaman un ‘sinpa’ (sin pagar). Los profesionales lo han bautizado como “fuga”. Alrededor de 115.000 automovilistas españoles se van de la gasolinera cada año sin pagar el combustible que echan al depósito de su coche, según datos facilitados por la Asociación Española de Operadores de Productos Petroquímicos (AOP).

Esta práctica se ha disparado en los últimos tiempos, por lo que los responsables de las gasolineras han decidido iniciar una ofensiva contra los clientes que se van sin pagar y que originan unas pérdidas al sector que están valoradas en 5 millones de euros por año. Sólo en la Comunidad de Madrid se calcula que estas fugas les cuestan a los empresarios cerca de un millón de euros.

En algunos casos llevan la matrícula borrada para evitar ser identificados, pero en otros les da igual que la cámara de la estación de servicio les grabe

Los sistemas que utilizan los que recurren a un ‘sinpa’ son muy variados. En primer lugar figura el llenar el depósito e irse directamente sin pasar por la caja. En algunos casos llevan la matrícula borrada para evitar ser identificados, pero en otros les da igual que la cámara de la estación de servicio les grabe. Los más ‘profesionales’ cambian la matrícula al entrar a repostar. Otro sistema es después de echar el combustible entrar a la oficina y comprar un chicle o golosina, pagarlo e irse. En la cámara queda registrado que el cliente ha pagado, por lo que si le reclaman le echa la culpa al empleado “por haber cobrado mal”. La picaresca ha desarrollado decenas de sistemas que ya conocen las gasolineras, lo que hace que cada vez sean más los cobradores que utilizan sistemas de prepago.

Los empresarios se quejan de que tienen pocas armas para luchar contra estas prácticas fraudulentas. “Muchos juzgados fallan que no queda acreditado correctamente que el cliente se ha ido sin pagar, por lo que perdemos el dinero de la gasolina y lo que nos cuestan los abogados”, afirma el responsable de una de estas empresas.

Los dueños de las estaciones de servicio consideran que la Policía debería colaborar más en estas tareas, ya que aunque cojan la matrícula al que se fuga “rara vez le llaman para pedirle explicaciones de esta infracción”. “Pero lo curioso –dice un empresario- es que depende de la provincia y del Jefe de la Policía. En algunas, los agentes se ocupan de perseguir este engaño, en otras no hacen caso”. En algunas provincias las empresas han empezado a contratar a detectives privados para buscar a los protagonistas de estas fugas y presentar luego denuncias en el juzgado.

Aumento de las fugas

El perfil de los que recurren a este engaño va desde señoras con potentes BMW a pensionistas

Las empresas del sector han detectado un aumento de estas prácticas en los últimos años y meses, lo que les ha llevado a tomar medidas. La AOP ha solicitado una entrevista con el Ministerio del Interior para pedir a las autoridades que colaboren en evitar esta práctica que se está extendiendo de manera importante.

¿Y quiénes son los que se van sin pagar? Uno de los representantes del sector afirma que “no se trata de jóvenes de marcha”. “El fraude –añade- lo comenten todo tipo de personas incluidas señoras con potentes BMW y pensionistas”.

Esta situación se viene produciendo con una bajada importante del consumo que está cifrada en un 24% en los últimos años y un descenso, también importante, en el precio de los combustibles.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba