La encrucijada política vasca

Los abertzales de Sortu copian la fórmula federativa de CiU para frenar a Podemos en Euskadi

Fue tras las elecciones europeas y por miedo a Podemos: Sortu aceptó finalmente la fórmula de una federación de los partidos presentes en la coalición Amaiur para frenar en Euskadi a los seguidores de Pablo Iglesias.

Dirigentes de Bildu en un acto electoral antiguo en Bilbao: Bildu se prepara para frenar a Podemos
Dirigentes de Bildu en un acto electoral antiguo en Bilbao: Bildu se prepara para frenar a Podemos EFE

El miedo a Podemos está tan extendido en el País Vasco, que hasta los radicales de Sortu –herederos de la antigua Batasuna- se han preparado para afrontar la embestida de los seguidores de Iglesias, Monedero y Errejón en Euskadi en las elecciones municipales del próximo 24 de mayo. Según los datos de los que dispone el Gobierno vasco, Podemos es tan transversal que resta votos a todas las fuerzas políticas, empezando por los abertzales de izquierda, representados en el Congreso a través de la fórmula de Amaiur. Vozpópuli les muestra las claves del laberinto político vasco que se ha abierto tras la desaparición de ETA y el descontento instalado en la sociedad después de ocho años de crisis.

“En las pasadas elecciones europeas, Podemos quitó apoyo en Euskadi a los residuos que quedaban de la IU vasca, al PSE y a Bildu; Bildu se lo quitó al PNV, y el PNV se lo quitó al sector foralista del PP que representa Ramón Rabanera. Ése es el escenario en el que nos movemos ahora de cara a las municipales del próximo mes de mayo”.

La irrupción de Podemos en el escenario político vasco ha trastocado incluso los cimientos nacionalistas

Así resume la situación un dirigente abertzale que reconoce que la irrupción de Podemos en el escenario político vasco ha trastocado incluso los sólidos cimientos nacionalistas. Y es que, como refiere a Vozpópuli este dirigente que prefiere permanecer en el anonimato, “el discurso de Podemos es transversal; es decir, que tienen muy calculado que en Euskadi y en Cataluña, por ejemplo, no deben definirse sobre el soberanismo, y mucho menos sobre el secesionismo, porque eso le haría perder votos desde Burgos o desde el Ebro para abajo”.

Sin embargo, esa misma ambigüedad calculada de los seguidores de Pablo Iglesias les resulta muy útil en Euskadi, donde no les pasa ninguna factura entre los simpatizantes del abertzalismo, los cuales prefieren votar a Podemos como canalizador del gran cabreo ciudadano hacia sus dirigentes políticos tradicionales.

El revulsivo de las elecciones de mayo: el aggiornamento de Amaiur

Para los asesores políticos vascos consultados por este medio, las elecciones europeas de mayo de 2014 ya demostraron que el ‘fenómeno Podemos’ había irrumpido con fuerza en el tejido social, y que por esa razón se hacía necesario un aggiornamento, una puesta al día que pasaba necesariamente por un reagrupamiento interno y posterior expansión social de cada fuerza política.

Así lo entendieron, sin ir más lejos, los partidos que conforman la coalición electoral Amaiur. Como resultado de ese análisis, Sortu (heredera de la antigua Batasuna), Eusko Alkartasuna (antigua escisión del PNV), Aralar (antigua gran escisión abertzale) y Alternatiba (segregados de Ezker Batua-Berdeak, la IU vasca) procedieron a la inscripción en el registro de partidos políticos del Ministerio del Interior de la federación Euskal Herria Bildu (Reunir Euskal Herria); una organización ya no coaligada, sino federada al estilo de la federación de Convergència i Unió que viene funcionando desde los años 80 del siglo pasado en Cataluña.

En Sortu fue fundamental que cambiaran el chip Hasier Arraiz, Barrena, Echevarría, Permach y Amaia Izco

Ese acuerdo, que significó el inicio de un nuevo tiempo político en el abertzalismo de izquierdas, fue posible tras un cambio en los liderazgos de algunas fuerzas de la actual federación. En Sortu fue fundamental que cambiaran el chip su presidente, Hasier Arraiz, pero en connivencia con los líderes de la antigua Batasuna y con gran peso en la actual Sortu: Pernando Barrena, Rufi Echevarría, Joseba Permach y la abogada Amaia Izco (detenida el pasado 12 de enero en una operación policial contra los abogados de ETA).

Ese cambio de actitud es el que ha propiciado la victoria interna de estos reformistas sobre sectores inmovilistas provenientes del núcleo duro de la antigua Batasuna, tales como el denominado norcoreano, o como otros sectores de misa y comunión diaria pero que, al tener hijos o familiares presos por su pertenencia a ETA, mantienen un alto grado de radicalización mientras ‘el gobierno de Madrid’ no negocie una salida para los presos.

Socialdemócratas y comunistas ortodoxos para frenar a Podemos

Ese cambio radical en el abertzalismo heredero de Batasuna ha sido posible igualmente gracias al revulsivo social y electoral introducido por Podemos, que ha obligado a que tome peso la apuesta decidida por el aggiornamento emprendida en la actual federación por Peio Urizar, Unai Ziarreta y Rafael Larreina, dentro de Eusko Alkartasuna; el navarro Patxi Zabaleta y su sucesora, Rebeka Ubera, en Aralar (que piden, además, la desaparición de las siglas para volver a la gran coalición que en su momento fue Batasuna, pero con otras señas identitarias muy distintas), y Oskar Matute, Diana Urrea y Arritokieta Zulaika dentro de Alternatiba.

Fuentes de la federación Euskal Herria Bildu reconocen al respecto el papel mínimo pero necesario que juega la Alternatiba de Matute. Cada organización dentro de Bildu tiene su razón de estar: Alternatiba no deja de ser un pequeño grupo que, en su momento, formó parte de la IU vasca que dirigía Javier Madrazo y que defiende lo que dentro de la nueva federación se define como un comunismo ortodoxo. Es gente muy joven (sobre la treintena de años), con un núcleo muy duro que controlan a apenas unos centenares de militantes, pero tienen una virtud: “Mantienen tranquilo a ese sector ultraizquierdista dentro de la federación [EH Bildu] y sirven de muro frente al radicalismo de Podemos”.

Bildu ha cerrado ya sus candidaturas para el 24 de mayo buscando un equilibrio interno y frente a Podemos

Por ejemplo, pese a su escasísima militancia, en las elecciones al Parlamento Vasco de 2012 tres miembros de Alternatiba resultaron electos dentro de la candidatura de Bildu: Oskar Matute y Arturo Muñoz lo fueron por Vizcaya, y Diana Urrea por Guipúzcoa. Más tarde, Arritokieta Zulaika (de EA) tomaría posesión del acta parlamentaria sustituyendo a Arturo Muñoz.

Es la búsqueda de ese equilibrio dentro del propio mundo abertzale, por un lado, y frente a Podemos, por otro, el que les ha llevado ya a cerrar sus candidaturas importantes para las elecciones municipales del 24 de mayo. Para San Sebastián repetirá como cabeza de cartel el actual alcalde, Juan Carlos Izaguirre (como independiente), en Vitoria lo hará Miren Larrion (de Sortu, sustituye a Kike Fernández de Pinedo), y en Bilbao será Aitziber Ibaibarriaga, será la candidata al puesto de alcalde de la capital vizcaína.

Los abertzales de EH Bildu se preparan, pues, para que Podemos no les ‘robe’ ahora en las municipales de mayo lo que ya les robó un año antes en las elecciones europeas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba