Susana Díaz impone el criterio de que las críticas al reino alauita deben ser tibias

El PSOE ‘declara’ asunto de Estado la muerte de los espeleólogos y no hará sangre con Marruecos

El criterio que ha prevalecido en el PSOE, impuesto por Susana Díaz, es que se trata de un asunto de Estado. Después de muchas dudas, los socialistas no harán sangre con Marruecos por su posible responsabilidad en la muerte reciente de dos espeleólogos españoles.

Entierro de José Antonio Martínez, uno de los espeleólogos muertos en Marruecos.
Entierro de José Antonio Martínez, uno de los espeleólogos muertos en Marruecos. EFE

El secretario general del Grupo Socialista, el diputado malagueño Miguel Ángel Heredia, interpelará este miércoles al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, para que explique los detalles que rodearon la pasada Semana Santa la muerte de JoséAntonio Martínez y Gustavo Virués Ortega, los dos espeleólogos españoles que practicaban este deporte junto a otro compañero de viaje en la localidad marroquí de Tarmest. El PSOE podría actuar de dos formas: pidiendo responsabilidades al reino alauita por las dificultades que pusieron sus autoridades a la entrada de guardias civiles especializados en este tipo de rescates o pasar por alto el suceso como un mero trámite, con críticas tibias cara a la galería.

Los socialistas han optado por un perfil bajo para no tensionar la relación con Marruecos

Según fuentes socialistas, finalmente se ha optado por no hacer ruido al considerar que la relación con Marruecos “es un asunto de Estado”. La elección del parlamentario que hará esta interpelación no ha sido casual. Se trata de un hombre de la máxima confianza de Susana Díaz, quien ha impuesto el criterio de que lo conveniente es seguir un perfil bajo y, en ningún caso, presionar al Gobierno, donde algunos ministros valoran la sensibilidad institucional que ella misma luce sobre este particular en entrevistas privadas.

Los titulares de algunas carteras de peso opinan, incluso, que Susana Díaz tiene más altura de Estado que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y no se recatan en reconocerlo. Así lo atestiguan todos los que han abordado con ella el trato con Marruecos y el presente y futuro de las bases norteamericanas en España.

No hay que sorprenderse de que, al final, el criterio de la andaluza haya prosperado en el tratamiento político que ha hecho el PSOE del accidente de los espeleólogos en Marruecos teniendo en cuenta, además, que se ha conocido la implicación de Felipe VI. A la vista de los obstáculos que pusieron las autoridades marroquíes para que viajaran al lugar del suceso agentes españoles, el rey telefoneó personalmente a Mohamed VI para que despejara toda reticencia, pero sus gestiones fracasaron pues, según la versión oficial del país magrebí, su gendarmería estaba segura de que los medios de que disponía eran suficientes para rescatar a los deportistas con vida.

El lastre de Zapatero y sus viajes privados

Conocidas las muertes de Martínez y Virués, la respuesta temprana de los socialistas a este contencioso con Marruecos fue también templada, pues su secretario de Organización, César Luena, se limitó a pedir explicaciones sobre lo ocurrido al Gobierno español. Si bien en un principio el PSOE pensó dirigir la pregunta parlamentaria al ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, al final ha decidido rebajar el tono político de la interpelación remitiéndola, en la sesión de este miércoles, al titular de Interior.

Los socialistas cargan también en este caso con un lastre después de la polémica suscitada por la reciente visita del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero al sur del Sáhara Occidental para intervenir en un foro sobre el desarrollo de África. Este viaje tuvo una dura réplica por parte del Gobierno, que vio tensada su relación con Marruecos. Margallo llegó a decir que Zapatero no representó a España en esta excursión, pues se trató de una visita privada de la que su departamento no había sido informado.

En el Gobierno se elogia el sentido de Estado de Susana Díaz en lo que afecta al país magrebí

Lejos de presentar una protesta formal ante el Gabinete marroquí, la reacción de Mariano Rajoy consistió en elogiar el “gran esfuerzo” realizado por éste durante las tareas de rescate. Con posterioridad, Margallo admitió que se habían producido “disfunciones” y que ya carecía de interés explorar si las autoridades marroquíes disponían o no de los medios suficientes para actuar, pues era prioritario atender al dolor de los familiares de los dos fallecidos.

El único superviviente de la tragedia, el espeleólogo José Morillas, ha anunciado acciones judiciales todavía imprecisas para evitar que lo ocurrido quede impune.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba