La vieja guardia del PSOE apuestan por el secretario general frente a Susana Díaz

González y Rubalcaba preparan a Sánchez para la gran coalición postelectoral con el PP

El artículo de Felipe González en apoyo a Pedro Sánchez en su agobiante laberinto de Madrid no es una anécdota. La vieja guardia del PSOE ha decidido proteger y preparar al secretario general de cara a un futuro entendimiento postelectoral con el PP. ¿Gran coalición frente a Podemos?

El expresidente Felipe González conversa con el antiguo secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba
El expresidente Felipe González conversa con el antiguo secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba EFE

Felipe González ha abandonado aSusana Díaz en aras de un objetivo de mayor calado. La estabilidad el bipartidismoy el mantenimiento del statu quo están amenazados con el empuje de fuerzas emergentes, como Podemos y, de alguna manera, incluso Ciudadanos. González sigue manejando, en la distancia, el puente de mando de gran parte del aparato socialista. Su palabra no es ley pero casi. Al menos, es referencia. Este jueves saltó a la palestra para echarle un cable a Pedro Sánchez en su complicado trance de la defestación de Tomás Gómez. González lo dejó muy claro en su texto: los resultados electorales están por encima de la democracia interna. Es decir, el ex presidente del Gobierno socialista se sitúa en el mismo plano prácticamente queMariano Rajoy, que huye de las primarias como si fueran la peste. A la vista está que las carga el diablo.

Un fantasma que crece

González respaldó en su momento, con cariño, a Susana Díaz, líder del partido andaluz. Ahora ha modificado su actitud, ante el riesgo que implica el horizonte parlamentario que se adivina tras las próximas generales. Un Podemos de raíces turbiasy adscripción ideológica muy cuestionable, puede convertirse en el primer partido de la oposición en nuestro país. Hay que apoyar a Pedro Sánchez, se dijeron González y Rubalcaba hace unas semanas, según fuentes muy conocedoras de la interna del partido. La vieja guardia, al rescate del pipiolo líder del socialismo patrio.

El ex presidente del Gobierno socialista se sitúa en el mismo plano que Rajoy, que huye de las primarias como si fueran la peste

La idea no es nueva. Ya Rubalcaba en su momento tendió puentes de importancia con Rajoy de cara a afrontar la apertura del melón de la reforma Constitucional. Una apertura consensuada, pactada y controlada. Cataluña inquietaba por entonces mucho más que Podemos, que ni existía ni se le esperaba. Los acontecimientos se han precipitado hacia una posición sumamente inquietante.

El desastre electoral

Luego ocurrió el cataclismo de las europeas, cuyos efectos fueron hipertrofiados desde algunos medios, y en el PSOE se pusieron nerviosos. Rubalcaba saltó por los aires, volvió a la Universidad pero no ha dejado de seguir con atención y decidir algunos pasos de la nueva deriva de su partido. Quien fuera el candidato del PSOE en la mayor derrota electoral de su historia no es ajeno a la decapitación política de Tomás Gómez, un personaje, por lo demás, con escasos apoyos en su propio partido. Más bien, todo lo contrario. Era, eso sí, el embajador en Madrid de Susana Díaz, quien ha tomado buena nota. El sempiterno jefe de gabinete de Rubalcaba, Gregorio Martínez Garrido, llamadle Goyo, ahora gerente del partido, tuvo el honor, entre otras cosas, de dirigir la operación 'cambio de cerradura' y la expulsión de los tomasistas de su sede de Callao.

González impulsa desde hace tiempo un plan que refuerce la estabilidad política nacional tras los comicios generales de finales de año. En principio trató con enorme cariño y amparó políticamente a Susana Díaz, muy cuidadosa de su perfil de aspirante a dar el salto a la política nacional. Pero el agua sucia de los EREs ha subido demasiados enteros como para confiar en que la lideresa andaluza pueda hacerse cargo de un empeño de ese calado. Díaz no es la persona. Ni mucho menos, Chacón, quien seguramente acudirá a las primarias de julio.

La 'lideresa'del sur

El hombre es Sánchez, de personalidad más acomodaticia y de carácter menos impulsivo que la lideresa del sur. Sánchez incurrió en su aterrizaje en Ferraz, un error de libro: oponerse a la reforma del artículo 135 de la Constitución. Un patinazo del que quizás ahora se arrepiente.

La mesa camilla en torno a la que sienta, enreda y maquina los 'viejos rockeros'del PSOE ha decidido hacer suyo a Pedro Sánchez, apadrinarlo, ampararlo e implicarle en la idea y en el proyecto de pensar en algún tipo de entendimiento con el PP tras los próximos comicios parlamentarios. Conocedores de la evolución de esta estrategia aseguran que González no sólo ha transmitido sus planes a Rajoy, sino que también se los ha comuniado a altos representantes del mundo económico español. En su día también habló de ellos con el rey don Juan Carlos. La jugada tiene enormes riesgos. El principal, que el PSOE puede salir tocado del empeño. Pero más tocado quedaría, según estas fuentes, si Podemos se encarama como segunda fuerza del país. De ahí al 'fantasma Pasok' sólo hay medio metro. El PSOE está en grave riesgo de extinción. Y eso no lo va a consentir González, según comentan.

"Estamos ante una situación de emergencia", se escucha desde el ámbito del felipismo. Por lo tanto, es preciso adoptar soluciones excepcionales

"Estamos ante una situación de emergencia", se escucha en este ámbito del felipismo y aledaños. Por lo tanto, es preciso adoptar soluciones excepcionales. Si es necesario abordar la posibilidad de una gran coalición, se hará. De momento se plantean estrictamente escenarios de colaboración o de apoyos parlamentarios para la legislatura venidera. En el caso de que la 'sorpresa Podemos' se quede en eso, en una sorpresa sin más recorrido, los planes, por supuesto, cambiarían de raíz.

Para eso el PSOE necesita un liderazgo fuerte, sin contestación interna y con buenos resultados en las urnas. La operación 'derribar al perdedor Gómez'ha sido el primer paso de esta historia, que se antoja complicada. Pero González y Rubalcaba, entre otros viejos barones socialistas, están decididos a sacarla adelante. De momento Pedro Sánchez se saldrá este fin de semana con la suya. Ángel Gabilondo, un catedrático próximo a Prisa, será el candidato por Madrid. Luego habrá que esperar el resultado de las autonómicas y, ahora mismo, ya, empezar a preparar las primarias del verano. De momento Pedro Sánchez ha optado por la más sensata de las actitudes: permanecer callado y prácticamente oculto. Con una excusa muy vana: preparar el debate del Estado de la Nación. Ahí Rajoy también, seguro, le echará un cable. Sánchez ha de llegar 'vivo' a noviembre. Lo que ocurra luego, se está cocinando ahora en la mesa camilla de González.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba