Nacional

Órdago de Junqueras a Mas: Esquerra sólo entrará en el 'Govern' si consigue las consejerías de Sanidad, Educación y Bienestar

Los independentistas quieren el control de la Sanidad, de la Educación y del Bienestar para rubricar un gobierno de coalición con CiU, más necesitada que nunca de apoyos y de estabilidad tras la decepción del domingo. Mas y Oriol Junqueras almorzaron ayer, aunque el líder de ERC mantiene la versión de que no quieren entrar en el Gobierno pero sí facilitar la investidura y los presupuestos.

.

Complicado lo tiene el presidente de la Generalitat, Artur Mas, para asegurar la estabilidad parlamentaria de Cataluña. Las elecciones adelantadas del pasado domingo han tenido la "virtud" de dejarle más en precario que nunca lo que convierte en una auténtica pesadilla la búsqueda de compañeros de viaje para la siguiente legislatura. Los convergentes son partidarios del pacto con los independentistas de ERC, que, extraoficialmente, ya han puesto un precio a ese pacto. Sólo entrarían en el gobierno sin controlan las tres consejerías sociales y se recupera el impuesto de sucesiones, según ha podido saber Vozpópuli.

En principio no tendría porque ser un precio demasiado alto sino fuera porque Esquerra quiere precisamente dirigir los tres departamentos que más han sufrido la política de ajustes y de recortes del Gobierno de Mas, esto es, la sanidad, la educación y la parte referida a bienestar social y empleo, que ahora están en dos consejerías distintas. Mas debería asumir una especie de enmienda a la totalidad, muy arriesgado, habida cuenta de que necesita del Fondo de Liquidez Autonómico hasta para pagar a los farmacéuticos o las nóminas de sus funcionarios. En todo caso, fuentes de CiU aseguran que el líder de ERC, Oriol Junqueras, no es ideológicamente el que está más a la izquierda de una coalición llena de sensibilidades distintas que ha ido “asesinando” políticamente a sus principales dirigentes.

Precisamente, Mas y Junqueras iniciaron ayer las negociaciones con un almuerzo en el Palau de la Generalitat, según adelantó el diario Ara. Oficialmente los independentistas señalaron que no prevén entrar en el Ejecutivo catalán aunque facilitarán la investidura de Mas con su voto afirmativo (PSC y PP ya han anunciado que votarán en contra) garantizarán, desde fuera, la estabilidad parlamentaria y podrán apoyar los presupuestos para 2013. "No estoy aquí para ser vicepresidente. Yo y ERC estamos aquí para garantizar la independencia y no nos perderemos en un telaraña de cargos", dijo Junqueras a Catalunya Informació. Por su parte, el portavoz de los nacionalistas catalanes, Josep Antoni duran Lleida, insistió en que hace falta un gobierno "fuerte" que sirva para gestionar el día a día y no sólo para cuestiones puntuales. "La estabilidad no es simplemente para hacer una consulta o para pasado mañana", dijo. La situación se complica conforme pasan los días y la Generalitat ha admitido nada más celebradas las elecciones que necesitará otro "tijeretazo" presupuestario de casi 4.000 millones.Tal cantidad obliga a otra vuelta de tuerca en la región con mayor deuda de toda España, casi de 44.000 millones en el segundo semestre del año (4.954 según datos del Banco de España), eso es, el 22 por ciento de su PIB. La segunda es Valencia con 21.364 menos de la mitad.

ERC se presenta con una petición de máximos que puede hacer prácticamente imposible un gobierno de coalición

Esto supone para Artur Mas intentar cuadrar unas cuentas desastrosas. Por eso, en el dilema de entrar o no en el Gobierno ERC quiere, en la medida de lo posible, no correr con más desgaste del necesario controlando la consejería de Sanidad, que ahora ocupa Boi Ruiz García; la de Educación, al frente de la cual se encuentra Irene Rigau, al menos hasta la formación de un nuevo ejecutivo autonómico; y la de empleo y/o bienestar social, ahora en dos departamentos dirigidos respectivamente por Xabier Mena y Josep Lluis Cleries. En definitiva, una petición de máximos que haría prácticamente imposible el acuerdo.

El desembarco de ERC a la consejería de Sanidad podría suponer el fin al euro por receta, que gobierno central y autonómico supuestamente negocian antes de acudir Moncloa al Tribunal Constitucional por entender que invade competencias exclusivas del Estado, esto es, el precio de los medicamentos, y crea diferencias entre ciudadanos. ERC ha sido muy crítica con esta tasa, y todo apunta a que, de implicarse en la tareas de gobierno la derogaría.

Pero hay otra cuestión que los independentistas han puesto sobre la mesa: recuperar el impuesto de Sucesiones. No es esta una condición inaceptable para el presidente de la Generalitat. De hecho, el pasado mes de mayo encargó al consejero de Economía, un más que probable saliente Andreu Mas-Colell, un plan para abrir nuevas vías de ingresos a través de tributos propios y tasas.

Fuentes de CiU creen que al margen de escenificaciones, "aprobaremos los presupuestos con ERC" e incluso, que el pacto "será fácil" con los independentistas, aunque éstos deberán evaluar qué es lo que ganan yendo de la mano con los convergentes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba