Nacional Cayetana Álvarez de Toledo: “Las primarias en el PP son una salida al blindaje de los mediocres y los equivocados”

La diputada popular Cayetana Álvarez de Toledo no titubea: el PP debe recuperar y modernizar la política. En esta entrevista, plantea cómo las primarias son una de las formas de conseguirlo. Casi un año después de fundar la plataforma Libres e Iguales, Álvarez de Toledo habla también sobre Barcelona como "zona cero" del populismo nacionalista y de izquierdas.

"El PartidoPopular tiene que reconstruir el gran espacio de la razón en España". Dicha así, sin titubeos, la palabra razón resuena en el despacho que ocupa Cayetana Álvarez de Toledo (Madrid, 1974) en el Congresode los Diputados. Y eso aunque ella no ha alzado la voz para pronunciarla, algo en esa expresión ilustrada parece un desagravio. Crítica con lo que ocurre dentro de las filas internas del PP, Álvarez de Toledo da un paso al frente –todavía más, ya lo hizo tras la Junta Directiva Nacional del PP pasado 7 de abril- para pedir a su partido un proceso de recuperación de la política y la modernización real de su estructura: desde la concepción de un proyecto político para España, pasando por la libertad de voto parlamentaria para temas como el aborto, hasta mecanismos internos, entre ellos, el más elemental: unas elecciones internas. "Las primarias sí son una salida frente al blindaje de los mediocres y los equivocados", asegura.

"Las primarias sí son una salida frente al blindaje de los mediocres y los equivocados"

Periodista, doctora en Historia por la Universidad de Oxford, diputada del Partido Popular por Madrid y directora del Área Internacional de la Fundación FAES, Cayetana Álvarez de Toledo comenzó en la política hace ya casi una década. Corría el año 2006 y ella no llegaba todavía a los 32 cuando entró a formar parte del PP como directora de Gabinete del Secretario General, Ángel Acebes. Dos años más tarde, llegó al hemiciclo. A pesar de su estampa adolescente –la melena rubia lisa, la delgadísima figura, el rostro anguloso e iluminado-, sus gestos sobrios y su forma decidida de hablar devuelven a quien la escucha la sensación de estar frente a alguien mucho mayor.

Aunque algunos se refieren a ella como la marquesa rebelde del PP, al hablar de sí, Cayetana Álvarez de Toledo parece preferir lo sustantivo: "Yo soy española por elección. No lo era. Nací en Madrid, tengo una familia de origen español, como mi apellido delata, pero mi padre era francés y mi madre era argentina". La diputada del Partido Popular es, en efecto, marquesa de Casa Fuerte. Por la línea paterna, desciende del II Duque de Albade Tormes, Fadrique Álvarez de Toledo, fiel servidor de Fernando el Católico y de Carlos I. Su madre, Patricia Peralta Ramos, proviene de una de las familias fundadoras del Mar del Plata. Tras vivir en Londres, Cayetana Álvarez de Toledo llegó a los 7 años a Argentina, en plena guerra de Las Malvinas. De aquellos años conserva una melodía porteña, levísima, que pinta su acento. A los 18 ya había ingresado en Oxford, donde estudió historia y completó luego su doctorado. Poco antes de entrar de lleno en la política, trabajó como periodista en El Mundo, entre otros medios de comunicación.

Justamente porque cree en la importancia de la responsabilidad individual, en verano del año pasado y, junto a un grupo de intelectuales, periodistas y políticos, fundó la plataforma Libres e Iguales, un movimiento cívico cuyo mayor objetivo es preservar la unidad constitucional de España frente al secesionismo catalán. Entre los firmantes de aquel manifiesto se encontraban 50 personas: el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, los escritores Jon Juaristi, Andrés Trapiello, Félix de Azúa y el periodista Arcadi Espada. A las pocas semanas, sumaban más de siete mil firmantes. Especialmente comprometida con ese tema, Cayetana Álvarez de Toledo ve Cataluña como el lugar donde coinciden dos populismos: el de izquierdas y el nacionalista.Barcelona como la zona cero del populismo en España”, asegura en esta entrevista.

"Barcelona como la zona cero del populismo en España". Ni Artur Mas ni Ada Colau, asegura, respetan las leyes. "Eso es populismo"

-Hace casi un año que la plataforma Libres e Iguales dio un paso al frente contra la secesión en Cataluña. En un año han ocurrido muchas cosas. ¿Avanza el proceso independentista? ¿Acaso se ha desinflado?

-El proceso continúa. Eso no quiere decir que el avance no genere tensiones profundas dentro de la sociedad catalana y dentro del propio bloque separatista: dentro de CiU y entre los distintos personajes que forman parte de ese bloque. El día 27 de septiembre están convocadas unas elecciones autonómicas pervertidas como si fueran un plebiscito con la intención de llevar a Cataluña al callejón sin salida de un proceso unilateral de secesión. Otro elemento muy importante, y que se suele olvidar, sobre todo en Madrid, es que el personaje que dirige ese proceso está querellado por el fiscal general del Estado por desobediencia a la Constitución.

-Al día siguiente del 9N, Libres e Iguales acusó al gobierno del Partido Popular de haber tenido una actitud pasiva y permisiva. Sin embargo, aquella consulta no era vinculante.

-Fue una acción ilegal. Así lo demostraron los tribunales al querellarse. Si hubiera sido un gesto sin ningún tipo de consecuencia, ¿por qué iba a actuar el fiscal general? De hecho, esa es la parte del discurso del Gobierno que no se sostenía. ‘Esto es un paripé’, dijeron. Si era un paripé, ¿por qué actúa la máxima autoridad fiscal?

-Cuando la plataforma demanda una actitud más activa del Gobierno encabezado por Mariano Rajoy, ¿qué le está reprochando: silencio, demora, desentendimiento?

-Todo eso junto: silencio, pasividad, un cierto cálculo táctico, entendiendo que, si tú no actúas, el otro no va a actuar. Ese es el error que siempre se ha cometido con el nacionalismo. El nacionalismo es un movimiento y es proactivo. Actúa con unos objetivos. No necesita que el otro actúe para poder hacerlo ellos. Y así lo ha demostrado. Ceder ante el nacionalismo, ponerse de perfil frente al nacionalismo, sólo alimenta el nacionalismo.

-¿Por qué en su manifiesto fundacional Libres e Iguales se mostraba tan reacio frente a la tesis del Federalismo?

-Federalismo es lo que Tomás Ramón Fernández, una gran autoridad catedrática en la materia, señala como un espejismo semántico. Cuando el partido socialista abandera el federalismo, no dice la verdad. De lo que están hablando ellos es de confederalismo, una especie de maniobra táctica para buscar un supuesto punto medio entre Constitución y secesión. Quienes levantan ahora la bandera del federalismo lo que quieren decir es confederalismo. Y lo más importante de todo, incluso si lo levantaran con buena fe, el federalismo no sería la solución. El nacionalismo no busca un mejor encaje en España, como muchas veces creemos desde las instituciones con muy buena voluntad. Lo que el nacionalismo pretende es desencajar a la democracia española. Eso requiere un tratamiento muy diferente: no requiere nuevas cesiones por parte del Estado, ni nuevos esfuerzos porque se sientan cómodos, lo que se requiere, en mi opinión, es intentar derrotar al nacionalismo; pasar de la política de apaciguamiento de estos últimos 30 años a una política de derrota. Esa derrota es de dos tipos. Una derrota ideológica: combatir al nacionalismo desde sus principios, desde los valores profundos de una sociedad democrática. El nacionalismo no respeta los derechos del individuo, antepone una nación a la libertad individual. Y sobre todo no respeta el principio básico de cualquier régimen democrático que es el pluralismo. La otra derrota es política. Por eso, desde la plataforma Libres e Iguales vamos a intervenir activamente en la campaña electoral en Cataluña: con actos en contra del secesionismo. Hay que derrotar al nacionalismo.

"Cuando el Partido Socialista abandera el Federalismo, no dice la verdad. Quieren decir confederalismo, un punto medio entre la Constitución y la secesión"

-La plataforma asegura que el secesionismo catalán se emparenta con el populismo antieuropeo. ¿Cómo actúan las nuevas fuerzas políticas como aliado?

-El nacionalismo es una forma, y de las más nocivas y perniciosas de populismo. Esta es una idea que expresó brillantemente Mario Vargas Llosa durante el último acto que hicimos con Libres e Iguales en Barcelona hace unas semanas. La historia del siglo XX lo demuestra: el nacionalismo como forma de populismo provocó devastación a lo largo y ancho de Europa. Ahora estamos viviendo un momento interesante en Europa, en el que vuelven los nacionalismos y los populismos. Unos son de extrema derecha y otros de extrema izquierda. En España se da la confluencia de ambos populismos a la vez: el de extrema izquierda y el nacionalismo de derechas clásico, que son dos fuerzas profundamente reaccionarias. Esa convergencia es especialmente visible y dramática en Cataluña. Si usted lo piensa, las dos grandes autoridades catalanas, es decir, el presidente de la Generalidad y la alcaldesa de Barcelona, son dos personajes populistas que consideran que las leyes no hay que cumplirlas. El señor Mas atropella directamente la constitución y la señora Colau dice que las leyes, si ella considera que no son juntas, pues se deben desobedecer. Eso es populismo. En ese acto, describimos Barcelona como la zona cero del populismo en España.

-Más que una amenaza es ya un problema político en marcha. Pero, ¿por qué no hacer una consulta?

-Porque nosotros queremos vivir en una democracia, con leyes y Estado de derecho.

-¿Procesos como el de Escocia no demuestran que una consulta puede llegar a ser saludable políticamente?

-No, la experiencia escocesa demuestra que las consultas se hacen dentro de un marco legal. El marco legal británico permite ese tipo de consultas y, de hecho, en la consulta salió que no y, sin embargo, el nacionalismo escocés se ha disparado. Aquí, en el Congreso, cerca de mi escaño, tengo debates con algunos diputados de Izquierda Republicana de Cataluña, que me dicen: ‘Hay que dejar votar’. Yo respondo: 'no quiero vivir en la ley de la selva, quiero vivir en un Estado de derecho'. Todo lo que hagamos lo haremos dentro del Estado de derecho. Podemos cambiar nuestro Estado de derecho y nuestras leyes. Si quieren que haya una consulta en Cataluña, que promuevan en España, que es el sujeto de soberanía, una reforma constitucional. Se lo dije: intenten convencer a la mayoría española de que eso sería bueno.

-Para algunos, usted es la marquesa disidente del PP. Dice que el PP ha perdido la política y necesita una concepción moderna de ésta. ¿Tal cosa es posible? Entre Bárcenas, la derrota electoral, las alianzas, ¿realmente el PP tiene tiempo para plantearse esto?

- Lo que no hay es tiempo que perder. España necesita más que nunca, y quiero subrayar, más que nunca, a un Partido Popular o un partido de centroderecha fuerte, moderno, abierto. Lo que yo propongo a quienes quieran escucharme, a mis compañeros de partido, a quienes se van a reunir en la conferencia política que hay dentro de unos días, es reconstruir al PP. Es una tarea urgente y no sólo por el propio beneficio electoral del partido, que es importante pero secundario, sino por el hecho de que el país lo necesita. El Partido Popular, con sus defectos y sus errores, sigue siendo el principal puntal de nuestro sistema constitucional de derechos y libertades. A pesar de todo lo que ha menguado en los últimos encuentros electorales y lo golpeado que está por los ciudadanos, sigue siendo ese pequeño puntal o el último que queda.

"El presidente Rajoy hizo alguna autocrítica en su intervención. Esa autocrítica tiene que trasladarse a los hechos"

-Usted ha planteado unas primarias, ¿es eso posible en el PP?

-Planteo lo que creo que debe ser. Creo que tiene que haber más espíritu crítico, más debate, más competencia interna y por tanto primarias. Que las personas, que los candidatos a los más importantes cargos sean elegidos. Un afiliado, un voto y por tanto que sea un proceso más transparente. Las primarias no son la panacea, no son la solución mágica a los problemas, de hecho, estamos viendo primarias que no acaban bien y vemos también casos de personas nombradas a dedo que sí. Las primarias son una salida frente al blindaje de los mediocres y los equivocados.

-La comparecencia de Rajoy para evaluar los resultados electorales prometía autocrítica y eso fue lo que menos hubo. Los cambios hechos tampoco parecían mantener a algunos de los personajes más nocivos.

-El presidente hizo alguna autocrítica en su intervención y así lo recogieron los medios. A mí lo que me interesa ahora es que esa autocrítica se traslade a los hechos. Lo más importante es un proyecto grande y atractivo para España. Hay un debate, que me parece importante y que tiene que ver con el voto del miedo… El miedo a Podemos, a los radicales, a los revolucionarios. La pregunta es si el voto del miedo es importante para recuperar un sector electoral del PP y ganar las elecciones para gobernar. Mi opinión es que la teoría del voto del miedo es un atajo político barato.

-¿Por qué? ¿A qué se refiere?

-El voto del miedo no es suficiente para sumar una mayoría de gobierno. Tiene un problema añadido: tu destino lo colocas en manos de los demás, es decir, políticamente, si te fías del voto del miedo, tienes que asegurarte de que los demás candidatos generen mucho miedo. Y yo no tengo claro que los ciudadanos españoles acaben teniendo mucho miedo de Pedro Sánchez, del señor Rivera, que desde luego no genera miedo.... Puede preocuparles mucho algunos personajes como Pablo Iglesias, pero eso no garantiza que te vayan a votar a ti como seguridad frente a ese miedo. Tienes que convencer y ganar desde la razón. El Partido Popular tiene que reconstruir el gran espacio de la razón en España. Y ahí me atrevo a organizar esas reformas en el partido en tres grandes bloques: constitución, calidad democrática y clases medias.

- ¿Es culpable Mariano Rajoy del debilitamiento del PP como fuerza política?

-En un partido político no hay un solo responsable, están todos los que formamos parte de un equipo y, por tanto, hay una cierta responsabilidad compartida. Dicho esto: yo sí creo en los liderazgos políticos, creo en la responsabilidad principal de los liderazgos políticos. Las personas son decisivas en el transcurso de los acontecimientos. El liderazgo es eso: dar un paso al frente, tomar decisiones y hacerse responsable de los resultados. Y eso me lleva a la conclusión de que la persona que ha sido presidente del gobierno y presidente del Partido Popular en estos años tiene una responsabilidad especial.

"El voto del miedo es un atajo político barato. El PP tiene que reconstruir el gran espacio de la razón en España"

-No ha estado a la altura, según entiendo de sus palabras. 

-Como dije en un artículo: nos hemos equivocado en cosas muy importantes en España. Tiene que haber un cambio. Para que ese cambio sea creíble tendría que afectar a todo, incluido el liderazgo. Podemos cambiar a una persona, a toda la cúpula del partido, pero, sin un proyecto político fuerte, capaz de recuperar la conexión con los ciudadanos y los electores, no habremos resuelto el problema. Necesitamos el mejor proyecto político y las mejores personas para llevarlo adelante.

-¿Usted se siente escuchada dentro del Partido Popular?

-Depende de a quién se refiera usted. Si se refiere a la cúpula, a los compañeros diputados o a los simpatizantes. Tengo muchas conversaciones con gente de mi partido y creo, modestamente que algunas, probablemente no todas, de las reflexiones son compartidas por muchos de mis compañeros, por nuestros votantes, por nuestros simpatizantes y ex simpatizantes.

-De no prosperar una revisión y modernización dentro del PP, ¿se iría?

-Hay que seguir trabajando, empujando, exigiendo, alertando, advirtiendo, ofreciendo ayuda, ideas... Otra cosa es que si quienes tienen la decisión, me expulsaran, cosa que no contemplo, pues ya no podría. No voy a tirar la toalla, no me resigno. Cuando montamos Libres e Iguales, dijimos que aquello lo hacíamos por nuestro sentido de la responsabilidad individual. Los políticos, las instituciones, los gobernantes tienen una responsabilidad capital y primera, pero esa responsabilidad no nos exime a los demás de la nuestra. No me exime a mí como miembro de un partido político. No puedo quedarme callada mientras pasan cosas que me preocupan y me inquietan sobre mi país, ni exime al resto de la sociedad: a los medios de comunicación, a los empresarios, a los ciudadanos en su voto. Es el gran tiempo de la responsabilidad ahora.

-Veamos: el Partido Popular y sus episodios de corrupción. Por mucho que intentasen reformar la estructura y sanear el partido, ¿cómo se puede vivir políticamente con esa sospecha?

-La obligación de los partidos políticos, las instituciones y los gobiernos es establecer todos los mecanismos para prevenir, perseguir, castigar, juzgar la corrupción. Hay que ser severos, implacables y ágiles. Sin embargo, también hay que ser justos. Hay que ser inflexibles con la corrupción, pero especialmente severos con quienes aprovechan la corrupción para desacreditar al sistema. Hay gente que pretende convertir España en un gran auto de fe, que es ir arrojando a una pira a un montón de inocentes y eso lo estamos viendo en las televisiones, los estamos viendo en los medios y en la política. La sharecracia, que es la ausencia impúdica de rigor con la que algunos medios de comunicación utilizan la corrupción, vende la corrupción en la tele, sin ningún tipo de rigor, para intentar aumentar sus cuotas de pantalla. También algunos jueces y fiscales han realizado autos ejemplarizantes con sentencias algo demagógicas permeadas al ambiente; y también los propios partidos políticos, encargados de velar por el sistema democrático, en algunos casos hemos caído en la aceptación del paradigma populista. Todo eso se tiene que resolver; implacables con la corrupción pero no aceptar la consigna de quienes dicen que España es una democracia corrompida, que hay que demolerla y empezar a crear otra cosa. ¡No!

"Hay que ser implacables con la corrupción pero no aceptar la consigna de quienes dicen que España es una democracia corrompida. La Transición, que algunos pretenden denostar, es lo mejor y lo más moral que hemos hecho los españoles"

-Usted, además de periodista, es historiadora. ¿Es analizable o desmontable ese discurso de desengaño y fracaso sobre la Transición?

-La Transición es lo mejor que hemos hecho los españoles a lo largo de nuestros 500 años de historia en común. Conozco un poco la historia de España, es apasionante. Tiene grandes desgarros, guerras civiles, dictaduras, momentos de esplendor y otros de declinación, como dijo Conde Duque. Hay una melancolía que nos hace pensar que España está reñida con la modernidad y la democracia. Eso es falso. España no está reñida ni con la democracia ni con la realidad. La Constitución de 1978 y la Transición, que algunos pretenden denostar, es lo mejor y lo más moral que hemos hecho los españoles, porque significa libres, iguales ante la ley y juntos los distintos. Propongo que nuestra generación política deje la Transición en paz y nos dediquemos a reivindicar nuestra mayor conquista, nuestra mayor victoria, que fue efectivamente, este proceso que dio lugar a la etapa más justa y más fértil de España.

-Usted creció en Argentina, se educó en Inglaterra. Sin embargo, su vocación por conocer y entender España, parece a veces mayor que aquellos que vieron todos los procesos de cerca. ¿La distancia la acercó más?

-Yo no creo tener una percepción mejor o más ajustada que otros españoles. La única diferencia que tengo es que yo decidí ser española. Yo soy española por elección. No lo era. Nací en Madrid, tengo una familia de origen español, como mi apellido delata, pero mi padre era francés y mi madre era argentina. En un momento decidí interesarme por la historia de España. Descubrí que era mucho más emocionante y ejemplar de los que muchos creían. Cuando me mudé aquí, encontré una España constitucional y democrática, que estaba protagonizando una transformación extraordinaria. Sin embargo estaba atacada por el nacionalismo y el terrorismo y socavada por la propia debilidad y el complejo de los españoles. Fue ahí cuando dije: yo quiero ser española.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba