Nacional

El Gobierno planteará a la presidencia del Consejo de la UE que pida explicaciones a Estados Unidos

El Gobierno no dará una respuesta directa al presunto espionaje de Estados Unidos. España dejará en manos de Lituania, que ostenta la presidencia rotatoria de la UE, esa responsabilidad con el argumento de que se trata de un problema multilateral que afecta también a “Alemania, Francia e Italia” por el momento. 

El embajador de EEUU en España, James Costos, convocado por el Gobierno para explicar el espionaje en España
El embajador de EEUU en España, James Costos, convocado por el Gobierno para explicar el espionaje en España EFE

El Gobierno dará una respuesta al presunto espionaje de Estados Unidos en España. Pero no lo hará de forma directa. El Ejecutivo pretende utilizar la cumbre del Consejo Europeo que preside de forma rotatoria Lituania para articular esa contestación exterior. El Ministerio de Exteriores asegura que pretende utilizar un "foro bilateral" para discutir un problema que no afecta sólo a España sino también a Alemania, Francia e Italia cuyas comunicaciones también podrían haber sido intervenidas por el espionaje estadounidense. La cumbre deja, pues, en manos de Lituania, que ostenta la presidencia rotatoria de la Unión, la responsabilidad de pedir explicaciones a Estados Unidos sobre las informaciones.

El embajador estadounidense "trasladará a sus autoridades la preocupación" pero no aclara si hubo espionaje

Sin embargo, España no se ha sumado al frente común abierto por Francia y Alemania el pasado viernes en la cumbre europea de Bruselas para pedir explicaciones sobre el espionaje con el argumento de que las competencias "son nacionales". Tampoco ha instado al Presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, a que exprese una protesta diplomática algo que Van Rompuy tampoco ha hecho de oficio. Así pues, el frente internacional para el Ejecutivo se mueve despacio a la espera de "confirmar" que las informaciones publicadas son ciertas.

El frente interno no pone plazos

El Gobierno también ha abierto un frente interno para pedir explicaciones a Estados Unidos aunque también está siendo laxo en ese terreno. El Embajador de Estados Unidos, James Costos, fue convocado por el ministerio de Exteriores para aclarar lo sucedido. El Gobierno Rajoy da especial valor al gesto de convocar, por primera vez en democracia, al embajador americano. Sin embargo, el mismo Gobierno reconoce que no se han puesto plazos para recibir esas explicaciones y que sólo se ha pedido a Costos que esas explicaciones "no se demoren". 

Oficialmente, Exteriores asegura que "ha reiterado al Embajador su preocupación por las informaciones aparecidas en los medios de comunicación en los últimos días y le ha subrayado el necesario equilibrio que todo sistema debe mantener entre la seguridad y la defensa de la privacidad e intimidad de las comunicaciones, tal como recoge claramente la legislación española".

Respuesta sin respuesta

La respuesta del embajador estadounidense en Madrid se ha ceñido a lo estrictamente protocolario. Costos no negó la existencia de ese espionaje, no proporcionó fechas ni datos sobre si esa "monitorización" continuaba a día de hoy y oficialmente sólo aseguró que "trasladará a sus autoridades esta preocupación y ha mostrado su convencimiento de que, en el marco de la colaboración existente en todos los ámbitos entre ambos países, el Gobierno de Estados Unidos despejará las dudas que han surgido sobre este asunto", aseguró Exteriores. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba