Nacional

Andreas Lubitz: "Voy a hacer algo que va a cambiar todo el sistema y todo el mundo sabrá mi nombre"

La fiscalía de Dusseldorf ha informado de que en el registro de la casa de Lubitz se encontraron documentos que demuestran que estaba en tratamiento médico. Entre ellos, "bajas médicas rotas, vigentes para el día de los hechos" que el copiloto ocultó. Además, la exnovia del copiloto ha hablado con un diario alemán y ha relatado la personalidad de su expareja.

La policía alemana espera en frente de la casa de la familia de Andreas Lubitz en Montabaur
La policía alemana espera en frente de la casa de la familia de Andreas Lubitz en Montabaur GTRES

La exnovia del copiloto de Germanwings, Andreas Lubitz, acusado de estrellarse deliberadamente el Airbus A320 en los Alpes, dijo en una entrevista publicada este sábado el periódico alemán Bild, que el copiloto le había dicho: “Un día voy a hacer algo que va a cambiar todo el sistema y todo el mundo sabrá mi nombre y lo recordará”. "Nunca supe lo que quería decir, pero ahora tiene sentido", explicó la mujer en la entrevista.

La joven, identificada como Maria W. (no es su nombre verdadero), auxiliar de vuelo de 26 años, dice que “él entendía que, a causa de sus problemas de salud, su gran sueño de tener un empleo en Lufthansa como capitán comandante de vuelos de larga distancia, era imposible”, apunta y ha explicado que “cada vez era más claro” que su compañero sentimental de entonces “tenía un problema. Durante las discusiones, me gritaba (…) Tenía muchas pesadillas y por la noche se despertaba gritando: ‘Nos caemos’”.

Baja médica

El copiloto tenía una baja médica por enfermedad vigente para el día de la catástrofe, que había roto y ocultado a la empresa, informó este viernes la fiscalía de Düsseldorf (oeste de Alemania).

Fuentes de la fiscalía negaron, en cambio, que en los registros realizados en su domicilio se hubiera encontrado una carta de despedida "ni indicios que apunten a un trasfondo político o religioso" para su proceder. Sí se encontraron, según un comunicado emitido este viernes por ese departamento, documentos que demuestran que estaba en tratamiento médico

El hecho de que entre los documentos encontrados hubiera "bajas médicas rotas, actuales e incluso vigentes para el día de los hechos" indica que el afectado "ocultó a su empleador y a su entorno profesional" su enfermedad. 

La fiscalía ha negado que hubiera una carta de despedida, pero sí encontraron bajas médicas y documentos que indicaban que estaba en tratamiento cuando estrelló el avión

La fiscalía alemana salió asimismo al paso en ese comunicado de las informaciones, difundidas en medios británicos, según las cuales en los registros realizados ayer en la casa de sus padres, en la localidad de Montabaur, o en su apartamento de Düsseldorf, se hubiera encontrado una carta de despedida.

En el mismo texto se hace hincapié en que el análisis del material incautado puede llevar aún días y que, en cuanto haya resultados, se informará debidamente tanto a la opinión pública como a los afectados y a las autoridades francesas que dirigen la investigación.

Hasta ahora, se sabía que el copiloto de Germanwings, Andreas Lubitz, había interrumpido durante unos meses, en 2009, su formación y se había especulado sobre una posible depresión. El diario Bild aseguraba en su edición del viernes, citando al "entorno de Lufthansa", que el copiloto había sufrido "episodios de profunda depresión" y que atravesaba una crisis de pareja. El presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, informó ayer de la interrupción de ese periodo de formación, pero rehuyó concretar a qué se debió, ateniéndose a que está bajo la prerrogativa de la confidencialidad médica.

El copiloto causante de la tragedia en el vuelo 4U 9525, procedente de Barcelona y con destino Düsseldorf con 150 personas a bordo, empezó su aprendizaje a los 14 años en un club de aviación local e ingresó en la escuela de Bremen de Lufthansa en 2007.

La exnovia confirma que sufría depresión

La exnovia ha confirmado también a los investigadores que Andreas Lubitz sufría una grave depresión, según fuentes consultadas por la cadena francesa iTele. Este canal ha tenido acceso a la declaración de la expareja de Lubitz, que fue interrogada este jueves por la policía alemana.

Lufthansa defiende sus rigurosos controles

En 2009 se produjo la interrupción por unos meses esa formación, que reanudó con posterioridad hasta ingresar en Germanwings, filial de bajo coste de Lufthansa, en 2013. Spohr insistió ayer en que, tanto al ingresar en la escuela como al reanudar y completar su instrucción, pasó los más rigurosos exámenes, tanto físicos como mentales.

Lubitz, de 27 años, vivía entre su domicilio familiar de Montabaur, en el "Land" de Renania Palatinado, y su vivienda privada en Düsseldorf, en el vecino de Renania del Norte-Westfalia. Ambos domicilios, el familiar y el propio, fueron ayer objeto de largos registros policiales, en que se incautó abundante material, inclusive una torre de ordenador y objetos privados, aunque hasta ahora no hay información oficial al respecto.

Los registros se realizaron a petición de la justicia francesa, que está realizando las investigaciones relativas a la catástrofe aérea del 4U 9525, en que murieron los 144 pasajeros del avión y los seis miembros de la tripulación.

Según las investigaciones en curso realizadas en Francia, la catástrofe la precipitó el propio copiloto, quien aparentemente se encerró de forma voluntaria en la cabina de mando, aprovechando que su capitán se había ausentado, y luego se negó a abrirle.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba