Nacional

El pequeño Nicolás: "Yo cobré por poner en contacto a empresas con García-Legaz. Era en beneficio de todos"

Francisco Nicolás Gómez-Iglesias, más conocido como 'El pequeño Nicolás', acusa directamente al secretario de Estado de Comercio de conocer que cobraba comisiones por poner a empresas en contacto con su oficina. "Por supuesto que yo cobré por poner en contacto a empresas con Jaime García Legaz. Esas empresas quieren estar en contacto con las instituciones. La figura del conseguidor siempre ha existido".

José María Aznar y Jaime García Legaz en el campus de FAES
José María Aznar y Jaime García Legaz en el campus de FAES FAES

"Por supuesto que yo cobré por poner en contacto a empresas con Jaime García Legaz. Las empresas quieren estar en contacto con las instituciones. Era en beneficio de todos". Así ha descrito el 'Pequeño Nicolás' su relación con el secretario de Estado de Comercio al que ha acusado de conocer que él cobraba comisiones. "La figura del conseguidor siempre ha existido", justifica el joven que asegura que "nunca se le pidió ayuda a él" sino que fue él quien solicitaba al secretario de Estado que recibiera a inversores internacionales. 

"¿Por qué yo que tengo contactos internacionales muy fuertes, no me voy a beneficiar de ello?" ha dicho abiertamente Francisco Nicolás Gómez Iglesias, que ha defendido su actuación de "mediador" entre empresas y el secretario de Estado de Comercio, y que ha afirmado en una entrevista con Telecinco que "nunca compartió sus comisiones con ningún miembro del Gobierno".

"¿Por qué yo que tengo contactos internacionales muy fuertes, no me voy a beneficiar de ello?" pregunta Nicolás

Tras lanzar la acusación, el joven ha defendido al secretario asegurando que "Jaime García Legaz siempre se ha portado muy bien conmigo" y ha señalado directamente a la vicepresidenta del Gobierno. "La campaña de desprestigio que se está haciendo contra él es impresentable. Soraya Sáenz de Santamaría ordena una campaña de desprestigio contra él para que se desvíe la atención de lo realmente importante: mi vinculación con el CNI", ha dicho antes de describir al secretario de Estado como "una persona brillante que trabaja día y noche. Recibía a gente cuando él veía que yo le presentaba una oportunidad".

El 'pequeño Nicolás' ha terminado su intervención asegurando que estaba estableciendo una "comunicación por plasma con el Gobierno" y ha dicho: "Quiero que me dejen tranquilo. Tengo 20 años y me queda mucha vida por delante", ha rematado, asegurando que quiere "vivir de la mejor manera posible pero sin ser un personaje público".

El dilema del Gobierno

Los contactos del secretario de Estado de Comercio con el 'pequeño Nicolás' han dejado al Ejecutivo ante un incómodo dilema: el Gobierno puede mantenerlo en el cargo pese a la sospecha de que recibió a empresarios a petición de Francisco Nicolás o de que le firmó cartas de recomendación con el membrete oficial del Ministerio de Economía o puede cesarlo y confirmar que todo eso ocurrió. El Ejecutivo de Mariano Rajoy se enfrenta, pues, al conflicto de mantener a un cargo salpicado por la sospecha o de relevarlo y confirmar esa sospecha.

Nicolás afirma que está estableciendo una "comunicación por plasma con el Gobierno"

Pero lo peor de ese dilema es que, aunque el Gobierno ha ganado tiempo con el argumento de que “mantiene su confianza en García Legaz, de momento”, el pulso parece más en manos del joven de 20 años que en las del Ejecutivo. Lo de menos es ya si Francisco Nicolás Gómez-Iglesias colaboraba o no con el CNI o si trabajó para la Casa Real. Lo importante ahora es que su relación con miembros del Gobierno permitía a empresarios acceder a despachos cerrados para quien no traficaba con esas influencias. Lo importante es que el 'pequeño Nicolás' parece haber demostrado ya que su palabra bastaba para abrir puertas y para conseguir tratamientos que no se otorgaban a quien carecía de esas influencias.

Esa disyuntiva se empezó a gestar –según reconocen fuentes del entorno del secretario de Estado—hace 5 años cuando el joven se presentó con su madre ante un Jaime García Legaz con responsabilidad en FAES. El chico era capaz de llenar actos de la fundación con jóvenes estudiantes de derecho y administración de empresas y de garantizar el éxito de convocatoria, como reconocía en su carta de recomendación el propio secretario de Estado al asegurar que “durante años ha colaborado conmigo en la elaboración de actos juveniles”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba