Nacional

Los espías del CNI desmontan a Nicolás: "No existen los charlies; nosotros no reclutamos así"

A los siete desmentidos oficiales se suma ahora uno más: el de los espías del CNI que desmontan la versión del joven Nicolás: "No reclutamos así". Recuerdan que se hacen controles de identidad y de historial antes de incorporar a nadie a "la casa".

Una imagen del programa 'La Otra Red'
Una imagen del programa 'La Otra Red' Cuatro

Los ocho desmentidos de organismos oficiales al Pequeño Nicolás suman ahora uno más: el de los verdaderos espías del CNI que niegan que los procesos de reclutamiento tengan algún parecido con los que describe el joven: "No reclutamos así, se hacen estrictos controles del historial y las relaciones profesionales y familiares de cada una de las personas que se incorporan a la casa", afirma David Vidal, antiguo espía del Centro Nacional de Inteligencia hasta el año 2012 y responsable de la red de "informadores" en el norte de África. Los espías del CNI denuncian al menos cuatro inconsistencias en la historia del pequeño Nicolás.

1.- El proceso de reclutamiento: El joven aseguró que su relación con el CNI había comenzado tras coincidir en un acto con el director del Centro, Félix Sanz Roldán, y encontrar posiciones comunes en conversaciones sobre intereses españoles. El CNI tiene tasadas las vías de ingreso incluso para sus colaboradores. De hecho, hasta quienes son aceptados para formar parte de los servicios de inteligencia tienen que esperar un periodo que oscila entre los 6 meses y 1 año para obtener los permisos necesarios. "Para completar el proceso de selección será necesario obtener una habilitación de seguridad. Este trámite puede tardar en completarse hasta 6 meses, por lo que la duración del proceso selectivo se puede alargar hasta 1 año a partir del momento en que sea citado a pruebas", afirma oficialmente el Centro Nacional de Inteligencia.

El acceso como fue descrito por Francisco Nicolás implicaría que no se realizó ninguna comprobación sobre su persona, su historial ni sus antecedentes y que habría pasado a colaborar con el CNI como espía sin ningún chequeo por parte de los servicios de inteligencia del Estado.

2.- Los "charlies" no existen: Quienes trabajan en "la casa" sonríen ante el término que el joven Francisco Nicolás planteó durante su conversación ante las cámaras. Los "charlies" y los "tangos" eran "términos militares que se usaban en la Guerra Fría para denominar a enemigos y amigos", relata David Vidal. No hay en el CNI una denominación así para los colaboradores cuyo régimen también está tasado y que también siguen otras vías de acceso mediante el chequeo de información y antecedentes.

"Los charlies sólo existen en las películas", aseguran los agentes consultados ante el término usado por el joven.

3.- "El CNI llama con teléfono oculto": El joven aseguró en su entrevista en Telecinco que "el CNI llama con número oculto" cuando en mitad de su conversación sonó el móvil. "La práctica habitual de los servicios de inteligencia no es utilizar teléfonos con número oculto que pueden ser igualmente rastreados --explica quien ha trabajado para esos servicios durante décadas-- sino utilizar teléfonos descartables a los que sólo se da uno o dos usos antes de tirarlos a la basura". Son conocidos como "burners" en el argot porque se queman en un par de llamadas y no vuelven a utilizarse jamás.

"Lo del número oculto es infantil", remata quien ha ejercido como espía y que asegura que el origen de una llamada puede ser igualmente trazado con un teléfono con número oculto.

4.- Las invitaciones de Navidad: "He debido ser muy mal espía", ironiza David Vidal, "porque en todos mis años de servicio jamás he recibido una invitación a una copa de Navidad por parte del CNI". Es la respuesta de quien ha trabajado para "la casa" a una de las últimas supuestas pruebas aportadas por el joven Francisco Nicolás que aseguraba que en su teléfono guardaba una invitación a un acto en el que pudo hablar con el entonces director del CNI, Félix Sanz Roldán.

"El centro no organiza copas para sus espías" asegura el agente que reconoce que Francisco Nicolás puede haber conocido detalles del entorno físico del CNI por una visita protocolaria pero que asegura que la organización espacial está distribuida en círculos concéntricos con el anillo exterior para visitas externas y con un núcleo en el que sólo se puede acceder con un ciertos permisos y nivel de acreditación: "Reto a Nicolás a que describa cómo es ese centro", remata.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba