Nacional

Aguirre nada contra Génova en el tsunami provocado por Bárcenas

Estupor en el PP con la actuación de la ex presidenta de la Comunidad marcando distancias con la dirección nacional en su petición de responsabilidades al tiempo que mantiene su apoyo cerrado a Ignacio González por la compra de su ático marbellí. Nunca se llevó bien con Luis Bárcenas y su antecesor en la tesorería, Álvaro Lapuerta. De hecho, la Puerta del Sol siempre sospechó de la implicación de ambos en el espionaje a González.

Para alguien que había anunciado poco menos que su abandono de la política no deja de ser curiosa esa tourné por los medios de comunicación clamando contra la corrupción a raíz de las últimas relevaciones en torno al ex tesorero del PP Luis Bárcenas y, al tiempo, marcando claras distancias con la dirección nacional del partido a la que nunca ha pertenecido, según ella misma ha aclarado. La actitud de Esperanza Aguirre está provocando un profundo estupor en Génova así como en otros cuadros del partido que asisten entre atónitos e indignados a las palabras de la ex presidenta de la Comunidad de Madrid, "que pretende aparecer como una especie de salvadora", dice amargamente uno de ellos.

Tocados como están los populares por el "tsunami Bárcenas" tras conocer sus cuentas bancarias ginebrinas y estadounidenses, así como por la acusación de que iba sembrando la sede del PP de sobres con sobresueldos, tal y como publico ayer "El Mundo", las palabras de Aguirre no vienen precisamente a echar una mano sino a enfangar aún más el terreno. Y es que Aguirre, a tenor de otro dirigente popular, "se crece cuando las cosas van mal, ya ocurrió en 2008. Es cuando triunfa".

Ayer mismo, en TVE exigió que se investigue con "celeridad y rapidez" la actuación de Bárcenas sin que temblara el pulso "a la hora de exigir responsabilidades", se suponen que políticas. Estamos, dijo, ante "una crisis institucional gravísima y hay que depurar responsabilidades". Ya, de paso, recordó su actuación cuando estalló la Gürtel, dado que hizo dimitir a todos aquellos que parecían salpicados por la trama de Francisco Correa sin esperar a las imputaciones. En este sentido animó a su partido a seguir su ejemplo porque de lo contrario, de no actuar, "quedarán ellos manchados". Suma y sigue. El jueves arrancó la jornada con una entrevista en Onda Cero desde donde exigió que se investigue a fondo este caso, pues los políticos "además de ser honrados tenemos que parecerlo" y porque "no puede ser que la gente crea que nos tapamos unos a otros". Ese mismo día por la noche acudió al plató de 13TV para admitir que le parecía "sorprendente" que nadie de la dirección del PP conociera la existencia de esas cuentas, dando por hecho que alguno de sus compañeros de filas tenía que estar en el secreto. Tras volver a acuñar ese "caiga tan caiga" que siempre le sale tan alto y claro, se erigió en portavoz de los ciudadanos "indignados con la corrupción" para agregar que "los que más indignados estamos somos los políticos honrados". 

Aguirre tendrá ocasión el lunes en la reunión del comité ejecutivo nacional del PP de reiterar su petición de que se investigue hasta el final "caiga quien caiga"

Se trata de tres entrevistas concedidas en día y medio en mitad de la vorágine, mientras la dirección nacional intentar tapar los agujeros que le han provocado las últimas revelaciones, que tocan al corazón del partido al extender sospechas sobre su financiación y la de sus dirigentes. No es menos cierto que Aguirre siempre estuvo enfrentada a Luis Bárcenas desde que era gerente del partido, y también a Álvaro Lapuerta, su antecesor en la tesorería del PP. Desde la Puerta del Sol siempre han atribuido a éstos estar tras el espionaje a Ignacio González y su ya famoso viaje a Cartagena de Indias. Unas concesiones que no dieron desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid a unos "recomendados" de Lapuerta y Bárcenas, estarían en el origen de dicho enfrentamiento.

Pero desde el PP asimilan mal que Aguirre nade a cuenta del tsunami, porque "quizá ella también tenga algo que explicar" respecto del ático marbellí de Ignacio González, del que hemos sabido que compró el 18 de diciembre pasado. La líder de los populares madrileños pone la mano en el fuego por él al tiempo que pide que "no se mezclen churras con merinas". Ahora bien, si a alguien cree que las explicaciones de su sucesor no son lo suficientemente clarificadoras "que se investigue también".

Aguirre tendrá ocasión de hacer estas y todas las consideraciones que estime oportunas en la reunión de la ejecutiva popular del próximo lunes. Sus compañeros de filas son incapaces de evaluar si tras su actitud existe alguna intención de volver a la primerísima línea, porque de la política, irse, no se ha ido aunque haya fichado por la empresa "cazatalentos" Seeliger y Conde. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba