Las autoridades helvéticas detectaron entradas y salidas 'paralelas' de fondos a finales de 2013

Granados y su socio eligieron el mayor banco suizo, UBS, para ocultar su dinero negro

Las cuentas secretas que destaparon la trama de corrupción encabezada por el que fuera mano derecha de Esperanza Aguirre estaban en una sucursal de esta entidad financiera helvética.

Imagen de archivo de una sucursal d UBS en Zurich (Suiza).
Imagen de archivo de una sucursal d UBS en Zurich (Suiza). EFE

Francisco Granados y su socio y amigo David Marjaliza, los dos principales detenidos en la 'Operación Púnica', no eligieron cualquier banco para ocultar su dinero negro en Suiza. Las cuentas que ambos tenían en el país helvético fueron abiertas en el UBS, una de las mayores entidades financieras de este Estado caracterizado por su secreto bancario. El que fuera alcalde de Valdemoro (Madrid), consejero en los gobiernos regionales de Esperanza Aguirre y senador en la presente legislatura tuvo unos 320.000 euros en un depósito abierto a su nombre y al de su mujer, María Nieves Alarcón.

Granados tenía 320.000 euros en su cuenta secreta en el UBS. Su socio y amigo Marjaliza, más de 4 millones en la suya

Por su parte, el constructor señalado como principal cabecilla de la trama de corrupción desmantelada atesoró en la suya en la misma entidad una cantidad sensiblemente superior: más de 4 millones de euros. Marjaliza tuvo dicha cuenta a su nombre y al de su esposa, Adela Cubas (hermana del ya exalcalde de Torrejón de Velasco, también detenido) hasta que en un momento determinado puso como titular de la misma a una empresa 'pantalla' costarricense, Sheraton Trading SA, que se ha revelado clave para el presunto 'lavado' de cientos de miles de euros con la falsa compraventa de obras de arte.

Fue precisamente una alerta del servicio antiblanqueo suizo sobre los sospechosos movimientos de dichas cuentas la que ha permitido la 'Operación Púnica'. A finales de 2013, las autoridades helvéticas detectaron que ambos depósitos reflejaban entradas y salidas 'paralelas' de fondos, por lo que decidieron abrir su propia investigación penal por un delito de blanqueo "agravado". El 24 de diciembre de ese año, la Fiscalía del pequeño país centroeuropeo remitió una primera comisión rogatoria a España reclamando información sobre los titulares de ambas cuentas. Sólo dos meses después, Anticorrupción ponía en marcha en nuestro país sus propias pesquisas y encargaba las mismas a la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

Y la del BNP Paribas

Es precisamente de estas dos cuentas del UBS de las que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Eloy Velasco, espera conseguir sólidos indicios del supuesto cobro de comisiones ilegales por la adjudicación de obras y contratos de servicios por los señalados como presuntos cabecillas de la banda. Una tercera cuenta en Suiza, en este caso de Granados y abierta en el BNP Paribas con 1,5 millones de euros de fondos, aún no ha sido relacionada con las actividades ilícitas, aunque fuentes cercanas a la investigación insisten en que será investigada. Fue la salida a la luz de la misma el pasado mes de febrero lo que provocó la dimisión como senador del que fuera hombre de confianza de Aguirre en el PP madrileño.

Los movimientos sospechosos de las cuentas de ambos en el UBS provocaron la investigación de las autoridades suizas que ha terminado destapando la trama corrupta

Sin embargo, las pesquisas se centran por ahora en las cuentas del UBS, según dichas fuentes, que recalcan que en breve las autoriades helvéticas darán carpetazo a su investigación al constatar que no hay ningún ciudadano de este país implicado. Inmediatamente después, remitirán toda la información recabada a la Audiencia Nacional para que pueda ser utilizada por la Justicia española. Con esta en sus manos, el juez Velasco espera poder completar el dibujo de la trama de blanqueo puesta presuntamente en marcha por Granados y su socio en el que abundan "numerosas operaciones de compraventas de activos financieros, divisas, transferencias internacionales de capital a otros países en América, tanto en euros como en dólares", según destacan los autos del magistrado dictados hasta ahora.

En estos documentos judiciales, el juez Velasco recalca que en esta labor de 'lavado', Granados y Marjaliza conseguían que el dinero "colocado en Suiza" retornara a España "tras pasar por varios países bajo la apariencia de diversas operaciones de exportación". Vozpópuli destapó este viernes que estas últimas eran en realidad ficticias compraventas de obras de arte en las que tenía un papel clave la empresa costarricense Sheraton Trading SA, creada por Marjaliza en febrero de 2006 en el país centroamericano y a la que terminó poniendo como titular de sus cuentas en el UBS.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba