LA INSTRUCCIÓN DEL CASO GÜRTEL, EN SU TRAMO FINAL

La última triquiñuela legal de Correa y 'El Bigotes'

Con el banquillo ya a la vista, el jefe de la Gürtel y su mano derecha en Valencia, Álvaro Pérez, optaron ayer por el silencio ante el juez Ruz como estrategia de defensa tras haber visto fracasar sus intentos de anular las pruebas claves. Todo apunta a que esperarán al juicio para alegar indefensión y vulneración de derechos, la última munición jurídica que les queda, según diversas fuentes jurídicas consultadas.

Francisco Correa abandona ayer jueves la sede de la Audiencia Nacional tras negarse a declarar.
Francisco Correa abandona ayer jueves la sede de la Audiencia Nacional tras negarse a declarar. EFE

Más de tres años sin declarar y, cuando pueden hacerlo, guardan silencio. Las comparecencias ayer de Francisco Correa, 'Don Vito', y Álvaro Pérez, 'El Bigotes', tuvieron un significativo elemento en común: la negativa de ambos a responder a las preguntas que el juez Pablo Ruz y las partes personadas en el 'caso Gürtel' querían plantearles. Estaban en su derecho ¿Pero estaban también coordinados? Las fuentes jurídicas consultadas creen que varios de los principales imputados, entre los que se encuentran ellos dos, han optado y acordado no malgastar "más munición legal" en el tramo final de la instrucción de la causa y esperar a la vista y sus preámbulos para poner encima de la mesa sus últimos argumentos de defensa. "¿Para qué hablar hoy [por ayer jueves] cuando saben que dijeran lo que dijeran su situación no iba a cambiar? Nos hubieran dado pistas a las acusaciones sobre su estrategia y eso es lo último que quieren hacer", destaca ayer a este diario el letrado de una de las acusaciones presente hoy en la Sala de vistas donde se ha celebrado la comparecencia de ambos. Vozpópuli intentó durante la tarde de ayer contactar con el letrado de Correa, José Antonio Choclán, para que explicara su posición, pero no atendió los requerimientos telefónicos de este diario.

Uno de los abogados de la acusación reconoce que guardar silencio era ayer la mejor opción para los dos cabecillas de la Gürtel: "Dijeran lo que dijeran su situación no iba a cambiar"

De hecho, el silencio judicial ha sido una constante en estos dos presuntos dirigentes de la Gürtel durante los cinco largos años que dura ya la instrucción de la causa. Correa sólo declaró una vez ante el juez Baltasar Garzón, el primer responsable de la investigación, y lo hizo sólo tres días después de su detención y cuando las pesquisas estaban aún declaradas secretas. Más tarde, lo haría en otra ocasión ante el magistrado Antonio Pedreira, quien durante dos años tuvo en sus manos el caso por la presencia de aforadas en el mismo. 'El Bigotes', igual. Ayer, ambos se enfrentaban por primera vez a Ruz, un juez que hasta ahora ha echado para atrás unos tras otro todos los recursos que han presentado buscando la nulidad de las pruebas claves y, por extensión, de todo el sumario. Y, además, con el respaldo de los magistrados de la Sala de la Audiencia Nacional que hace sólo unas semanas dejaron meridianamente claro que aquellas escuchas ilícitas en prisión que le costaron la carrera judicial a Garzón no habían "contaminado" el resto de pruebas.

"Cerrada definitivamente la puerta de la nulidad, su defensa debe buscar otras puertas de salida", describe un letrado conocedor de la causa, quien recalca que "la contundencia de las pruebas y los informes periciales" que les incriminan les dejan poco margen de maniobra para intentar probar su inocencia. "Declarar hoy hubiera sido una torpeza por su parte", añade. ¿Por qué? "En estos casos la mejor opción es el silencio o, simplemente, negar, negar y negar. Si hubieran hablado, podían haber cometido un error y a estas alturas es lo último que les conviene", señala. Ayer Correa y Pérez se decantaron por la primera y, de este modo, parecen anunciar que dejarán los 'noes' para el juicio. "Son conscientes de que la carga de la prueba la tienen la Fiscalía y las acusaciones, y también de que algunos de los delitos de los que se les acusa, sobre todo el de cohecho, no es fácil de probar ante un tribunal", añade otro letrado personado en la causa desde el comienzo de las pesquisas. 

De la nulidad a la indefensión

Sin embargo, ninguno de los abogados consultados a lo largo del día de ayer por Vozpópuli creen que 'Don VIto', 'El Bigotes' y otros imputados hayan decidido sentarse a esperar de brazos cruzados el inicio del juicio. "Hasta ahora han jugado a conseguir la nulidad del sumario, o bien por la ilegalidad de las escuchas que se les hicieron cuando estaban ya en prisión, o bien negando validez a las grabaciones del concejal de Majadahonda [José Luis Peñas] que destapó la trama, pero han fracasado. Muy posiblemente optarán a partir de ahora por plantear la indefensión", añade un letrado que, sin embargo, augura también escasas posibilidades de éxito a esta estrategia."Con la citación de este jueves, el juez no sólo ha querido darles la oportunidad de hablar y defenderse, sino también cercenarles este posible argumento jurídico" recalca un abogado. De hecho, el auto que dictó ya dejaba claro que el objeto de la comparecencia, entre otros, era “garantizar el correcto desenvolvimiento del derecho de defensa". En aquel escrito, el magistrado reconocía la procedencía de escucharles de nuevo “teniendo en cuenta que alguno de ellos declaró cuando la causa estaba secreta o antes de que llegara la documentación de comisiones rogatorias y que se incorporaran informes policiales y de unidades de auxilio a la causa y que vendrían a corroborar la comisión de los delitos objeto de imputación”. Una frase con toda la intención.

Algunos letrados consideran que con las citaciones de los últimos días el juez Ruz ha cercenado a los imputados la posibilidad de alegar indefensión en el futuro

Pese a ello, la abogada defensora de Álvaro Pérez intentó ayer mantener a flote esta línea de defensa. Mercedes Alonso dejó claro ante el juez que la citación para declarar no se les había comunicado formalmente y que si estaban allí era porque "voluntariamente" así lo habían decidido ella y su cliente tras enterarse "por la prensa" del auto que les convocaba. Para subsanar el supuesto error, Ruz le explicó entonces a 'El Bigotes' de viva voz las razones de su citación. Un movimiento que no hizo que el considerado 'delegado' de la Gürtel en la Comunidad valenciana cambiara su decisión de acogerse a su derecho a no declarar. "Si su abogado decide utilizar este detalle para alegar indefensión en el futuro, tiene muy pocas posibilidades, por no decir ninguna, de que prospere", augura un letrado que recuerda que a ambos, así como a otros imputados, les espera un largo peregrinar de juicios que incluye otras seis causas en Valencia, la primera de ellas a punto de iniciarse en las próximas semanas.

Incluso, hay algún letrado que reconoce su "desconcierto" por la actuación de sus colegas de la defensa. "Tras perder toda esperanza de que se anulara la causa por las escuchas de la cárcel, su estrategia es errática, como si no pudieran ponerse de acuerdo entre ellos", asegura. Este abogado muestra su convencimiento de que "tal vez" han decidido ya jugarselo todo a plantear diversas cuestiones previas al inicio del juicio. ¿Con qué argumento jurídico? "Tal vez ni ellos lo sepan aún", añade. Otro, sin embargo, apuesta a que su gran carta está al final de la vista. "En ese momento procesal pueden alegar la vulneración de algún derecho fundamental como paso previo a un recurso ante el Tribunal Supremo si son condenados". ¿Posibilidades de éxito? "Yo creo que pocas o ninguna", destaca un tercer abogado cuando se le plantea las posibilidades expuestas por sus compañeros. "Siempre les queda alegar dilaciones indebidas por los cinco años que ha durado la instrucción y todo el tiempo que se retrase la celebración de la vista con el objeto de reducir las posibles penas", apunta a continuación.

La estrategia del 'número dos'

Diferente, sin embargo, ha sido la estrategia estos días del que fuera el 'número 2' de la trama, el exdirigente del PP gallego Pablo Crespo. Éste acudió a declarar un día antes, el pasado miércoles, y sí contestó a algunas de las preguntas del magistrado y de varias defensas, pero en un momento dado, y cuando el magistrado empezaba a ponerle contra las cuerdas con su interrogatorio, dejó de hacerlo. Además, parte de su intervención estuvo centrada en salvar la cara a los antiguos altos cargos de Génova 13 que ya han sido imputados o sobre los que sobrevuela la amenza de implicación, como Luis Bárcenas y Jesús Merino, por un lado, y el exministro Francisco Álvarez Cascos, por otro. "¿Será un guiño al PP, una petición de ayuda al partido?", se preguntaba retóricamente un letrado de las acusaciones. Crespo incluso tuvo tiempo de intentar exculpar a la mujer de Correa, Carmen Rodríguez Quijano, y a algún otro 'actor secundario' de la causa. Pero, sobre todo, dedicó la mayor parte del tiempo a arremeter contra los numerosos informes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía que le incriminan.

Algunas fuentes jurídicas califican de "errática" la estrategia procesal de los principales imputados tras ver cómo se les cerraba definitivamente la puerta de la nulidad del proceso

Un detalle, este último, que encontró su explicación cuando su abogado defensor, Miguel Durán, el que fuera presidente de la ONCE, anunció al juez Ruz su intención de pedir que se cite a los agentes autores de los mismos para poder interrogarles sobre cómo llegaron a las conclusiones que señalan a Crespo como el 'número dos' de la trama de corrupción. Durán recalcó que sin en ese trámite y sin que se concreten exactamente de qué hechos delicitivos se acusa al exdirigente gallego del PP, su cliente sufriría indefensión. "Este es el detalle más claro de que ese va a ser uno de los argumentos que esgriman en el juicio", señala uno de los abogados consultados que, sin embargo, no dudó en calificarlo de "muy débil. No es necesario que los informes policiales o periciales sean ratificados por sus autores durante la instrucción. Bien al contrario, muchos de ellos lo son durante la vista y no por ello pierden su plena validez jurídica", recalcan.

Entonces, ¿por qué lo pidió? Fuentes jurídicas no descartan que la defensa del exdirigente del PP gallego quiera "dilatar el proceso, alejar lo más posible la celebración de la vista o, simplemente, ganar tiempo". Otro abogado consultado, sin embargo, no duda en señalar que es, simplemente, la prueba de que la estrategia de Crespo es "tan errática como la de Correa y 'El Bigotes', y, además, que no está coordinada con la ellos", asegura pese a que ayer fue posible ver en una cafetería cercana a la Audiencia Nacional a Álvaro Pérez y al abogado del 'número dos' de la trama. El propio Miguel Durán admitió ayer a este diario ese encuentro, aunque negó la existencia de una estrategia común entre los abogados defensores: "No estamos coordinados, pero evidentemente remamos en el mismo sentido y no nos vamos a atacar unos a otros", aseguró. Al fin y al cabo, el banquillo de los acusados se divisa cada vez más cerca en el oscuro horizonte judicial de los principales implicados en la trama.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba