Nacional

La Audiencia de Madrid lleva a juicio a Aguirre por desobediencia “contumaz y rebelde” en el incidente con su coche

Los magistrados de la Audiencia Provincial de Madrid señalan en su recurso que "por los mismos hechos cualquier otro ciudadano normal hubiese acabado en el calabozo de una comisaría, con los grilletes en las muñecas, para ser inmediatamente citado de comparecencia para la celebración de juicio rápido".

La líder del PP en Madrid, Esperanza Aguirre, en una imagen de archivo
La líder del PP en Madrid, Esperanza Aguirre, en una imagen de archivo

¿Puede una persona que va a ser juzgada por un presunto delito de tráfico urbano ser candidata al Ayuntamiento más importante de España? La Audiencia Provincial de Madrid considera que hay indicios de delito en el incidente de tráfico que tuvo Esperanza Aguirre el pasado 3 de abril. Fue multada por unos agentes de Movilidad, que denunciaron que la conductora huyó del lugar golpeando su moto. 

En un auto, conocido este viernes, la Audiencia ha aceptado, contra casi todos los pronósticos, que la presidenta del PP de Madrid sea juzgada por el incidente. Un primer juez dijo que el asunto era una falta, pero la Asociación Transparencia y Justicia, personada como acusación popular, consideró que era un delito y recurrió a la Audiencia Provincial, que le ha dado la razón. El fiscal había pedido que fuera como falta. 

La presidenta lanzó este jueves un tuit en el que decía lo siguiente: “El auto no dice, ni mucho menos, que el incidente del coche sea delito. Soy una ciudadana más que acude encantada a que el juez escuche la verdad”. El sindicato de los agentes de Movilidad explicó  ayer que la resolución de la Audiencia ha tratado a Esperanza Aguirre como a cualquier ciudadano, “ya que cuando se produce un hecho similar, siempre hay juicio”.

Los hechos

El día 3 de abril, la ex presidenta de la Comunidad de Madrid aparcó su coche en plena Gran Vía y fue a sacar dinero de un cajero. Cuando volvió a su coche un agente de Movilidad le estaba poniendo una multa y le solicitó la documentación. 

No había entregado todos los papeles que le había solicitado el funcionario, pero ella se marchó, haciendo caso omiso del alto de los agentes

Aguirre mantuvo una discusión con los agentes y se marchó de la zona arrollando la moto, según los funcionarios, y rozándola, según la ex presidenta. No había entregado todos los papeles que le había solicitado el funcionario, pero ella se marchó. La Policía y los agentes de Movilidad siguieron luego a Aguirre hasta su casa donde mantuvieron un encuentro con los guardias civiles que vigilan su vivienda, que entregaron la documentación que solicitaron. 

Los magistrados revisaron el recurso a puerta cerrada y votaron a favor del juicio, por lo que la presidenta del PP de Madrid y los testigos tendrán que ir a declarar.

En el recurso de Transparencia y Justicia se decía que "por los mismos hechos cualquier otro ciudadano normal hubiese acabado en el calabozo de una comisaría, con los grilletes en las muñecas, para ser inmediatamente citado de comparecencia para la celebración de juicio rápido".

El auto de la Audiencia alarga el incidente del pasado mes de abril. Ahora tendrá que haber unas declaraciones, un juicio, un fallo, unos recursos en una fase en la que todo el PP de la región veía a Esperanza Aguirre como “salvadora” para lograr un buen resultado electoral en la ciudad de Madrid.

Desobediencia a los agentes de la autoridad

Los magistrados señalan en su recurso que "por los mismos hechos cualquier otro ciudadano normal hubiese acabado en el calabozo de una comisaría"

En el auto señala que los hechos deben ser provisionalmente calificados jurídico-penalmente como desobediencia a los agentes de la autoridad. “Se trata –añade- de una infracción en la que el bien jurídico que se intenta proteger con su tipificación penal es, más que el tradicional principio de autoridad, la garantía del buen funcionamiento de los servicios y funciones públicas, es decir la necesidad de toda sociedad organizada tiene de proteger la actuación de los agentes públicos para éstos puedan desarrollar sus funciones de garantes del orden y seguridad pública”.

Considera que los hechos denunciados revisten provisionalmente caracteres de un delito de desobediencia  del artículo 556 del Código Penal. 

Relata la denuncia del agente en la Comisaría en la que señala que a pesar de que le dijo que no se podía marchar, Aguirre no hizo caso y se fue tirando la motocicleta del agente al suelo. Posteriormente hizo "caso omiso" a las órdenes de los policías municipales que acudieron y que le siguieron con su vehículo, incluso con señales acústicas.

El auto explica que los hechos relatados vendrían a suponer “una desobediencia contumaz y rebelde decidida y terminante”  acompañada incluso con expresiones de menosprecio (“¿Bronquita y denuncia? venís por mí porque soy famosa”).

Reitera que los actos de desobediencia tuvieron lugar en la vía pública, en una zona muy concurrida lo que incrementa la gravedad de los actos al lesionar en mayor grado la dignidad del ejercicio de la función pública llevada a cabo por los agentes de la autoridad.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba