LA INVESTIGACIÓN JUDICIAL DE LA TRAMA DE CORRUPCIÓN

Las joyas de la Gürtel: la mujer de Correa guardaba en un banco un anillo de 68.000 euros

Un informe pericial valora en 126.000 euros las 26 piezas encontradas en una caja de seguridad a nombre de Carmen Rodríguez Quijano en una sucursal de Marbella. La más valiosa era una sortija en oro blanco con tres diamantes, uno de seis quilates.

María del Carmen Rodríguez Quijano, junto a su marido, en la boda de Ana Aznar y Alejandro Agag.
María del Carmen Rodríguez Quijano, junto a su marido, en la boda de Ana Aznar y Alejandro Agag.

Hay muchos diamantes, bastantes perlas y algunos rubís. Son las joyas de la trama Gürtel. O, mejor dicho, las de María del Carmen Rodríguez Quijano, la mujer de Francisco Correa, el presunto cabecilla de la red. Las guardaba en la caja de seguridad número 136 de la sucursal que Unicaja tenía en el número 6 de la Avenida Ricardo Soriano, de Marbella (Málaga). Allí, dentro de un neceser y junto a dos sobres vacíos con varias anotaciones manuscritas y un guante blanco, Rodríguez Quijano, también imputada en la causa, atesoraba 26 joyas que ahora el juez Pablo Ruz ha ordenado tasar para hacer frente a las posibles responsabilidades económicas de su propietaria en la causa. Un informe pericial, incorporado al sumario y al que ha tenido acceso Vozpópuli, detalla que el conjunto tiene un valor de “venta en el mercado de segunda mano” de 126.134 euros “teniendo en cuenta la depreciación de las joyas por el estado de conservación y uso". De todas las piezas, destaca una sortija de poco más de ocho gramos de peso y tasada en 68.000 euros, más de la mitad del total de este pequeño tesoro.

El anillo lleva engastados tres diamantes, uno de ellos de seis quilates. Fue adquirido en la joyería Suárez, la más prestigiosa de Madrid, y mostraba ya signos de desgaste por el uso

Se trata de un “anillo solitario de oro blanco de 750 milésimas” de la firma Suárez, la joyería más prestigiosa de Madrid y situada en la célebre 'milla de oro' de la elitista calle Serrano. Un establecimiento en el que, según ha demostrado la investigación, acudían habitualmente los principales responsables de la trama a comprar para hacer dádivas a políticos y sus esposas. Y, a la vista del contenido de la caja de seguridad, también para ellos y sus parejas. La sortija en cuestión lleva engastados “en garra” tres diamantes. Uno de ellos, “con talla tipo radiant”, tiene un peso de seis quilates. >Los otros dos son menores y estan situados a ambos lados del mayor. Cada uno de estos tenía un peso de 1,10 quilates, El perito considera que gracias a estas piedras preciosas y pese a la “pérdida de baño de rodio en algunas zonas” la misma es, con diferencia, la más valiosa de todo el conjunto de joyas recuperadas.

Le sigue otra sortija, también en oro blanco y con 47 diamantes, aunque todos ellos de mucho menor tamaño que los de la pieza anterior. El mayor es de sólo 1,34 quilates. Además, el experto joyero que los ha analizado destaca un deterioro significativo que hace que fije su valor real actual en 5.079 euros. También en torno a ese precio está un collar con “sesenta perlas cultivadas blancas y grises en disminución calibradas entre 11,6 y 16,7 milímetros”. Sus 256 gramos de peso elevan su precio hasta los 5.050 euros. El resto de las piezas intervenidas y ahora valoradas se sitúan entre los 4.665 euros de un “reloj de señora firmado por Franck Muller modelo Curvex […] con caja y armis de oro blanco […] y cuajado con diamantes”, y los 835 euros de una pareja de pendientes con sendas perlas cultivadas y 72 pequeños diamantes en talla brillante.

Con el valor del oro a enero de 2013

Entre medias de estas últimas, un reloj de la marca Technomarine (2.000 euros), otros dos de la firma de lujo Bulgari (2.500 y 900 euros respectivamente), un collar con 29 perlas negras cultivadas (4.730 euros), cuatro anillos de oro amarillo firmado por Pomellato (1.120, 1.182, 1.384 y 1.837 euros respectivamente), una alianza de oro con veinte diamantes (2.229 euros), otra de oro blanco también con diamantes engastados (1.685 euros), una sortija de oro blanco “cuajado con ciento noventa y tres diamantes” (2.227 euros), un colgante en forma de corazón de oro blanco y también con numerosas piedras preciosas (2.104 euros) y una pulsera con trece perlas cultivadas blancas (1.000 euros). La mujer de Correa tenía otra similar, aunque en este caso las perlas eran de color negro y cuyo valor se elevaba a los 1.250 euros.

Entre las 26 joyas halladas en la caja de seguridad había dos sobres con anotaciones manuscritos vacíos, un guante blanco y un "aro de metal férrico dorado" sin ningún valor

El contenido de la caja de seguridad lo completaban una pulsera de oro blanco con 463 diamantes que sumaban un total de 4,6 quilates (3.956 euros), una pareja de pendientes largos de oro blanco de la firma Suárez con 28 diamantes, cuatro zafiros y dos kuncitas (2.111 euros), otros en forma de hojas de oro con 212 diamantes (2.557 euros), un anillo de oro amarillo coronado por una ágata blanca de 52 quilates rodeada de 38 diamantes (1.245 euros), otro cuajado de diamantes amarillos y blancos formando el dibujo de una estrella (2.484 euros), una sortija en forma de flor repleto de piedras de distintos colores, entre ellas diamantes en diferentes tonos, rubís y zafiros (2.104 euros) y una pareja de pendientes “formados por una garra con un diamante en talla brillante y una perla cultivada, una blanca y otra negra” (1.900). Además, el tasador se encontró con un “aro de metal férrico dorado” de nulo valor. En total, 126.134 euros “con el valor del oro a fecha del 22 de enero de 2013”, aclara el autor del informe.

Un pequeño tesoro que en los últimos años ha ido del juzgado a comisaría y vuelta a los órganos judiciales en varias ocasiones desde que fue descubierta su existencia tras las primeras detenciones del caso Gürtel en febrero de 2009. Así, la caja de seguridad estuvo precintada hasta el 7 de octubre de 2011, cuando el entonces magistrado instructor, Antonio Pedreira, ordenó su desprecinto y que cada una de las joyas fuese reseñads y etiquetada. Una vez hecho, y tras volver a guardarlas en los estuches donde habían estados, las mismas fueron remitidas en bolsas precintadas de la Policía a la sede en Madrid de la Brigada de Blanqueo de Capitales de la UDEF donde permanecieron hasta el pasado 7 de noviembre. Ese día, y por orden del juez Ruz, las mismas fueron llevadas a la Audiencia Nacional. Una vez allí, a comienzos de este año se pusieron en mano del perito de joyas de justicia que finalmente ha realizado el estudio de valoración.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba