Nacional

Malestar en el Gobierno extremeño por la sonada ausencia de la Familia Real en el funeral de los niños de Badajoz

Hasta el último momento, las instituciones esperaron que apareciera la Reina, los príncipes o la infanta Elena. Pero no hubo hueco en la apretada agenda real para honrar a los niños de Badajoz. Una corona de flores enviada por los Reyes se estimó suficiente en La Zarzuela.

Familiares y amigos trasladan al cementerio municipal los féretros con los restos mortales de los niños fallecidos.
Familiares y amigos trasladan al cementerio municipal los féretros con los restos mortales de los niños fallecidos. EFE

El Gobierno extremeño ha echado en falta un gesto de consuelo por parte de la Casa Real española para con las familias de los niños de Monterrubio de la Serena (Badajoz) que fallecieron este jueves en un trágico accidente de microbús. El número de víctimas –cinco muertos y dos heridos-, la edad de los niños y la crudeza de las circunstancias del siniestro –producido por el consumo de drogas por parte del conductor de la grúa involucrada-, demandaban la presencia de algún miembro de la Casa del Rey en el funeral celebrado este sábado.

Hasta el último momento, las instituciones esperaron que apareciera la Reina, los príncipes o la infanta Elena, como ha ocurrido en otras desgracias recientes como el accidente de Santiago del año pasado. Pero no hubo hueco en la apretada agenda real para honrar a los niños de Badajoz. Una corona de flores enviada por los Reyes se estimó suficiente en La Zarzuela.

Los que sí acudieron al funeral oficiado por el arzobispo de Mérida-Badajoz Santiago García Aracil fueron, entre otros, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz; el presidente de Extremadura, José Antonio Monago; el presidente del Parlamento regional, Fernando Manzano, y el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, así como representantes políticos y de todas las instituciones.

En el pabellón polideportivo de Monterrubio de la Serena (Badajoz) no cabía un alma. Momentos antes de comenzar el funeral, el alcalde de la localidad, Antonio Blázquez, afirmaba que los vecinos están "destrozados" y advertía de que "ahora empieza lo peor". Los vecinos de la pequeña localidad se volcaron en la despedida de los niños, cuatro de los cuales serán enterrados en el pueblo y un quinto en La Nava, una pedanía de Benquerencia de la Serena.

Un pueblo de luto

Desde que el viernes llegaran los cuerpos a la capilla ardiente instalada en el pabellón polideportivo municipal, han sido miles las personas que han visitado el lugar para acompañar y tratar de consolar a los familiares y amigos de los niños, miembros del equipo de fútbol sala CD Monterrubio, que venía de jugar un partido en la cercana localidad de Castuera.

El goteo de personas fue constante y el duelo se notó en las calles de este municipio de unos 2.000 habitantes, pues sus calles estaban desiertas y los bares, restaurantes, comercios y oficinas bancarias, entre otros establecimientos, estaban cerrados.

Otras señales de duelos fueron el ondear a media asta de las banderas, la colocación de banderas nacionales y camisetas del CD Monterrubio en los balcones con crespones negros y la declaración por el Pleno del Ayuntamiento de tres días de luto oficial y la suspensión de las fiestas patronales, las de San Isidro.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba