Nacional

El 'pequeño Nicolás' amenazó con llamar a Rouco Varela después de que su colegio le obligara a repetir curso

El 'estafador del CNI' se marchó de su colegio en primero de bachillerato porque al suspender tres asignaturas no podía pasar de curso y tenía que repetir obligatoriamente. "Una medida que no gustó al joven", dicen sus compañeros de pupitre.

Francisco Nicolás Gómez-Iglesias, conocido como 'el joven Nicolás', apuntaba maneras desde pequeño. Así lo aseguran sus propios compañeros de colegio, quienes lo definen como "un niño guapo, con mucha labia, espabilado y con altas aspiraciones desde muy chico".

Apenas les ha sorprendido "hasta dónde ha llegado" ya que dicen que "le veían llegar a clase con coche oficial", tal y como informa este jueves el periódico 'El Mundo'. De hecho, María, una de sus mejores amigas de la infancia y con la que compartió pupitre en el colegio religioso San Francisco de Asís de Madrid, relata que Nicolás tuvo que irse de este centro en primero de bachillerato ya que al suspender tres asignaturas, tenía que repetir curso obligatoriamente, "algo que no le gustó".

Fue tal su 'disgusto' que alardeó ante sus compañeros de que "iba a llamar a Rouco Varela y a la consejería de educación para que intercedieran por él y pudiera seguir estudiando allí". Nada más lejos de la realidad. Desde el centro aseguran que nunca recibieron ninguna llamada ni presiones al respecto.

Finalmente, el también apodado 'estafador del CNI', a quien se le imputan los delitos de estafa, falsedad y usurpación de identidad tras haberse hecho pasar por asesor del Gobierno, fue admitido en un centro para deportistas de élite. "No sabemos cómo puedo entrar en un lugar así porque no era nada deportista. Ni siquiera jugaba al ajedrez. Algo tuvo que hacer ahí", comentan personas del ámbito educativo que le conocen, citadas por el diario de Unidad Editorial.

"Fran era un niño guapo, con mucha labia y espabilado", dice una amiga del colegio

Su amiga cuenta, por otra parte, que "nunca fue brillante ni tuvo buenas notas" y que "de pequeño estudiaba mucho, aunque le costaba. Después de más mayor ya no tenía tiempo y todo era más difícil". Concluye señalando que la última vez que se vieron, en una beatificación que tuvo lugar en Antequera, Nicolás "ya iba muy sobrado y no tuvimos más contacto". 

Fran, el aguafiestas

El joven, herido por la decisión de su colegio de obligarle a repetir, quiso vengarse intentando "arruinar una de las celebraciones más importantes que se realizan en el centro: el recital navideño de villancicos". 

El 'pequeño Nicolás' no dudó en llamar a la policía para denunciar que en el lugar en el que se celebraba, distinto al salón de actos del colegio para que cupieran mejor todos los familiares de los alumnos, había "un exceso de aforo y de ruido". 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba