Nacional

La retirada del ducado oficializa la ruptura total entre Felipe VI y su hermana Cristina

La relación entre los hermanos, que ya era fría en los últimos meses, se escenifica de manera pública. La Casa Real se atribuye la decisión de quitar el uso del título de duquesa a Cristina de Borbón mientras que esta asegura que fue una decisión suya. 

La infanta Cristina.
La infanta Cristina. EFE

La Casa Real lava sus trapos sucios en público, a golpe de comunicado o de carta manuscrita. La ruptura entre el rey Felipe VI y su hermana, Cristina de Borbón, se ha gestado durante meses pero solo ahora se ha escenificado finalmente en la opinión pública. El jueves por la noche, a última hora, la Casa Real emitió un comunicado en el que anunciaba que el Boletín Oficial del Estado del día siguiente iría con una sorpresa: la infanta perdía su derecho de uso del título de duquesa de Palma, concedido por el rey Juan Carlos en ocasión de la boda de esta. 

La cosa podría haber quedado ahí, como una decisión del monarca sin más recorrido, pero su hermana decidió que no le iba a poner las cosas tan fáciles. El viernes por la mañana, cuando los programas matinales emitían en directo, el abogado de la infanta, Miquel Roca, tomó los micrófonos para asegurar que el cambio no era una cuestión del monarca sino una idea propia de la duquesa, que renunciaba a su título sin que nadie la obligase. Aunque lleva meses enfangada en los tribunales solo ahora tomaba la decisión de pasar a un segundo plano, y según argumentaban desde su lado si no lo había hecho antes era por no despreciar a la ciudad de Palma de Mallorca. Paradójico, pues el pleno del ayuntamiento meses antes le había pedido la renuncia, alegando que asociar su nombre al de la población significaba un desdoro para la capital balear.  

La Casa Real recuerda que una medida así compete únicamente al monarca

El letrado precisó que comprende el "disgusto" de doña Cristina, ya que el título es algo que "tenía un valor afectivo", y que la infanta ha expresado su voluntad de renunciar al título "en el momento en que ha creído que no tenía ningún tipo de sentido mantenerlo, y que esto podía generar un tipo de polémica social de la que quiere estar alejada".

La Casa Real tampoco quiso dejar ahí las cosas y emitió un nuevo comunicado desautorizando las palabras del abogado defensor de la infanta. "Se trata de una decisión del Rey", comentaban fuentes de la Casa Real. El real decreto firmado por Felipe VI por el que se hace efectiva la medida recuerda que trata de una decisión que compete en exclusiva al monarca, al hacer alusión al "régimen de títulos, tratamientos y honores de la Familia Real". Un portavoz de Zarzuela hizo hincapié en que la resolución adoptada por el jefe del Estado no había sido "ni repentina ni improvisada" y recordó, sobre una posible renuncia a sus derechos dinásticos por parte de la hermana del Rey, que en todo caso se trata de una decisión personal de la infanta.

El entorno del rey se mostraba firme en la escenificación de la ruptura. Si la infanta Cristina había dejado su título no era, según ellos, una cuestión voluntaria sino obligada por la institución. El vodevil continuó por la tarde, cuando desde el entorno de la hermana del rey se filtró una carta manuscrita, aún con el membrete del ducado de Palma, en la que se hablaba ya de la renuncia. La fecha de la misiva era el 1 de junio, antes por lo tanto de que la Casa Real mandase el comunicado en el que privavan del uso del título a la infanta. Eso, según la Casa Real, no era motivo suficiente para creer a la mujer de Urdangarin, puesto que la institución asegura que tal carta no llegó hasta después de ser publicada en los medios la voluntad del rey.

El lío de los borbones es amplio. Los rumores del enfriamiento en la relación de los hermanos viene desde hace meses. No importa que ambos tuviesen una estrechísima relación en el pasado, los problemas judiciales de Cristina se han unido al intento del rey de tener un periodo de ejemplaridad que contraste con los últimos años de reinado de su padre, una mezcla que ha llevado a que la infanta y el monarca se desapeguen. Una lejanía que ahora, finalmente, se escenifica en comunicados y cartas. 

A la espera de juicio

La decisión de Felipe VI echa más leña al fuego a la situación procesal de Cristina de Borbón, ya que la retirada del ducado supone una consecuencia directa de su implicación en el Caso Nóos, donde debe sentarse en el banquillo como cooperadora necesaria de dos delitos fiscales cometidos presuntamente por su marido, Iñaki Urdangarin.

En su proclamación, de la que está a punto de cumplirse un año, el nuevo jefe del Estado se comprometió a hacer más ejemplar a la institución, porque así lo demandan, "con razón", los ciudadanos. También entonces, en junio de 2014, la Casa Real comunicó que la Familia Real quedaría limitada a los monarcas, sus hijas, y los padres del nuevo rey. Así, las infantas Elena y Cristina pasaron a ser únicamente familiares del rey Felipe VI, como hasta entonces lo eran las infantas Pilar y Margarita, hermanas de Juan Carlos I.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba