Las encuestas y su perfil

Los funcionarios para Pablo Iglesias, mientras Pedro Sánchez seduce a las mujeres y a los jubilados

Las europeas de mayo, los barómetros del CIS y las encuestas internas, están sirviendo al PSOE para cuadrar poco a poco su estrategia electoral. Mujeres y jubilados han entrado de lleno en sus antenas, mientras ve a la mayoría de los funcionarios dentro del coto de Podemos.

Pedro Sánchez habla con un pensionista en el Congreso durante la jornada de puertas abiertas.
Pedro Sánchez habla con un pensionista en el Congreso durante la jornada de puertas abiertas. EFE

Pedro Sánchez no desaprovecha casi ninguna de sus intervenciones en público para mimar el voto femenino, bien sea elogiando la reforma de Zapatero sobre el aborto, aludiendo a los casos de violencia de género o reivindicando la equiparación salarial entre hombres y mujeres. Son estas últimas, ha dicho, las que están pagando el precio más alto de la crisis y las que arrastran mayor precariedad laboral con sueldos un 17% inferiores a la media y bajo condiciones más estrictas. El equipo del secretario general asegura que Sánchez penetra como un cohete dentro del electorado femenino y algunas encuestas internas del PSOE así lo confirman. Si se celebraran ahora elecciones, conseguiría el 20% del voto de las mujeres, una ventaja que, sumada al apoyo que los socialistas siguen teniendo entre las personas de más de 60 años y jubilados, casi el 25%, podría darle el salvoconducto para ganar las próximas elecciones generales. Algunos miembros de la ejecutiva federal no paran de hacer vaticinios: "Pedro tiene grandes posibilidades de convertirse en presidente del Gobierno dentro de un año", mantienen.

Los cálculos electorales del PSOE reflejan que tendría asegurado el 20% del voto femenino

Los comicios europeos del pasado mayo, los barómetros trimestrales del CIS con intención de voto y algunos sondeos internos, están sirviendo al PSOE para cuadrar poco a poco su estrategia electoral, introduciendo a las mujeres y los pensionistas entre sus prioridades, mientras comprueba cómo va a ser muy difícil sacar a los funcionarios del caladero en el que faena Podemos.

Dentro de la recomposición del espacio de la izquierda, la interpretación que en el PSOE se hace de las últimas encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas es que Podemos le está ganando la partida entre los jóvenes- la población comprendida entre los 18 y los 29 años-, los residentes en grandes ciudades y los votantes con un nivel de educación medio o elevado. Preguntados a quien votarían si se celebrasen elecciones generales, un 22,4% de los encuestados sin estudios votaría a los socialistas, un 14,9% al PP, un 5,2% a Izquierda Unida, y un 4,5% a Podemos. Entre los ciudadanos con estudios primarios, el más votado sería el PP, con un 20,2% en intención de voto directa, seguido del PSOE, con un 16,2%. Sin embargo, a partir de la segunda etapa de secundaria, estudios universitarios incluidos, se impone con claridad la formación de Pablo Iglesias, con porcentajes del 14,4% de apoyo en los estudiantes de cursos superiores, seguido del PP con un 10,6%, a gran distancia de IU, con un 6,4%, y del PSOE, con un 5,4%.

Los votantes de Podemos, más interesados por la política

Estos datos, extraídos del CIS, quedan confirmados por un reciente y solvente sondeo -una muestra presencial de casi 1.800 entrevistas- supervisado por el sociólogo José Félix Tezanos, próximo al Partido Socialista, en el que se detectan con claridad los diferentes perfiles de sus votantes y de Podemos. En el primer caso, prevale el apoyo del electorado con estudios primarios, de los jubilados, de los obreros manuales y de la clase media- baja. En el caso de Pablo Iglesias, sus mayores seguidores son jóvenes con estudios elevados, de FP o secundarios, propietarios de empresas o directivos, ciudadanos de clase media-baja y obreros. Son, en su mayoría, votantes con un alto interés por la política, en más del 40%, porcentaje que en el PSOE desciende, paradójicamente, a la mitad.

A estas alturas del curso, los socialistas ya saben, pues, que sus mayores fortalezas electorales están entre los mayores de 60 años, las personas con estudios básicos, los parados y los residentes en municipios de menos de 10.000 habitantes. Donde Pedro Sánchez obtiene menos cariño es entre los jóvenes, las personas con estudios medios o superiores y entre quienes se identifican con la clase media-alta. En cambio, la organización de Pablo Iglesias parte con desventaja entre las mujeres y los jubilados, las dos canteras que se seguirán trabajando los socialistas.

El castigo del PSOE y del PP a los funcionarios deja en manos de Podemos muchas de sus simpatías

Un campo también explorado por el PSOE es el de los funcionarios. Ya lo ha considerado casi como un coto cerrado de Podemos, teniendo en cuenta que los más de tres millones de empleados públicos tienen menos peligro que ninguno de perder su trabajo, pase lo que pase en las próximas elecciones, arriesgan menos y, por añadidura, fueron los más castigados por los ajustes del último Gobierno de Zapatero, con sucesivos recortes de sueldo y también por las congelaciones que han sufrido durante la etapa del PP. "Es lógico que nuestro discurso no cale lo que debiera entre los funcionarios porque nos falta credibilidad, salvo en algunas áreas concretas como la de la sanidad", concluyen en la dirección del PSOE. Además, el Gobierno no perderá el tiempo y con el margen presupuestario que le aportará el año que viene la rebaja de los tipos de interés y el descenso del precio del petróleo, es altamente probable que proporcione alguna sorpresa más al sector público, recuperando una parte mayor de la paga extra que sus empleados vieron eliminada en las Navidades de 2012. Esta pinza juega en contra de Pedro Sánchez


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba