Nacional

El Gobierno se autocalifica con un 9 la calidad de los servicios públicos

La Agencia Estatal de Evaluación de las Políticas Públicas es un órgano estatal desconocido que tiene un presupuesto de 4,3 millones de euros y emplea a 45 personas. Se encarga de evaluar con sobresaliente las políticas del Gobierno.

Nadie es buen juez de sí mismo. Tampoco la administración. El autoexamen de la calidad de los servicios públicos arroja una nota de 8,8. Un notable rozando el sobresaliente. El fin de curso tiene desglose. En la ‘asignatura’ de visibilización obtiene un 10. Y eso a pesar de que el propio informe del 2012 de la Agencia Estatal de Evaluación de las Políticas Públicas reconoce sólo 3 apariciones en medios de comunicación a lo largo de los 12 meses.

La pomposa agencia también tenía como objetivo “convertirse en una institución de referencia y de calidad” y aquí la nota baja al 9,77. El 10 lo logra en el número de acciones de consultoría, asesoramiento y estudios. Sobresaliente también en el “indicador de impacto índice de mejora de la calidad de los servicios”: 9,8. La misma nota que en el “índice de mejora de la calidad de los servicios”. Es decir, el ‘vuelva Ud. Mañana’ se ha acabado, según la agencia de autocontrol del gobierno.

En donde más flojea es en la presentación de informes en plazo al Consejo de Ministros y al Congreso de los Diputados. Aquí apenas logra un 6. Para el resto de las asignaturas, notable. Por ejemplo, en las evaluaciones realizadas respecto a las aprobadas por el Consejo de Ministros, un 8.

La generosa calificación viene acompañada de un largo informe de actividades realizadas por este ente diseñado en la época de Jordi Sevilla como medio de autocontrol y autoexigencia. La realidad es que se ha convertido en un ente administrativo sometido a todos los vicios de la administración pública: comisiones, conferencias, congresos, ponencias y supuestos enlaces estratégicos. Todo menos capacidad de control. Ni de sanción.

Y así, la Agencia Estatal de Evaluación de las Políticas Públicas ha firmado una alianza estratégica con el Grupo Europeo de Servicios Públicos Innovadores. Coopera con el Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo y con la Fundación Iberoamericana de Gestión de Calidad. Ha establecido relaciones con la Sociedad Española de Evaluación, el Club de Excelencia en Gestión y la Asociación Española de Calidad. También ha participado en el I Congreso Internacional de Gobernanza y Administración Pública. Además, ha creado junto el CIS el Observatorio de Calidad de los Servicios Públicos mediante una encomienda de gestión. Por último, en diciembre de 2012 la agencia organizó un primer encuentro piloto sobre las trabas administrativas para la creación de empresas.

El éxito de su web

De los mayores éxitos cosechados en el 2012 se encuentra su página web: aeval.es. El canal electrónico registró el año pasado 1.452.795 visitas; se descargaron 236.457 documentos y está enlazada en 1.409 webs.

Toda esta actividad administrativa ocupa a 44 funcionarios y un empleado laboral. Su presupuesto asciende a 4.352.820 euros. Y la gestión interna no es especialmente eficiente. La propia agencia se autoconcede un 58,82% de éxito en el cumplimiento de plazos internos y legales. Su previsión de ingresos es manifiestamente mejorable: sólo cumple en el 23,53% de lo previsto. Tampoco cumple en contabilidad de costes. cumple con el 17,65% de sus objetivos. ¿Era necesaria tanta evaluación?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba